La carta del Papa

Imagino la cara de Jesús Romero cuando abrió la carta contenida en el sobre con timbre y sellos de la Ciudad del Vaticano. Seguro pensó que se trataría de algún documento pre-impreso con la firma del secretario en turno y una estampita bendita. Y, no. No fue eso lo que recibió.
En el sobre apareció una hoja con letra manuscrita, tal vez un poco ilegible, que traía un mensaje de perdón. La sorpresa no paró ahí. La letra y la firma eran del mismísimo Santo Padre en persona.
Noventa y cinco palabras fueron escritas de puño y letra de Jorge Mario Bergoglio, con tinta azul sobre una hoja de papel, como antaño, en las formas de antes, en la que el sello del Estado de la Ciudad del Vaticano luce impreso en azul marino en la esquina superior izquierda.
Sin estructuras rimbombantes, sin frases elegantes, sin rodeos ni lenguajes diplomáticos. Directo y sencillo, el Papa pide perdón a nombre de la Iglesia Católica y expresa su indignación y solidaridad con Jesus Romero, víctima de abuso, de pederastia.
Muchos dirán que no es suficiente, no estoy de acuerdo. Es el principio y es un buen comienzo. Por fin, lejos de encubrir, de aterrorizar a la víctimas, de desestimarlas, de dejar de verlas, de querer sobornarlas, el Papa Francisco toma la pluma redacta y firma una carta de perdón.
La elección de enviar una carta en vez de hablar por teléfono o de enviar un correo electrónico no es trivial. Redactó un documento con toda la consciencia de que está configurando un registro histórico y lo firma dando nombre y cara a una disculpa que todas las víctimas merecen.
La carta del Papa revela los nuevos aires que soplan en el monte Vaticano, se eleva un ¡Basta ya de proteger a criminales con sotana! ¡Se acabó con estos hipócritas que se escudan con un hábito para hacer fechorías! El Vaticano les retira el capelo protector y ¡sálvese quien pueda, ya no cuentan con la bendición papal!
Por eso Jesús debió estar muy sorprendido. Por eso se tardó tanto tiempo en dar a conocer la carta del Papa. Ojalá que junto con él se sorprendan todos aquellos que se siguen escondiendo detrás de signos nobles para hacer maldades. Espero que la carta del Sumo Pontífice sirva de advertencia a los que protegen a lobos malditos que se disfrazan con pieles de oveja.
El Papa es un hombre inteligente y sabe que su firma es un signo que merece interpretaciones. La primera es el consuelo que se le negó por años a las víctimas que Jesús Romero representa, la segunda es la amenaza a los que instalados en la hipocresía elevan la mano para clavar puñales en vez de dar bendiciones. Me alegro.
Ojalá que reciban el mensaje, víctimas y victimarios.

2015/01/img_2708.jpg

Anuncios

Culpa de los padres

Me pregunto qué pensará la madre de Héctor Alejandro Méndez Ramírez, cuando escucha las declaraciones del Secretario de Gobernación o del Jefe de Gobierno con respecto al bullying. ¿Qué sentirá una mujer que por la mañana despide a su hijo, lo manda a la escuela y se lo regresan casi muerto, cuando se entera que Emilio Chuayfett y Miguel Ángel Mancera dicen que los responsables del bullying son los padres de familia? Me pongo en el lugar de los padres de este niño que murió por los golpes de sus compañeros y porque una maestra no fue capaz de parar el abuso a tiempo. ¿Qué podrían haber hecho estos padres?
Cada mañana, millones de padres de familia confiamos la educación y la seguridad de nuestros hijos a una institución educativa que debe hacerse responsable de la academia y de la integridad física y psicológica de sus estudiantes. Muchos hasta pagamos por eso.
Es verdad, los padres debemos estar presentes y al pendiente de nuestra parte en la formación de nuestros niños. Sin embargo, creo firmemente en el trabajo en equipo que se debe hacer y en los puentes de comunicación que debe haber entre la escuela y la casa.
Aquí nadie debe sacarle las manos al asunto.
Cada quien debe cumplir a cabalidad con su tramo de responsabilidad. Aventarle la culpa a los padres de lo que sucede en las escuelas me parece negligente. Dejar a la escuela sola, también. Me cuesta trabajo escuchar las declaraciones de las autoridades porque me parece que se lavan las manos, como de costumbre.
Maestros desbordados, autoridades permisivas, niños agresivos, padres distraídos suena a una pésima combinación. Pero abrir la boca sin hacer nada, no se vale. Tengo una propuesta.
¿Y si cada quién hacemos lo que nos toca? Los padres debemos desalentar la violencia y acercarnos a nuestros hijos, hablar y enteramos de lo que sucede en sus vidas. La escuela debe propiciar ambientes cordiales y los maestros deben asegurarse de que así sea. Si algo se sale de orden, hay que comunicar. Muchos padres, especialmente de adolescentes no saben lo que sucede con sus hijos, no porque no estén al cuidado sino porque ellos se portan de una forma en casa y de otra fuera de ella. No hay que asustarse, así es la naturaleza humana.
Si algo anda mal en la escuela, la casa debe apoyar y corregir. Lo mismo debe suceder en ambas vías. Pero si los colegios no informan, los maestros se distraen o no quieren meter las manos, los padres seguramente no nos enteraremos. Por eso pasan las tragedias como la de Tamaulipas con Héctor Alejandro que por desgracia quedará como un estigma.
Me parece injusto culpar a los padres por el bullying. Especialmente cuando los abusos suceden en presencia de autoridades escolares, en terrenos en los que ni padres ni madres están presentes. Estamos en mal camino si buscamos a quién echarle la culpa del bullying en vez de ocuparnos en encontrar caminos de solución. ¿Y las víctimas?
Si las partes interesadas se avientan la bolita ¿quién protege a las víctimas?

20140618-070759-25679295.jpg

Violencia de género

La violencia de género es un grave problema que merece toda la seriedad de nuestra atención. Para ello hay que ser claros, se trata de agresiones ejercidas en contra de mujeres y constituye un fuerte problema de salud pública y una violación a los derechos humanos.
Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud, el 35% de las mujeres del mundo han sufrido algún tipo de violencia de género en algún momento de sus vidas.
Las agresiones no se limitan al ámbito sexual o físico, también incluyen la violencia verbal y psicológica. De hecho, uno de los factores de riesgo de las víctimas de este tipo de abuso inicia por el desprecio que se muestra abiertamente al sexo femenino. Palabras peyorativas, misóginas y degradantes forman parte del vocabulario que se usa como herramienta para lastimar.
Los insultos son el comienzo de una larga y tortuosa cadena de dolor. Son el inicio de un circulo vicioso de conflicto, posconflicto, desplazamiento, que se pueden agravar y transpasar el umbral de la violencia física. Pero la crueldad verbal es violencia suficiente. Hay que detenerla al primer brote ya que su virulencia es contagiosa y explosiva.
Creer que la agresión contra mujeres y niñas es un problema restringido a clases sociales desfavorecidas y poco educadas es un error. Se da en todos ámbitos y en cualquier nivel social.
También, es un error creer que el agresor debe ser un hombre. Tristemente, la violencia de género se puede dar de una mujer a otra. Son esas madres que prefieren varones, esas maestras que no disimulan su predilección por los niños, son esos directores que prefieren volver la mirada a otro sitio o esas psicólogas escolares que no ocultan su debilidad por los varones.
Son esos monstruos que en lugar de proteger, atacan, humillan, justifican la actitud agresiva de los varones y además le ponen de su cosecha. Si un niño insulta a una chica dirán algo malo estarás haciendo, si una mujer es violada la responsabilizarán por usar un escote pronunciado o por el alto de la falda, si la matan a golpes dirán que es por su culpa. Son personas que usan su tramo de poder para dar cauce a su misoginia. Las niñas quedan desvalidas pues la figura de autoridad no las protege.
Estudios de la UNESCO han dado cuenta de que el clima escolar es uno de los factores de mayor relevancia en el tema. Es en la escuela uno de los principales lugares donde se activan o desactivan los aprendizajes de estas conductas. Si la persona es víctima de violencia en la escuela por su condición sexual, se afectará el rendimiento, la conducta y el comportamiento de esta criatura. Luego la culparán de mala conducta, de pésimas calificaciones, de insolencia o de mal rendimiento. Es frecuente que a estas niñas se les cuelgue la etiqueta de problema.
La violencia escolar es uno de los principales obstáculos para el logro de los compromisos globales de Educación para Todos y los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La violencia de género limita la adecuada integración de las niñas al ambiente escolar, afecta la armonía y promueve el temor y el odio. Es obligación de los padres estar alertas de los signos. Denunciar las conductas inapropiadas por parte del victimario y las malas prácticas de maestros, autoridades escolares, psicólogos que en lugar de parar e inhibir estas conductas son agentes propiciatorios de la vejación y el abuso verbal.
La magnitud del problema de la violencia de género traspasa fronteras, es tan grande como el globo térraqueo, tan cotidiano que lo podemos tener al lado, tan sigiloso que lo podemos pasar por alto.
Es importante atender el esfuerzo de la UNESCO y de la OMS para sensibilizar a autoridades, padres y comunidades escolares sobre el tema de violencia de género. Es preciso promover comunidades escolares libres de agresiones y de abusos. Hay que denunciar a esas personas que en lugar de detener esos excesos, los pasan por alto, los minimizan o los impulsan. Si las comunidades escolares no paran en seco estas prácticas es necesario exhibirlas. Urge construir un ambiente de armonía y paz que permita a estudiantes y docentes comprender y valorar los derechos humanos.
Es por nuestras niñas.

20140521-222317-80597086.jpg

Justicia servida (en honor a Fernando Martí)

Fernado Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, fue secuestrado en junio de 2008. Su cuerpo fue encontrado en agosto de ese año dentro de un automóvil. Dicen que sus secuestradores lo mataron casi de inmediato u que no tuvieron empacho en seguir pidiendo rescate y profiriendo amenazas. La esperanza de los familiares de este joven murió en el momento en que encontraron sus restos, también parte de su angustia. La verdad aunque sea dura, libera.
Sin embargo, cuando se es víctima de un delito, los deudos reclaman justicia. Es lo mínimo elemental que se exige. Para cerrar el círculo de dolor y seguir caminando por la vida, es preciso saber quiénes fueron los autores materiales e intelectuales del crimen del cual,fueron víctimas y ver que los culpables recibirán su merecido. La impunidad es una de las peores afrentas y sin duda la mayor de las injurias. La más terrible de las pesadillas es imaginar que aquel que causó tanto mal sigue suelto y, seguramente, haciendo daño.
Hoy, Alejandro Martí tiene un privilegio que pocos mexicanos alcanzan. Ha visto llegar a la justicia. Por fin, después de tantos años el titular del Juzgado 4 de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales dictó sentencia de 270 años de prisión contra Carlos David Charines Ávila, implicado en el secuestro de Fernando Martí, según informó el Consejo de la Judicatura Federal. Doscientos setenta me parecen pocos.
En una nota informativa, el organismo del Poder Judicial federal explicó que dentro de la causa penal, Charines Ávila fue encontrado culpable también de participar en los plagios de Jorge Palma Lemus y Christian Salmones Flores, chofer y escolta de Fernando Martí, respectivamente, así como del joven Marco Antonio Equihua.
El Consejo de la Judicatura Federal precisó, sin embargo, que el sentenciado sólo compurgará 70 años de prisión “por ser la pena máxima conforme al artículo 33 del Código Penal para el Distrito Federal, vigente en la época de los hechos”.
No importa, de todos modos no los va a vivir. Lo importante es que ya está preso y juzgado. La justicia para la familia Martí ya tuvo su día. Y, a pesar de que eso es lo importante, yo me pregunto varias cosas.
¿Qué pasaría si el padre de Fernando no hubiera sido un empresario importante? ¿Qué hubiera sucedido si Alejandro Martí no fuese tan aguerrido y hubiera cejado en su luchar alcanzar justicia? ¿Por qué sé tardaron tantos años en dictar sentencia a este sujeto?
Es mucha la angustia que se sufre por un secuestro. Es indecible el dolor e incontables las cicatrices que quedan. Muchas heridas jamás se cierran. Otras solamente empiezan a sanar cuando se ve que la justicia existe y que los malos y los buenos no están en el mismo lado de la línea. ¿Por qué tardar tanto en que llegue el imperio de lo justo? ¿Por qué complacer tanto a la impunidad?
Hoy, en Cuernavaca se convoca a una marcha ciudadana. ¿Qué reclaman? Muchos dicen que se pide la renuncia del Gobernador, o que Graco Ramírez cumpla sus promesas de campaña. ¡Patrañas! Lo que la gente reclama es el cese del imperio de la impunidad. Que los maleantes reciban su merecido y que se acaben los pretextos para devolverle a la gente la seguridad de vivir en paz.
Sé de lo que estoy hablando. Sin embargo, y por desgracia, únicamente me puedo imaginar la satisfacción y el descanso que debe sentir Alejandro Martí y su familia. Hoy podrán decir, con provecho: Fer, descansa en paz.

.

20140401-093850.jpg

España y Chipre

La situación de España no es muy diferente a la de Chipre. Ambas naciones tienen fuertes problemas con el sistema bancario, con la crisis del euro y con la pena de sus pueblos. Así es casi en cualquier lado del mundo. Algunos toman malas de decisiones y muchos pagan los platos rotos. En Chipre los ahorradores son castigados, habrán de pagar un impuesto sobre sus cuentas bancarias. En España los trabajadores reciben lo suyo, han de pagar con horas de vida. La edad de jubilación se retrasa, por lo pronto sus cuentas de ahorro no se tocan, menos mal.
Parece como si se cayeran las estructuras en algunos países, como si se vinieran abajo de los andamios de Europa. No hay fidelidad ni agradecimiento a la gente de a pie. Pedro, un guardia civil en paro me lo dice. Luché defender a mi patria, por ponérsela difícil a los terroristas y, mira: no tengo para mantener a mi familia. Me enrolé en el momento histórico inadecuado, dispuesto a morir si fuera preciso, con la convicción de que estaba haciendo lo correcto. Fue un llamado, es mi vocación, pero hoy ni mi experiencia, ni mi entrega son reconocidas. Me dejaron solo. Vivo exigido por el pago de la hipoteca que no puedo pagar. No es que no quiera, es que no tengo de que echar mano. No hay trabajo.
Muy triste. Lo veo y me da pena. Gente cono Pedro hizo que la España de Franco transitara en paz a la democracia, que siguiera funcionando en los años de plomo de ETA, que se la jugaron para estar ahí en lo prospero y en lo adverso. Hoy el revés fue para ellos. Para gente como Pedro, como Juan, como Belén, como Jimena, y como tantos españoles, y chipriotas que hoy sienten el peso de una economía parada y descuadernada.
No, no es justo. ¿Cómo crees que se siente una persona que ha dedicado su vida al trabajo y termina así?, pregunta Pedro. Tiene razón. Me parece terrible que justo cuando alguien está dispuesto a entrar a la siguiente etapa de la vida le digan que le faltan cinco años más de trabajo. Justo cuando le empiezan a tronar los huesos y no puede más que arrastrar los pies. Hay que seguir. Menos mal que sus ahorros eran a salvo, por lo pronto.
Ahorradores y trabajadores pagan la cuenta. Recuerdo las palabras de mi padre. Si trabajas y ahorras, jamás te irá mal. Mira si no, me dirá Pedro.
No. No es culpa de Alemania, ni de Ángela Merkel, sería injusto culpar a los alemanes. ¿Quiénes son los responsables? ¿Quiénes vilipendiaron los fondos y se gastaron lo que no era de ellos? Ahí está la punta del hilo.
Mientras tanto, España y Chipre guardan un gusto amargo en el tema del euro.

20130324-221325.jpg

¿Qué pensará Ingrid Betancourt?

¿Qué pensará Ingrid Betancourt al ver llegar a Florence Cassez a París? ¿Qué dirá del montaje que hizo el gobierno francés para darle le bienvenida? La recibieron con los mismos honores que se ofrece a los más altos dignatarios. Al descender del avión la esperaba el Canciller francés, dio entrevistas en televisión, durmió en el Hotel Bristol, uno de los más lujosos de la capital francesa y será recibida por el presidente francés. ¿Que dirá de que una supuesta secuestradora es recibida tal como se le recibió a ella, una auténtica víctima de secuestro?
¿Qué pensará Ingrid Betancourt cuando la escucha decir que la declararon inocente? Cassez dice que la exculparon. No es verdad, pero eso dice ella. La reciben como a una gran actriz, tal vez lo sea. ¿Opinará que el señor Hollande no leyó la sentencia que puso en libertad a la mujer que va a recibir en el Eliseo? ¿Creerá que no está bien enterado, que el embajador de Francia en México no lo informó de las razones que le permitieron salir a Florence Cassez de la penitenciaria? ¿Le parecerá incongruente que el montaje que la exculpó y que fue tan criticado por las autoridades francesas sea similar al que se preparó para recibirla? Tal vez crea que fue una exageración haberla recibido en el Pabellón de Honor del aeropuerto Charles de Gaulle. ¿Qué tiene de honor salir de una penitenciaria por las razones por las que ella encontró la libertad?
Es probable que Ingrid Betancourt le de el beneficio de la duda, que piense que no hay razones para decir que Florence Cassez no es culpable. Tampoco para decir que es inocente. Mucho menos para decir que brilló la verdad. Sin embargo, tambien es probable que le dé el beneficio de la duda a las víctimas que identificaron su voz. ¿Por qué no, si ella sabe lo que es estar secuestrada?
¿Qué pensará Ingrid Betancourt de todo esto? Ella que sufrió años de cautiverio, que padeció los horrores de un secuestro, que fue víctima y fue privada de la libertad por años y años. ¿Sentirá que le dieron la misma bienvenida a ella que a Cassez? Tal vez eso sea lo de menos. ¿Estará de acuerdo con las palabras de Hollande? ¿Con la resolución de la ministra mexicana? ¿Con las conclusiones a las que llega Cassez? Eso sí que es importante.¿Qué dirá del proyecto de película del caso de su compatriota? ¿De qué tratará? ¿De una pobre francesa enamorada de un secuestrador con el que vivía? ¿De una mujer que vivió engañada, que nunca supo a que se dedicaba el hombre con el que dormía? ¿Será eso verosímil? ¿Se incluirá una escena de víctimas que reconocieron una voz con acento francés pero que no era la de la protagonista? ¿Será ella misma la que interprete el papel de protagonista? Tal vez, la recién liberada, aproveche la oportunidad que la vida le da para demostrarnos qué tan buena o mala actriz es. Tal vez así el mundo se de cuenta. Tal vez así brille la verdad, porque hoy con respecto a ese caso únicamente existen tinieblas. Nadie puede alzar la voz para decir que triunfó la verdad. En este caso la verdad no la hizo libre, fue algo más. Probablemente nunca nos enteremos pero que bueno sería que la verdad encuentre su camino. Tal vez algún día.
¿Qué pensará Ingrid Betancourt del despilfarro para ofrecer esta fiesta suntuosa cuando las variables macroeconómicas en Francia no están para desperdiciar el dinero de los contribuyentes? Me lo imagino ya que el desempleo en el país galo crece de manera galopante. ¿Dirá que ahora que el gobierno francés está expulsando a tanta celebridad con sus políticas fiscales, como Depardieu y a varios empresarios, necesitan otras nuevas? Seguramente reconocerá la diferencia entre Florance Cassez y tantos empresarios que han salido del país.
Estoy segura de que lo que Ingrid Betancourt piensa es que ella y Florance Cassez son francesas que recibieron el apoyo solidario de su gobierno. Sí. Pero son mujeres totalmente diferentes.

20130125-105425.jpg

20130125-105507.jpg

Florence Cassez libre

Se ha ordenado la liberación inmediata de Florance Cassez. La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia acordó por mayoría de 3 votos otorgar a la francesa un amparo liso y llano para que sea liberada de inmediato, por las graves violaciones a sus derechos de presunción de inocencia y debido al proceso irregular al que fue sometida.

La ministra ponente Olga Sánchez Cordero, cambió el sentido de su proyecto, que proponía amparar a Cassez para que se le dictara una nueva sentencia, y propuso su liberación inmediata mediante un amparo liso y llano que deje en libertad de inmediato a la ciudadana francesa sentenciada a 60 años de prisión por secuestro y delincuencia organizada.

“En el ánimo de construir una resolución en este asunto, retomaría mi posición inicial, sobre los efectos y propongo cambiar los resolutivos de mi proyecto, propongo un amparo liso y llano”, dijo después de escuhar las posturas de Arturo Zaldívay y Gutiérrez Ortiz Mena.

Me imagino lo feliz que están Florence Cassez, sus padres, el cuerpo diplomático francés y los detractores de Genaro García Luna. Me imagino, con mucha precisión, lo que sienten las víctimas de secuestro.
No sabemos, jamás sabremos si está resolución de la Suprema Corte, abona a la justicia o no. No lo sabremos porque la evidencia fue muy manipulada, se le privó de derechos que le permitieran al juzgador tomar decisiones objetivas.
Me parece terrible que una mujer inocente haya permanecido ocho años en la cárcel. Me parece indignante que una secuestradora salga a la calle, con una pena condonada que debió cumplir. El delito de secuestro es grave. Causar tanto dolor no tiene nombre. Causarlo a personas inocentes es imperdonable, seas quien seas.
Yo no se si Cassez es inocente o culpable. Ella sí. Sí que lo sabe. Lo que sí se es que en este caso eso es lo de menos. No tendremos acceso a la verdad. Me gustaría saberla. Lisa y llana, como el amparo que le fue otorgado.
Los delitos que le imputaron son muy graves y aunque no lo fueran, lo mejor sería conocer lo que realmente sucedió. Por ella, ya que jamás se nos quitará la duda de si fue capaz de torturar como dicen que lo hacía, su nombre estará asociado en el inconsciente colectivo con el de delincuentes, en su caso siempre quedará la sospecha de que no fue un acto de justicia sino de favores diplomáticos. Sí, lástima por ella. También por las víctimas que hoy no se sentirán arropadas por la justicia, que tendrán miedo de topársela algún día, que se preguntaran cómo pudo suceder algo así, que sin duda estarán acongojadas y temerosas.
Caminará libre Florence Cassez por las calles de México. ¿Qué revelará su mirada? ¿Injusticia, dolor, arrepentimiento, alivio, resentimiento? Tal vez en su mirar esté la clave de la verdad. Ustedes, ¿qué piensan?

20130123-142536.jpg

La cordura de Nueva York

¿Cuál es la función del estado? La función del estado es proteger a sus ciudadanos, especialmente a los sectores más vulnerables. Niños, ancianos, enfermos, discapacitados, víctimas de delitos deben encontrar en el estado una figura protectora, que los ampare y los defienda de aquellos que pudieran abusar de su condición. Si el estado desampara a los más débiles falla en su función.
Discursos podrán ir y venir, palabras inteligentes podrán distorsionar la realidad, gritos podrán silenciar a la verdad, pero cuando no se atiende, ni se cuida ni se refuerza el eslabón más débil de la cadena social, la fuerza misma del estado se vulnera. El hilo siempre se revienta por su parte más delgada.
Los legisladores de Nueva York lo entendieron y enhorabuena por ellos que acordaron aprobar la ley más estricta sobre el control de las armas de fuego en Estados Unidos. No les tembló la mano, no se dejaron confundir por ideas ambiguas ni se dejaron arrastrar por intereses de terceros. Asumieron su responsabilidad, se pusieron de acuerdo en la que sería la primera legislación respectiva al control de armas desde la matanza en una escuela primaria de la ciudad de Newtown.
Nueva York se pone al frente y, también, hace un llamado a que otros estados y Washington para que sigan el ejemplo.
“Esto es un flagelo para la sociedad”, dijo el Gobernador Andrew Cuomo sobre la violencia con las armas de fuego.
Miembros de los partidos Demócrata y Republicano dejaron a un lado sus diferencias para impulsar un proyecto de ley que evite más matanzas como la cometida hace un mes en la escuela de Newtown, en Connecticut, donde un joven mató con un fusil de grueso calibre a 20 niños y seis maestros, luego de asesinar a su madre. Pusieron en la mirilla a las pistolas.
“En qué momento hay que decir `no más pérdida de vidas inocentes”’, planteó Cuomo.
El senador Jeffrey Klein, líder de la Conferencia Demócrata Independiente en el Senado estatal, dijo que la legislación es histórica. “La iniciativa será el conjunto de normas más estricto en la Nación para el control de armas”, afirmó.
Con gran claridad Klein señaló que no se trata de quitarle derechos a nadie, sino de tener una sociedad segura con una ley que “fije un camino para que el resto del país haga lo que es correcto”
El proyecto prevé una prohibición más rigurosa de las armas de asalto y nuevas restricciones sobre las municiones y sobre la venta de armas de fuego.
“La iniciativa está bien equilibrada, protege la Segunda Enmienda, que otorga a los civiles el derecho a la posesión de armas”, dijo el líder republicano del Senado, Dean Skelos. “La propuesta estará dirigida contra aquellos que traigan armas ilegales al Estado, contra aquellos que matan gente en la ciudad de Nueva York”.
En tanto, Cuomo dijo que quería que se obrara con rapidez sobre la iniciativa para impedir una marea de fusiles de asalto y municiones durante su intento por enfrentar el millón de esas armas que considera existen en Nueva York.
Hay detractores y críticos a esta ley. El senador republicano Greg Ball describió la iniciativa como oportunismo político en una crítica inusual hacia el popular Gobernador, al que sus partidarios consideran posible candidato a Presidente del país en 2016.”No hemos salvado vida alguna esta noche, salvo una: la vida política de un Gobernador que quiere ser Presidente”, lanzó Ball.
Creo que Ball tiene razón, tal vez Cuomo quiera ser presidente. Si es así ha elegido la ruta adecuada: entender cual es la función del estado, que es proteger a a sus ciudadanos, especialmente a los sectores más vulnerables de la población. A los inocentes, como él los llamó.
¡Bravo por la cordura de Nueva York! ¿Qué esperan Connecticut y Colorado, los estados que han sufrido las últimas masacres, para hacer los mismo?

20130115-075441.jpg

Otra vez Florence Cassez

Otra vez la francesa, Florence Cassez, vuelve a atrapar nuestra atención. La ministra Olga Sánchez Cordero, que el año pasado se sacó el tigre en la rifa cuando le asignaron el caso, ha decidido otorgar un amparo a esta presunta secuestradora.
Dicho amparo no le dará libertad inmediata a esta mujer de 35 años condenada a 60 de prisión. Obligará al tribunal a dictar una nueva sentencia, que se adivina absolutoria. Digo se adivina porque no se dio a conocer la sentencia. Los magistrados decidieron guardar estricta reserva sobre el proyecto de sentencia, el cual no fue publicado, a diferencia del presentado, por el mismo caso por el ministro Zaldívar el año pasado. Me pregunto por qué tanto sigilo.
El secuestro es un delito grave, destruye a la víctima y rompe a sus familias. Armar todo un escenario para inculpar a alguien es terrible e inaceptable. Condenar a una persona inocente, peor.
Se desecharan testimonios valiosos por esa razón.
Me apenan las víctimas. Me parece que Florence Cassez se rodeó de malas compañías. ¿Es ella realmente una secuestradora? No lo sabremos. Ella sí que lo sabe. Por ahí dicen que la evidencia habla por sí misma. Mi papá decía, cuando oyes mugidos, huele a estiércol, ves paja, presumes que ahí hay una vaca aunque no la hayas visto. La evidencia da para llegar a esa presunción. Por desgracia aquí la evidencia se manipuló. La justicia no podrá ser servida.
Cassez lleva encarcelada 8 años. Un día es mucho tiempo para un inocente, imaginen ocho. Una eternidad es insuficiente para una persona acusada de planear y ejecutar diez secuestros y asesinato de una de sus víctimas.
¿Dónde estará la verdad? La justicia brillará, pero ¿Será por su ausencia?

20130111-073059.jpg

No puedo caer en la tentación

No puedo caer en la tentación, sería tanto como decir te lo dije y las imágenes que llegan de la ciudad de Aurora no dan espacio para comentarios revanchistas. No es momento de emitir alertas a todos los turistas mexicanos para que dejen de hacer las maletas y suspendan el viaje a Colorado. Sería patear al caído. Tampoco es tiempo de decir que la venta de armas en condiciones tan fáciles como las que se permiten en Estados Unidos no es adecuada y que ahí están las consecuencias.
No puedo caer en la tentación de recordar que la poca dificultad para adquirir un arma también es un problema para nuestros vecinos del norte y no únicamente para nosotros que tenemos que lidiar con bandas de delincuentes que compran allá y delinquen acá.
No puedo, porque es momento de ser solidarios ante el dolor de las familias de los heridos y muertos que cometieron la mala hazaña de ir al cine y como premio recibieron una o varias balas. Es difícil entender lo que sucede en la cabeza de un genio que decide portar un arma y usarla en contra de personas que ni siquiera conocía. Es, en todo caso, más fácil, dejar pasar la oportunidad de opinar en contra de aquellos que defienden la libertad de portación de armas, y empatizar con las familias afectadas.

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: