Sao Joao de Madeira

En el camino a Sao Joao de Madeira la lluvia se convierte en nuestra compañía constante. El piso está resbaloso y cuando vamos en medio del bosque hay charcos en todos lados. También montículos de lodo. Si la lluvia para, los enjambres de moscas llegan a bailar a nuestro alrededor. Si el camino está inundado hay que buscar la forma de dar la vuelta. Es imposible pasar por ahí, la profundidad del charco es imposible de calcular. Parecen zanjas. Claro, al dar la vuelta nos topamos con platas que tienen espinas y pican fuerte.
Hay muchas distracciones y es necesario concentrarse para no perder el rumbo. Éste ha sido uno de los tramos más difíciles. No sé si es tanta agua, si es que la ruta tiene muchas subidas con pendientes prolongadas, o que estoy cansada. No sé.
Pasamos varios cafés y restaurantes. Cerrados. ¿Quién querría salir con este clima? Seguimos y seguimos. A pesar de las condiciones seguimos avanzando. Nos aproximamos al destino. Hay grupos de patos que vuelan en grupos formando una especie de flecha que señala en dirección al norte. Lo chistoso es que la humedad no llega de afuera para adentro. Es el esfuerzo y el sudor lo que tiene empapada la camiseta. La chamarra resguarda del agua de lluvia. No importa, estoy mojada.
Así es, a veces más que las incomodidades externas y las inclemencias del camino, están las que uno se auto impone. Los tropezones se deben en mayor sentido a las situaciones internas que a lo resbaloso de la superficie.
Hoy todo el día se ha tratado de evitar un resbalón. Llegamos, por fin a Sao Joao de Madeira. Un pueblo de mayor tamaño, famoso por su industria del calzado y por una fábrica de autos. Por más que quise evitarlo, me resbalé. En el momento menos pensado, no me fijé y ¡Zaz! No hay duda, lo que he querido evitar me sale al encuentro. Me caí. Ni modo. Me levanto, hago el recuento de daños. Manchas y abolladuras, nada grave, tomo todo lo mío y sigo el camino. Pido disculpas por el embarrón de lodo. Algo me dice que son cosas del camino. Algo me dice que no debo darle mucha importancia.
Mejor, concentrada y mirando al frente.

20131001-100332.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: