Se acabó el Mundial

Se acabó el Mundial y lo digo con un dejo de tristeza. Este verano empezó en forma estupenda gracias al futbol. El mejor pretexto para reunirnos y compartir lo daba un balón. La reunión podía ser con amigos o con extraños, lo mismo daba, la pasión futbolera hermanaba a propios o a ajenos haciendo vida el sueño de Jules Rimet.
Por eso, los que arrugan la nariz y se felicitan porque ya acabó la algarabía mundialera, no hacen más que exhibirse. Lucen su esnobismo queriendo presumir inteligencia, pero pierden la oportunidad de ver como un hilo invisible une a la gente como no sucede en otras épocas.
Ahora, después de la conclusión de la máxima justa de futbol, el mundo ya no es igual. México le regaló al mundo una porra para intimidar al portero contrario. Brasileños, argentinos y demás público agradecido agitan los brazos y gritan entusiasmados cuando hay un saque de meta. Los memes y los vines del Piojo Herrera son parte del imaginario de todos los países, el prestigio de Robben quedo plasmado en una piñata y todos estamos de acuerdo en que No era penal, sin importar mucho si Rafa Marques se equivoco o no.
La precisión alemana triunfó sobre la garra argentina y eso puede ser una lección de vida. Un buen líder no basta, un balón de oro no es suficiente para encender una sonrisa, un plan bien ejecutado rinde frutos y una mujer con mano de hierro sabe acompañar a su Selección Nacional y felicitarla con el entusiasmo que sólo se vio en el entrenador al elevar la Copa.
Pero el mundo no es igual porque durante el verano, mientras en Brasil se jugaba futbol, en Estados Unidos se hizo evidente una de las crisis humanitarias más vergonzosas, el dolor con cara de niños solos que encuentran abuso y desprecio en vez de protección. España coronó en forma apresurada a un nuevo rey y su reina luce muy tensa a pesar de lo que diga la prensa rosa. En Tierra Santa la cosa se puso color de hormiga y en México las cosas cambiaron rápidamente.
Se aprobaron las leyes secundarias de telecomunicaciones que parece llevaban moño para Televisa y dedicatoria a Carlos Slim, jamás se contó con la inteligencia del ingeniero más rico del mundo que cambió el tablero del juego en un abrir y cerrar de ojos. Les demostró a los actores del Gobierno y a los legisladores que donde ellos ven un tablero de damas chinas el ve uno de ajedrez. Diputados, senadores y poder ejecutivo se quedaron con el ojo cuadrado ante la respuesta de Slim que seguro está muerto de risa.
También nos regalaron tres nuevos partidos políticos, seguro que con la ineficiencia de los que hoy tenemos no nos basta. De todos el que más me confunde es Morena, tan parecido al PRD que uno no se explica para qué más de lo mismo y menos cuando Martí Batres explica que es para vencer al PRI. Vaya con la propuesta política. Seguro que con ella se transformará al país. Lo que sí se va a transformar son sus carteras, los partidos políticos en México son excelentes negocios para los particulares que las conforman.
Por eso, ¿quien se atreve a arrugar la nariz frente a la pasión futbolera? Apenas se acaba de acabar y ya la extraño.

20140714-080804-29284422.jpg

20140714-080816-29296025.jpg

La soledad de un Senador

Que solo se debe sentir un Senador cuando nadie le dice que va por mal camino. El aislamiento es una condición asegurada del que cree que todo lo que piensa es una genialidad y que todos los proyectos que se le ocurren tienen el único fin de salvar a la Nación.
En esa soledad en la que nadie se atreve a insinuar las fallas de percepción, de origen, de postura, la gente se envalentona, se llena de soberbia y se aleja de quienes les pueden advertir que van por la senda que conduce al fracaso.
El resultado es que al llegar con gente de la misma jerarquía, las cosas no funcionan. El soberbio se estrella contra la pared construida a base de altivez, altanería y arrogancia. Mientras más se abuse, más fuerte es la caída, mayor es la decepción.
Así, vemos a un senador Lozano solo, cabizbajo, preguntándose por qué no le funcionaron las cosas. La falta de tacto se gana el aislamiento y la distancia se forja a base de pedantería y fatuidad. Creo, y parece que así es, que Javier Lozano conoce del tema de telecomunicaciones. Sin embargo, cometió un viejo pecado, se dejó endulzar el oído con sus propias palabras.
Su proyecto se ha chamuscado. No buscó el apoyo de su bancada.
¿En qué estaría pensando? ¿Creería que lograría convencer a sus correligionarios a base de órdenes?
La evidencia de que su postura no representaba la de su bancada debió de ser un foco de alerta. Pero no.
No es que sus compañeros de partido lo hayan dejado sin compañía. Lozano se quedó solo por elección. Estas soledades se forjan a base de imposiciones en vez de negociaciones. Las prisas del senador no le trajeron nada bueno. Las ocurrencias lo dejaron en soledad.

20140425-193044.jpg

Las reformas de Peña

Parece que Enrique Peña Nieto va en serio. No sólo inauguró el sexenio con tremendo pacto entre los partidos políticos, cosa que a la distancia se veía imposible, y sin embargo, consiguió, sino que encarceló a la mujer más odiada de México. Pensé, igual que muchos mexicanos, que ahí iban a quedar los golpes mediáticos de este hombre al que se le ha criticado por ser una cara bonita, un muñeco de estudio salido de los camerinos de las televisoras.
Pues, no. Parece que este presidente que sabe usar las cámaras y micrófonos, que fotografía excelente, que tiene esposa actriz e hijas de revista, va en serio.
La ley de telecomunicaciones avanza. Peña le pone un manazo al oligopolio televisivo, les recuerda a los concesionarios que el dueño del balón es el Estado, y que es el gobierno el que pone las reglas, y no ellos.
Los poderes fácticos dan un paso atrás y los mexicanos nos sorprendemos. Sin duda esto no lo veíamos venir. El presidente salió rodeado por los representantes de todas las fuerzas políticas del país para anunciar una ley de telecomunicaciones más conveniente para México que para los concesionarios. Eso sí que no nos lo esperábamos.
Dice López Obrador que esto es puro circo. Que son golpes mediáticos del viejo PRI para hechizarnos con sus cantos de sirena. Puede ser. Él sabe de eso, es experto.Pero yo vi a la oposición haciéndole arrumacos a las televisoras con tal de ganar espacios en sus noticiarios. Me da gusto que la autoridad se ponga en su lugar en vez de verla arrastrándose ante los entrevistadores en cadena nacional.
No sé si las reformas de Peña vayan a prosperar, están naciendo y les hace falta mucho por andar. Falta el congreso, faltan el cabildeo y las patadas por debajo de la mesa. Pero, sin duda, las reformas de Peña son las que el país va necesitando. Las que, dicho sea de paso, en doce años de gobierno el PAN no logró porque fueron obstaculizadas por el PRI.
Ojalá que las reformas de Peña encuentren una oposición mas responsable y mejor intencionada.

20130312-064734.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: