Nuestro Sistema Nacional Anticorrupción 

Alguna vez, mi maestro Celso Santajuliana me dijo que no todo inicio tiene que ser magistral. Sabía de lo que hablaba y las razones por las que lo decía. Se dirigía a escritores que empezabamos a escribir nuestra primera novela y sabía que muchos soñaban con ser los autores de una obra maestra —todos albergabamos esa fantasía—. A medio curso verificó el avance de las novelas y muchos no habían escrito, destruían sus líneas, arrugaban las hojas, arrojaban el trabajo a la basura, porque nada les parecía digno. Celso se burlaba de ellos y me decía que esos que quieren la gran obra maestra desde un inicio jamás serían escritores. 

Este recuerdo me viene a la mente por las estrepitosas estridencias con respecto a las leyes aprobadas para el Sistema Anticorrupción.  Por un lado, hay quienes sacan las matracas y festejan a todo volumen y, por el otro lado, hay quienes se razgan las vestiduras y se echan ceniza en la cabeza como si estuvieran enterrando a un muerto. Ni una ni otra. Pero si alguna actitud de éstas me parece peor, es la de los que critican sin ver el avance que esto significa.

Es verdad, la ley pudo haber sido mejor. Tiene hoyos, no hay duda. Quedó incompleta y nos huboera gustado un privilegio mayor a la transparencia. Todo es cierto y tan sólido como un lingote de oro, sin embargo, no todo inicio tiene que ser magistral. En ocasiones, es mejor empezar a dar pasos cortitos que quedarse sentado soñando con un maratón. Mirar tan alto es una forma de parálisis. Lo importante es dar los primeros movimientos, aunque las pisadas sean cortitas. ¿Cuántas cosas se han quedado en el tintero de las buenas intenciones por querer arrancar con todo perfecto y sin arrugas? Si en serio quieren saber cuántas, échenle un ojo al Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Peña y verán la cantidad de buenas ideas que no se llegarán a concretar, que son necesarias y que están paradas buscando la perfección.

Digan lo que quieran, me parece de celebrar que el Sistema Nacional de Corrupción haya nacido, aunque sea chuequito, mejor eso que los embarazos de la tía Cuca que siempre asustaba con la cosa de que otra vez estaba en cinta y a los quince días salía con que fue un susto. La casa se le llenó de sustos, nunca llegaron los primos.

En esa condición, mejor fea que nada. ¿No creen? 

¡Auxilio, socorro, nos roban el petóleo!

Creo que la intención de Lázaro Cárdenas era buena. Quiso que la operación de la industria petrolera diera beneficios a los mexicanos y que estos no terminaran en manos ajenas. Desde chica aprendí que el petróleo es nuestro, que Pemex nos pertenece y que forma parte de nuestra identidad nacional. Los mexicanos somos petroleros, nos decían en los libros de texto de primaria y por aquellos años vi a un Presidente de la República llorar en pro de la defensa de la riqueza nacional, el mismo que nos advirtió que nos preparáramos a administrar la abundancia.
¡Puras patrañas!
Ni Pemex es mío, ni los beneficios del petróleo llegan a mi bolsa, ni la abundancia nacional se nota, ni nada de lo prometido se volvió realidad. El petróleo en México a servido a las administraciones presidenciales como fuente de ingresos a la caja chica y a sus partidas secretas. Está en manos de un sindicato corrupto y clientelar cuyos líderes viven a todo lujo a expensas de la riqueza de los mexicanos.
Los gritos en defensa del petróleo me confunden. Hay gente que clama a favor de que las cosas no se modifiquen. La reforma petrolera, dicen los del Ejecutivo, es para modernizar un fósil. Eso no suena tan mal. Lo que está terrible es ver como los senadores protegen y garantizan las canongías que goza el sindicato de petroleros.
Seguiremos viendo a líderes sindicales con relojes que cuestan más que un departamento de interés social, a perros fifís viajando en avionetas y a mascotas que comen caviares y langostas. Contemplaremos los yates y mansiones, sin entender bien a bien quién defiende a quién.
No, no es que le,petróleo se vaya a privatizar, como nos han advertido siempre. Es que ya está en manos de unos cuantos. Y, parece, según se ve en la reforma que se aprobó en el Senado, que así seguirá.
Sí, ¡auxilio, socorro, nos roban el petróleo!

20140721-111132-40292900.jpg

La carta de los senadores

A veces, todavía albergo la fantasía de que en el Senado de la República se tratan los grandes asuntos de la nación. Pienso que ese es el espacio donde las ideas perseveran y se preservan, donde las máximas peticiones se elevan a rangos superiores sin malicia ni intenciones perversas. Sí.
Durante la visita que hizo el presidente francés, François Hollande, a México asistió a varios eventos y reuniones. En uno de ellos, la senadora panista, Mariana Gómez del Campo, le entregó una carta firmada por otros senadores, en la que le hacía una atenta petición al mandatario francés.
Le solicitaba que interviniera en el caso de Maude Versini, ya que a esta pobre mujer se le ha apartado injustamente de sus hijos. ¿Qué pensaría el presidente francés al leer semejante petición? ¿Sabrá Hollande quiénes son Layda Sansores, María Luisa Calderón, Alejandro Encinas, y demás personajes que acompañaron con su firma está petición? Seguro el señor Hollande está al tanto del caso de la ex esposa de Arturo Montiel y no sospecha ni por un segundo que la solicitud venida de los máximos tribunos de la política mexicana tenga tintes protagonistas ni mucho menos arribistas o mediatiqueros. No, de ninguna manera.
Tampoco Hollande se preguntará por qué los Senadores de la República se acercan a una autoridad extranjera para que intervenga en la vida nacional, ni pensará mal de aquellos que le abren la puerta a que un no nacional meta la mano en un asunto doméstico. No le pasará por la cabeza que eso de meterse en asuntos del ámbito jurídico de un país no es prudente. ¿Por qué habría de hacerlo si son Senadores en funciones los que le piden eso? ¿Sabrá quienes eran Miramón y Mejía? A lo mejor él sí y los firmantes no. Sería bueno que se dieran una vuelta por el Cerro de las Campanas.
O tal vez, ahora a Hollande sí le ganó la prudencia que le faltó al recibir a Cassez en París. Es posible que después de los escándalos que él mismo ha protagonizado haya aprendido la lección. No quiere que sus niveles de popularidad bajen, aún más. Que impere la prudencia, pensará.
Y, es que, ¿quién no toma distancia ante un personaje como Maude Versini? Las mismas autoridades francesas prefirieron apoyar a un personaje como Florance Cassez y darle la vuelta a la ex de Arturo. Montiel ¿por qué será? ¿No es más defendible el caso de una madre despojada de sus hijos que el de una supuesta secuestradora? Algo sabrá el presidente francés que pinta su raya. Hollande no ve la necesidad de violentar al presidente Peña con un caso como este.
Pero los senadores le entregan la carta. Hollande ha de pensar que este tipo de casos son sumamente raros en México, para que los senadores se tomen el tiempo y la molestia de involucrarlo en este embrollo, en vez de atender casos similares entre mexicanos, seguro es que en esta nación eso no pasa. Seguro sólo les pasa a Montiel y a Versini. Sí, ha de ser eso, pues en vez de estar legislando todos los cambios que el país necesita para salir adelante, vienen a pedir apoyo para la señora Maude.
También le ha de extrañar que los Senadores y en especial Gómez del Campo vengan con una petición y no esté bien enterada del caso. Le dicen en la cartaque la señora ya perdió la custodia de sus hijos, y eso según sus asesores, todavía no ha sucedido. ¿Sabrán algo que él desconoce? Porque sería imposible que un personaje como Mariana Gómez llegara tan mal preparada y con un planteamiento falso ante un presidente extranjero. Eso ha de pensar Hollande.
¿Qué nos queda pensar a nosotros de la carta de los Senadores?

20140413-131739.jpg

Con los ojos en Uruguay

Los rostros vuelven la mirada con rumbo al sur. Hizo falta valor, no hay duda. Las voces a favor y en contra estarán atentas a lo que sucede en Uruguay ya que a partir de hoy se convirtió en el primer país del mundo en legalizar la producción y venta de marihuana, eso sí, bajo control estatal.
Los críticos opinan. Los que no están de acuerdo piensan que se está impulsando el consumo de una droga. Los que apoyan ven este proyecto como una forma de aislar al narcotráfico. El debate deja de estar en el terreno de las palabras para pasar a lo concreto. Por fin se podrá comprobar en los hechos si restringir o legalizar son mejores o peores alternativas.
El Senado de Uruguay pasará la propuesta al Presidente que tendrá un plazo de cuatro meses para reglamentar el proceso de producción, distribución y venta con un sistema de licencias que el Estado otorgará y controlará. No fue fácil, la iniciativa no contó con una aprobación unánime. Lejos de eso, fueron dieciséis votos a favor y trece en contra. Los criterios están divididos. El tema es complicado. Sin embargo, los uruguayos han decidido correr el riesgo. Deciden hacer algo diferente para obtener resultados diferentes.
Buscan atacar al narcotráfico con las reglas de mercado. Se atienen al precio y a que a partir de esta variable las curvas de oferta y demanda se ajusten con la mano invisible. El objetivo es tener un precio de mercado igual o inferior al que ofrece el narcotráfico y así empezar a competir. Suena lógico. El consumidor, al momento de elegir, tendrá dos alternativas, comparar en el mercado negro o en el legal, al mismo precio. Parece más atractivo que se opte por la mercancía que no cause problemas.
Además, Uruguay planea trabajar de la mano con el sistema educativo para diseñar campañas que informen sobre los riesgos que conlleva el consumo de marihuana. Educar, informar y dejar en libertad parece ser la fórmula de los uruguayos, en vez de prohibir y lanzarse a una lucha armada que sólo suma violencia, inseguridad y muerte. Los que no están de acuerdo auguran un incremento en el consumo de drogas, dicen que la marihuana es la puerta para adicciones más duras.
Ni los que apoyan este proyecto ni los que lo censuran tienen la certeza de lo que sucederá en Uruguay. El riesgo que se corre es alto, pero, gracias a la valentía de los uruguayos, la moneda dejó de estar en el aire. Por fin podremos observar lo que sucede en un país que ha liberado de manera total el consumo de esta hierba. Ya sabemos los resultados de entrar en una guerra en contra del narcotráfico, lo hemos visto en México. Ha sido durísimo luchar contra un enemigo invisible y feroz. Los resultados han sido muy amargos. Ahora sabremos lo que pasará al aplicar una política totalmente diferente y antagónica.
Si la las leyes de oferta y demanda funcionan en este caso, ya sabemos lo que les espera a los uruguayos. Será algo similar a lo que sucedió en Chicago cuando por fin se legalizó el consumo de alcohol. No les tembló la mano a los uruguayos ante la posibilidad de mover grandes intereses.
El mundo está con los ojos puestos en Uruguay, algunas miradas son reprobatorias, otras son de esperanza, muchas albergan una curiosidad científica. Lo cierto es que este pequeño país sudamericano se convierte a partir de hoy en una referencia. Será el tiempo el que dicte el rumbo del fiel de la balanza. Mi deseo es que la referencia sea positiva. Es una apuesta por la libertad, la educación y la información; es un riesgo puesto a favor de la operación de las leyes económicas en forma natural y no afectada. Dejar que la mano invisible trabaje en favor de la legalidad y en contra del narcotráfico. Mejor eso que las balas.

20131211-100919.jpg

La frivolidad expuesta

El PAN se ha convertido en un partido lleno de frivolidades. Es una lástima ver como el partido que echó fuera al partido que se apropió del poder en México durante setenta años haya desperdiciado su capital político de en una forma tan lamentable. Ahora, fuera de Los Pinos, los mexicanos esperábamos que el PAN tomara un papel de oposición que debate, que propone y que lucha en favor de México. ¡Ja! Soberana desilusión.
La crisis del PAN no es una búsqueda legitima de identidad, de reestructuración en torno a valores, o el planteamiento de mejores aspiraciones y objetivos altos. No, para nada. Se trata de la repartición de un botín, para comprar chicles, ron, champaña, artículos de Louis Vuitton, shampoos para evitar la calvicie y gastos diversos.
Es una lastima ver como el dirigente del partido se pelea en público con nuestro anterior secretario de Hacienda. Ambos personajes tienen papeles destacados en la vida nacional, podrían y deberían estar escribiendo renglones dignos de la historia nacional, pero su falta de miras los hace quedar a la altura de su frivolidad.
Basta escuchar las palabras que eligen para expresarse, en ocasiones dan la impresión de ser un par de groserillos callejeros, que políticos de primera línea. El buen gusto que tienen para elegir artículos que pagan con los recursos destinados a la coordinación parlamentaria del PAN contrasta con la falta de vergüenza que exhiben al gastar con dinero de otros lo que deberían pagar de su bolsillo.
Ernesto Cordero no es un hombre que tenga una imagen que despierte simpatía. Alguien debería de decirle que esa debilidad que le dio la vida, tendría que compensarla con una conducta impecable, con propuestas superiores, con ideas maravillosos. Pero no se le puede pedir peras al olmo. La desvergüenza que evidencia, el hambre de gastar que mostró en apenas ocho meses como coordinador de la bancada del PAN, dan cuenta de su frivolidad. Joyería, enjuague bucal, ropa para niños, le parecen al señor artículos indispensables para su quehacer legislativo. ¿Dónde quedaron el honor y la honestidad?
No. Los pianistas no están conformes con ser la tercera fuerza política del país después de dejar el poder. Quieren, sin duda, caer más bajo. Lo bueno de esta ventilada que se están dando los señores del PAN es que, sin querer, nos están demostrando el nieve de sus valores. El daño colateral que están causando es poner en la mente de los mexicanos varias preguntas. Por ejemplo, ¿Si esto pasa en el PAN, que pasará en el PRD, en el PRI y en los demás partidos? No creo que la situación sea diferente. ¿Por qué en lugar de asignar tantos recursos a las bancadas no se destinan estos recursos a combatir el hambre? ¿Cómo es posible que en vez de reducir el monto de estos botines, se piense en elevar impuestos?
La frivolidad expuesta nos muestra que existen otros caminos para allegare de recursos para lo urgente, para lo necesario, para lo verdaderamente indispensable. La frivolidad expuesta da cuenta del abuso de estos personajes de la generosidad de los mexicanos. ¿No les dará vergüenza entregar estas cuentas? ¿Pasar así a la historia?

20130624-095613.jpg

Divide y vencerás

Hace poco, en uno de los seminarios de liderazgo que imparto, hicimos un ejercicio que siempre resulta muy efectivo. Pedí a los asistentes que tomaran diez palillos chinos y los dividieran en dos grupos de cinco cada uno. En seguida, tomarían uno de los grupos y dejarían el otro a un lado. El que tenían en la mano lo dividirían nuevamente, ahora de uno en uno y así deberían doblar los palillos hasta romperlos, cosa que fue muy fácil de lograr. Después pedí que regresaran al otro grupo y dejaran los palillos juntos, así debían tratar de romperlos. No fue nada fácil conseguirlo. Mientras mas unidos estaban los palillos, más difícil resultaba doblarlos, hubo quienes no consiguieron romperlos. Hagan la prueba y verán.
Así es, divide y vencerás.
Los grupos de trabajo, las corporaciones, las familias y cualquier equipo, se dedique a lo que se dedique, mientras más unido se fortalece más, a mayor división, mayor vulnerabilidad.
En seguida, los puse hacer otro ejercicio. Debían agruparse de dos en dos y amarrar un pañuelo a los tobillos de cada quien y debían caminar. Los que se pusieron de acuerdo llegaron lejos, los que quisieron imponer su rumbo sin tomar en cuenta al otro, no se movieron un centímetro. Los que se unieron en torno a un objetivo, lo consiguieron. Los que se aneciaron y se dividieron, fracasaron.
Así es, divide y vencerás.
Es muy difícil llegar a acuerdos. Todos estamos felices de hablar de consensos pero pocos realmente queremos comprometernos. Es lógico, para acordar hay que sacrificar, hay que renunciar y ceder. Eso no le gusta a nadie. Que se haga, sí, pero en la parcela de mi compadre. Llegar a la meta de la mano de alguien habla de grandeza de espíritu, quiere decir que se logró vencer al ego en favor de una aspiración superior.
En el PAN, las divisiones ya llegaron a un nivel peligroso, tanto así, que desde afuera se ven como fracturas. Cordero fuera, arengando en contra del presidente de su partido. Madero operando con el teléfono en la mano en vez de dar la cara. Ambos exhibiendo, de forma casi impúdica, las divisiones y fisuras que los alejan. No suplieron ponerse de acuerdo y están mostrando el cobre.
Complacer a Peña, coquetear con el PRD, cada quien sabe de sus culpas, intereses y motivaciones para plantear posturas tan radicales. De ningún modo son temas triviales ni frívolos. Hay presupuesto en medio, el sonido de las monedas y la textura de los billetes es diferente si eres o no eres coordinador de una bancada. En especial si se trata de la de una fuerza política importante como la del PAN.
Es verdad que el PRI no fue oposición sencilla, ni mansa, ni humilde. Ni siquiera cooperativa, cuando el PAN estuvo en elmpoder.También es cierto que no nos gusta que la oposición sea un lastre para el progreso. Debe ser, como he dicho, un contrapeso. Es tiempo de avanzar en los acuerdos.
Acción Nacional debe recordar que el que divide vence. En la unión se encuentra la fortaleza. Pero hace falta tener grande el alma.

20130521-134833.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: