Lo que nos ocupa

La semana ha estado dificil y llena de información, tanto local como global. El mundo pudo atestiguar la serie de mandatarios que en fila pronunciaron discursos en el estado de las Naciones Unidas. El círculo financiero estuvo pendiente de la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos para enterarse qué sucedería con las tasas de interés. Hubo disturbios en Charlotte por temas raciales, Angela Merkel pierde popularidad, un grupo de actores salen a hacer un video para apoyar a Hillary Clinton y tratar de frenar a Trump, Vicente Fernández le canta a la candidata demócrata, en la Ciudad de México secuestraron a una ciudadana española cuyo cadaver fue encontrado después de haber pagado un rescate negociado siguiendo portocolos, según la autoridad y entre tanto ajetreo la noticia que más llama la atención es la ruptura de Brad Pitt y Angelina Jolie.

Evidentemente, los impactos de la inseguridad que pueden derivar en una crisis de relaciones internacionales, la decisión de mover la tasa de referencia, lo que los mandatarios tienen que decirle al mundo, el discurso flamígero — y a destiempo— de Ban Ki Moon, las consecuencias de dejar aue un tirano llegue a la oficina oval, el liderazgo alemán, la violencia étnica,son  temas que afectan la vida de propios y extraños en forma indirecta y, a veces tan directa que nos mueve la cotidianidad. No obstante, la Humanidad prefiere hablar de la ruptura de una de las parejas más bellas en la faz de la Tierra. 

¿Será que el tema resulta más accesible o se tratará de un mecanismo de defensa? Tal vez sea una forma primitiva de consuelo: los ricos y los bellos también lloran. Un matrimonio qque nace torcido, jamás su rama endereza. Si Angelina mató a hierro a Jennifer Aniston, a hierro muere a manos de la Cotillard. Brad Pitt se deprime a pesar de la perfección estética de su rostro y de lo abultado de su cuenta de cheques. Qué me importa que tengamos a un ganso a las puertas de la Casa Blanca si Angelina llora en silencio sin dar declaraciones a la prensa, pensarán algunos. Nada me interesa que la Reserva Federal haya sido consciente de la situación mundial, lo importante es que una familia famosa está padeciendo algo similar a lo que veo de cerca. 

No nos mueve la violencia racial, nos enfadaron los temas de terrorismo neoyorkino, nos interesan poco los discursos presidenciales en la ONU, hablar de la inseguridad en la Ciudad de México ya no asusta a nadie, lo que se convierte en el tema de la semana es que Brangelina ya no existe más. ¡Qué curioso! 

Los silbatos antiacoso

No cabe la menor duda, las medidas eficaces que toma el gobierno de la Ciudad de Mexico para garantizar la seguridad son tan eficientes como el silbato con el que pretende Miguel Ángel Mancera proteger a las mujeres de acosos y asaltos sexuales. Con semejantes medidas, ya todas nos podemos sentir invulnerables. Seremos libres de salir a la calle vestidas como nos dé la gana, a la hora que mejor nos acomode y, si a algún despistado se le ocurre pasarse de la raya, nosotros pitamos el silbato y asunto arreglado.

Habrá quince mil. Eso es un predicamento. Me temo que no nos van a alcanzar. Pero, las quince mil afortunadas que consigan uno dejarán en el olvido el susto de verse en aprietos porque alguien les dijo una vulgaridad, los puso la mano  en dónde  no querían, les dieron un golpe o las violaron. Adiós a todas esas molestias y peligros, el silbato salvador ya está  siendo entegado. No hay de que apanicarse.

Yo quisiera tener uno, no se dónde los van a repartir. Lo cuidaría tanto, no permitiría que se ensuciara o que se despostillara, se me iría la vida en cuidarlo. Tampoco haría mal  uso del silbatito, nunca lo tocaría sin razón, sería muy prudente. Pero, me imagino que cuando me entere de dónde  puedo conseguirlo, ya se habrán agotado. Qué envidia despertarán todas las afortunadas que sí conseguirán el ansiado silbato de seguridad.

Ojalá que no empiecen las malagradecidas a decir que son ocurrencias estas medidas tan bien intencionadas. Hasta la más tonta puede entender la efectividad de la orden y la eficiencia del sonido de alerta del silbato antiacoso. Imagino las horas de capacitación que habrán recibido los cuerpos policiacos para activar el protocolo de defensa al escuchar el pitido de auxilio.

Gracias, don Miguel Ángel, imagino que pensara en lo agradecidas que estamos las mujeres  al entender las buenas intenciones de su instrucción.  Ya podremos vivir en paz. Imagino que tenemos que dar las gracias, ¿no?

La voz de los niños

Sin duda, en cualquier tipo de crisis, los que llevan la peor parte son los ñiños. Los menores son los que se encuentran en una situación de mayor susceptibilidad y la principal razón de ello es la debilidad de su voz. Es fácil callar a un niño, basta una mirada dura, un bofetón, una amenaza y se hace el silencio.
Los niños son siempre los más vulnerables en las crisis humanitarias. Los más pequeños son los que están en un mayor en peligro de sufrir enfermedades, desnutrición, explotación y abusos. Muchos tienen que interrumpir su educación y padecen graves trastornos psicológicos. Unicef lanza la campaña Voces de los niños en emergencia para que el mundo escuche sus problemas.
Celebridades como Pau Gasol e Imanol Arias serán parte de esta campaña que, según la agencia de la ONU, “ofrece a muchos de estos menores la posibilidad de contar sus propias historias”. El jugador de la NBA protagoniza el spot, al que también han puesto su rostro y voz otros embajadores de UNICEF como el actor Ewan McGregor (Reino Unido), el futbolista Robert Lewandowski (Polonia), el jugador de baloncesto Bostjan Nachbar (Eslovenia), la actriz Evanna Lynch (Irlanda), el periodista Pavlos Tsimas (Grecia), y la actriz Gaia Amaral (Italia).
El tema aterriza en un momento sensible, el tema de abuso, violencia y marginación a niños y jóvenes tiene índices de crecimiento aterradores. Sucede en Nigeria, en Turquía, en Estados Unidos y en el patio de juegos de escuelas y casas cercanas a nosotros.
Darle voz a los niños es un buen comienzo, ahora necesitamos escuchar. Es preciso poner atención y tratar con delicadeza estos temas. La fragilidad de un menor es una característica que debemos tener en cuenta y el la primera cualidad de se necesita atender.
Padres, escuelas, maestros debemos hacer un frente común y poner manos a la obra. Si queremos un mundo mejor, pacífico y armonioso, debemos propiciar que la niñez sea una etapa gozosa, feliz y no un bastión de guerra en que los juegos se confunden con actos criminales. Es nuestra responsabilidad vigilarlos.

20140526-104650-38810926.jpg

Hay modos

No siempre podemos darle gusto a todos. Al emitir una opinión no hay forma de creer que todos estarán de acuerdo. No tengo esas fantasías. Al revés, me gusta que la gente me diga, que se genere el dialogo, que me muestre su punto de vista y que me haga ver otros horizontes. Del debate, que no del pleito, surge la posibilidad de afiliarse a la opinión ajena. Ya ha sucedido. Otras también me ha pasado que mientras más escucho la defensa de una posición más me gusta la mía.
Esta semana he escuchado los puntos de vista de quienes defienden las manifestaciones de los maestros en la Ciudad de México. Me dicen que los maestros tienen razón pues la propuesta que el Ejecutivo le envió al Congreso no fue consensuada con el magisterio, con los alumnos, con los padres de familia. De acuerdo. Me explican que las evaluaciones propuestas para los maestros son una imposición de la OCDE y que no funcionaran en México, que generarán la misma corrupción que el ENLACE, no se pero, o.k., de acuerdo. Me informan que la reforma educativa salió de un escritorio y que no contempla la realidad de las aulas, ni respeta la libertad de cátedra. No me extrañaría que así fuera, y eso es grave.
Concedo que muchos de los maestros tengan razón en sus protestas. Respeto profundamente su derecho a decir que NO. Pero, no hay forma de que yo entienda que para hacerlo se falte a la civilidad, se apachurre a los inocentes, se quemen vehículos, se lastime a otros seres humanos. No. No hay forma de que yo apruebe esos modos.
Ya me dijeron ignorante, patricia, me acusaron de ser de ultraderecha y casi, casi amante de Porfirio Díaz, ni modo. Hay formas que no me gustan. No me gusta la violencia, no hay forma de justificarla. No hay forma de que se pueda simpatizar, por más reivindican le que se su causa, que se dañe a inocentes, y se destruyan patrimonios en aras de un ideal, por más alto que este sea. No me gusta la forma en que el CNTE nos afecta para hacerse escuchar. Esos no son modos.

20130830-072700.jpg

La calle perfecta

Imaginen una calle en la que peatones, ciclistas, automovilistas, discapacitados convivan de manera armónica, en la que cada quien tuviera su espacio y éste fuera respetado. Sería la vialidad perfecta, el anhelo del ciudadano contemporáneo. La figura de esta calle suena como una inmaculada utopía, un modelo que se podría estar desarrollando en un país lejano y ultradesarrollado, que esté en un planeta próximo a Alfa Centauri.
Cuál sería nuestra sorpresa al enterarnos de que el proyecto está siendo desarrollado en la Delegación Bénito Juárez, en la colonia Nápoles, la misma que está sufriendo una transformación vertiginosa.
La calle elegida para este modelo ideal es Dakota, en el tramo que corre del Eje 5 San Antonio hasta Ohio, un trayecto de 1.8 kilómetros en los que se mejorarán los cruces peatonales, se confinará un carril para ciclistas, se chuleará el paisaje con jardineras, y se habilitaran rampas para sillas de rueda y carreolas. Increíble, como un sueño, ¿o, no?
Así, el modelo no sólo es más bonito sino más seguro. Las intersecciones se marcarán adecuadamente, los ciclistas tendrán cruces especiales, las jardineras servirán como divisiones, las banquetas serán más anchas y amigables, las rampas ayudarán a hacer más fácil los paseos de los que no pueden caminar y deben andar en ruedas. Nirvana, digo yo.
Esto, evidentemente, dará nueva vida a la colonia Nápoles, la volverá más interesante, traerá flujos de visitantes, la actividad económica de la demarcación florecerá. Hay que alabar a las autoridades cuando hacen bien las cosas. No dudo que habrá amargosos que critiquen, vinagrillos que se inconfromen y juzguen por juzgar.
Pero en este caso, comités vecinales y autoridades apoyan la transformación de la colonia. Trabajan de la mano por el bienestar y el buen ver de la colonia. Basta darse una vuelta para percibirlo.Bravo, las cosas sí se pueden hacer bien. Ojalá otras delegaciones siguieran el ejemplo. ¿Me oyen en Coyoacán?

20130622-080808.jpg

Caminos de Michoacán

Michoacán es la tierra de mis padres, ambos nacieron en La Piedad, a la vera del río Lerma, casi en Jalisco, casi en Guanajuato, pero es territorio michoacano. Ahí viven mis tíos, mis primos, mis amigos. Ahí está el rancho de mi abuelo y el amor por una tierra que aprendí a querer desde muy niña. Aunque nací en la Ciudad de México, en la que crecí y en la que siempre he vivido, cada que mis papás podían, tomábamos camino para ir a La Piedad. Casi cada vacación de mi niñez la pasé en Michoacán, jugando en los corredores de la casa de mi abuelo, comiendo papas de carrito, jicama con vinagre y queso, yendo a las enchiladas de Enedina, acompañando a mi tía Marhta a su oficina, jugando en la fabrica de hielo de mi tía Tolla, haciéndome cómplice de Bety, mi prima, montando a caballo.
Tengo una colección muy grande de buenos recuerdos de Michoacán, no sólo de infancia, también de adulta, mi primer jefe fue de La Piedad, por años, gran parte de la operación de negocios la hice en Zinapécuaro, Panindícuaro y Ecuandureo. Conozco las luces y sombras del estado de Michoacán. Sé de sus pueblos fantasma que se han desalojado por la migración de su gente, de los pueblos habitados por mujeres, niños y viejos ya que sus hombres han migarado, principalmente a California, en busca de trabajo. Sé de sus tamales amarillos, de carnitas y de la gran capacidad de trabajo de los michoacanos. Sé de hombres y mujeres de empresa, que con inteligencia y dedicación, han hecho crecer negocios, han creado fuentes de empleo y generado riquezas por los caminos de Michoacán.
Sé, asimismo, que de unos años para acá, el territorio michoacano perdió la calma, que Apatzingan, Cheren, Zitácuaro, Buenavista, Tomatlán y tantos otros pueblos fueron invadidos por grupos delictivos como La Familia, Los Templarios y que hubo momentos en que Michoacán parecía tierra de nadie. Sé que en los últimos años estos malandrines aprovecharon las fisuras y las diferencias políticas que se causaron por tener un presidente panista y un gobernador perredista. Me da mucha pena saber que muchas empresas han decidido retirarse del estado por miedo, por falta de garantías y seguridad.
Me da mucho gusto leer que se ha creado un plan integral de paz y seguridad para regresarle a los michoacanos las tierras, los caminos, las esperanzas y la felicidad que les fueron robados por organizaciones delictivas. Recuperar la cotidianidad, la libertad de caminar por donde se desee sin el miedo de ser amenazado, de abrir las puertas de tu negocio sin el pánico a ser extorsionado. Volver a la normalidad.
Ya era tiempo de que en unidad se despoje a tanto maleante de lo que no es suyo y que a punta de amenazas y extorsiones lo arrebató a sus poseedores originales. Ya es tiempo de que los michoacanos, con independencia del color que pinten su preferencia política, regresen a ese estado de armonía que tanto les falta.
Me alegro de que los caminos de Michoacán se encuentren en proceso de ser recuperados.
Enhorabuena.

20130522-074934.jpg

Visita de Barack Obama a México

Estamos de manteles largos en México. Tendremos invitado especial en casa. El presidente Barack Obama pisará suelo mexicano por primera vez. Vendrá y dice que buscará resaltar los grandes avances económicos de mi país y a fomentar una relación comercial más intensa entre ambas naciones. ¿Qué no éramos socios comerciales?
Han sido tantos años en que el monotema de las conversaciones entre los mandatarios de Estados Unidos y México es la seguridad, que los temas que causan la inseguridad se han hundido en el tintero. Con bombo y platillo, cuando el presidente Peña Nieto visito Washington, nos anunciaron que los temas de seguridad ya no serían el centro de las platicas. Los mexicanos recibimos con mucho gusto esa noticia.
Pero la tentación está ahí. El propio Obama dijo el día de ayer que se incluirá el tema de seguridad. ¿Por qué? ¿No se fijó con anticipación la agenda de la visita? ¿No se negociaron desde las visitas de los secretarios de qué si y de qué no se hablaría? Es preciso que así se haya hecho, es tan poco el tiempo que estos personajes tendrán que necesitan un itinerario muy bien organizado y sin improvisaciones.
Las palabras de Obama no van de acuerdo al script, o no al que nos dijeron en México. Mientras escuchábamos a los secretarios Mead, Videgaray y Osorio decir que las conversaciones se centrarían en los temas económicos, el presidente de Estados Unidos les dice a sus paisanos que viene a ver cómo trabajan las autoridades mexicanas entre ellas, como se coordinan de manera más efectiva y como se combate al crimen. Yo diría respetuosamente ¿qué le importa? Será que viene en calidad de auditor. ¿Para eso lo invitamos? Tal vez si él quiere preguntar este tipo de detalles, Peña podrá preguntar lo mismo y enterarnos qué se está haciendo en temas de seguridad en Texas, en Chicago, en San Francisco y en todas aquellas ciudades en las que el narco ha ganado espacios con su fuerza corruptora. ¿Será que Peña le pregunté sobre los niveles de corrupción de las autoridades allende las fronteras? Es válido que Obama quiera preguntar, pero, ¿querrá responder?, o, seguirá, como sus antecesores viviendo la fantasía de que el problema se sitúa al sur del río Bravo. No creo. Obama sabe que El Chapo Guzmán es el enemigo número uno en Chicago y que hace rato dejó atrás a un deslucido Al Capone. ¿Se atreverá Enrique Peña a hacer las preguntas de seguridad como las que quiere hacer Obama? ¿Habrá reciprocidad en las respuestas? Veremos.
Ojalá se le de el tiempo a la reforma migratoria. A mi me parece que los americanos nos quieren distraer con el tema de seguridad y vendernos espejitos, distraernos para no hablar de los mexicanos que se rompen la espalda y el alma trabajando honradamente en Estados Unidos. Espero que el presidente Peña se ponga listo y no se nos distraiga. Urge una reforma migratoria adecuada y digna. Human Right Watch quiere hablar de la defensa de los derechos humanos en México, bueno Per. ¿hablaremos también de Guantánamo? No creo, más bien eso suena a otro distractor.
Deseo de corazón que la visita de Barack Obama sea fructífera, que se logren acuerdos que traigan prosperidad a las naciones, que se permita un flujo comercial que ponga en marcha la economía de ambas naciones. Así, con un México próspero, con un socio más digno y menos empobrecido, así y solo así se solucionaran de fondo los problemas de seguridad.
Ojalá, entonces, que sí se hable de seguridad, pero en el marco adecuado, desde el punto de vista correcto, no desde la cachucha del auditor. La agenda bilateral no se reduce a verificar las actividades de inteligencia y de policías y ladrones. Ambas naciones merecen más. Hablemos de fortalecernos como socios, para solucionar los problemas endémicos. Hablemos de ser socios de verdad.

20130501-075150.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: