La basura que va dejando Trump

Me sorprendió que un taxista en Bruselas me dijera con tanta precisión las palabras que resumen el sentimiento de Europa tiene por el presidente de Estados Unidos, Trump es una persona sucia que va dejando basura tras de sí.

Efectivamente, Donald Trump estaba en Bruselas y la ciudad era un caos. La capital de Europa, acostumbrada a recibir y atender mandatarios no podía creer el desquiciamiento causado por una persona. Todo bloqueado, calles cerradas, trabas para pasar de un lado al otro, templetes grandilocuentes para desplegar la presencia del tipo por el que la gente salió a mostrar repudio.

En público, fue grosero. Fue agresivo con sus anfitriones, pasa y como dicen que sucedía con Atila, va secando el terreno que pisa. En Londres no lo quieren recibir. Hay una alerta para los ciudadanos americanos, deben ser discretos, temen agresiones de los locales. Podrían desquitarse con los civiles por lo que hace su presidente.

Esa es la basura que Trump va dejando a su paso, que triste será ser recordado así, que pena me dan los estadounidenses que son representados por un personaje de esta talla.

Anuncios

El repudio al veredicto en Ferguson

El veredicto fue a favor de Darren Wilson, el policía blanco que disparó y mató a Michael Brown, un joven de raza negra que estaba desarmado. Evidentemente, la decisión causó irritación y los ánimos se incendiaron. La violencia resurgió con mayor fuerza que cuando acababan de suceder los hechos.
Era de esperarse una reacción de repudio, desde el principio el caso de Brown atrajo la atención de la gente en el mundo. La mirada en el condado de Ferguson y la solidaridad con un muchacho que, aparentemente, perdió la vida sin razón alguna, contagió de indignación a personas que salieron a las calles en varias ciudades de los Estados Unidos.
Apenas unos minutos después de que se diera a conocer el fallo judicial, los policías en Ferguson ya trataban de contener a los manifestantes con gases lacrimógenos. Quemaron patrullas y autos. El Presidente Obama se dirigió al pueblo estadounidense, es válido sentir rabia y desilusión, no lo es pasarse de la raya, no lo es traspasar fronteras y aprovechar el vuelo para perpetrar actos ilegales.
Nos resultan similares las reacciones airadas de la gente. A la voz de ahí vamos todos juntos, la multitud se atreve a llegar a límites que como individuos sería impensable traspasar. Sin embargo, allá hubo sesenta y siete detenidos, acá se detiene gente y se le libera pocas horas después por errores de procedimiento. Ni sabemos si es tolerancia, estupidez o en serio se llevan a inocentes y dejan a los verdaderos perpetradores en libertad.
Allá, los padres de Michael Brown llaman a la calma y aunque dicen sentirse defraudados por la decisión judicial, declaran que la violencia no sirve. Claro, ellos pudieron sepultar a su hijo, acá no.
Hay protestas por el desenlace del caso, la espera fue larga y el sofocón fue grande. La gente toma pancartas y sale a la calle. Piden justicia para Brown, también allá piden por los 43 normalistas desaparecidos.

IMG_2443.PNG

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: