Celebramos dos años. Pretextos literarios por escrito

Después de dos años, seguimos con el mismo entusiasmo. Nuestro objetivo es atrapar lectores para nunca dejarlos ir. El refrendo anual de esta intención nos lleva a celebrar. Elevamos las copas y encantados gritamos ¡salud!, ¡enhorabuena!, ¡qué viva Por escrito! Como en cualquier fiesta de cumpleaños, hubo aplausos, abrazos, risas, canto, fotografías.

También motivos de agradecimiento.

La revista Pretextos literarios por escrito cumple dos años gracias a la generosidad de tanta gente y de tantas instituciones. Nuestros anfitriones de la tarde de ayer —celebramos el aniversario en el Día de Gracias—, la Biblioteca, Ibby México nos posibilitó la reunión en el mejor espacio, en el más congruente dada nuestra misión: entre libros. Escritores y lectores nos encontramos en un espacio que trascendió el ámbito de las letras. Nos conocimos, nos abrazamos, nos tomamos fotografías. Nos transformamos, dejamos de ser renglones y frases para convertirnos en gente de carne y hueso que respira y tiene corazón.

La Universidad del Claustro de Sor Juana ha sido cómplice y simiente. El taller de lectura, el taller de escritura creativa, el taller de apreciación artística siguen abiertos para recibir la curiosidad de los amantes y aventureros de arte. La convocatoria para el ciclo que inicia en enero está recibiendo inscripciones en contacto@porescrito.org

Muchos jóvenes, escritores nóveles, lectores ávidos, gente nueva, los que estuvieron ahí desde el principio, los que ya no están, todos nos reunimos en torno a una revista que germina cada bimestre y se construye de prosa, verso e imagen. La intención de dar a conocer nuevas propuestas está germinando. En el III Certamen literario con el sello de la casa se premiaron textos de España, Bolivia, Chile, República Dominicana, Chile, Argentina, México.

A todos los que con entusiasmo formamos, coordinamos, escribimos, diseñamos, colaboramos y hemos contribuido de manera directa o indirecta en el crecimiento de este proyecto: Millones de gracias. Cada nombre ha quedado ya Por escrito.

Leer, leer y mas leer sin más guia que los propios libros

Por lo general, las listas de propósitos y buenas intenciones incluyen leer. Este es uno de los anhelos que menos se concretan. La línea que divide a los que no lo leen de los que sí lo hacen es tenue y diversa. En primer lugar están los que no leen porque no saben. La tasa de analfabetización marca diferencias, desde el Vaticano que es el úncio país del mundo con una tasa del 100%, es decir, todos sus habitantes saben leer y escribir, hasta la de Malí que tiene un porcentaje de 26.2, la más baja en el mundo, según la UNESCO. Enseguida están los que sabiendo, no lo hacen. Los motivos son variados, van desde el no tengo tiempo, al no me gusta, al desinterés, al no sé qué leer. Pero, por fortuna estan los que quieren hacerlo.

Y, a pesar de ello, uno de los propósitos más repetidos en las listas de principios de año es leer. Hay una consciencia sutil que nos hace intuir que la lectura guarda un tesoro. Un libro, caro o barato, nuevo o viejo, propio o ajeno, de tu autoría o de la de alguien más, de amor, de fantasmas, de cocina, de historia, con o sin ilustraciones es un manantial posiblidades. Carlos Fuentes solía decir que somos unos al empezar un libro y otros al terminarlo. 

La lectura nos da la posibilidad de vivir un verano en invierno, de caminar confiados en tierras desconocidas, de hacer lo que en la cotidianidad no sabemos hacer. El que lee siente y vive lo que el autor le ordena al protagonista. Leer nos da la posibilidad de bailar con piernas ajenas, de viajar a costa de otro, de enterarnos de lo que el autor le cuenta a su lector y que  ignoran  sus personajes, de entrar a espacios construidos con letras y renglones.

No estaba mal Sor Juana Inés de la Cruz cuando en la Carta a Sor Filotea de la Cruz nos convoca a leer y más leer sin más guía que los libros. Hacerlo significa estar en el autobús y en el mundo alterno al mismo tiempo. Es ganar la capacidad de reír mientras juntamos letras y palabras, de dejar que las lágrimas caigan por lo que el autor escribió, aunque vayamos en el metro, es asustarnos por la oscuridad de una noche de luna llena, aunque estemos a pleno sol disfrutandomde la playa.

Las bondades de la lectura no necesitan reivindicación. Lo cierto es que la voluntad de la lectura es un impulso que debe satisfacerse de inmediato, si no, se olvida. Por eso, en Pretextos literarios por escrito nos hemos afanado en atrapar lectores en el momento en el que tienen ganas de leer: lo mismo en una sala de espera, en la habitación de un hospital, en un restaurante mientras llegan los demás, en la fila para entrar a una exposición, en la habitación de un hotel, en una biblioteca, o en cualquier momento que broten esas ganas de recorrer renglones con la mirada. Cumplimos un año en ese afán y queremos invitarte a celebrarlo con nosotros.

Si puedes, ven a la Casa Xavier Villaurrutia, Nuevo León 91, colonia Condesa, CDMX, el próximo jueves 19 de enero a las 19:00 horas. También en el Auditorio de la Universidad del Claustro de Sor Juana, el próximo jueves 26 de enero a las 19:00 horas, San Jerónimo 47, colonia Centro, CDMX. En ambis eventos estaremos presentando el ejemplar de aniversario. Y, si no, visitanos en el sitio porescrito.org y ven a leer.

Con el corazón, te esperamos. Queremos que nos ayudes en el afán de atrapar lectores y no dejarlos ir. Ven y quédate entre nosotros a leer.


​ 

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: