El error de la izquierda mexicana

El PRD decide retirarse del pacto por México y me parece que lo hace en mal momento. La izquierda le quita el apoyo al presidente Enrique Peña Nieto quien sorprendió a propios y a extraños cuando hace un año inició su mandato con un logro sin precedentes que fue aplaudido en aquel momento pues consiguió el aval de las principales fuerzas políticas del país e inició con el pie derecho su periodo presidencial.
Los mexicanos saludamos con beneplácito este pacto. Por fin las fuerzas políticas se dejarían de posturas clientelares y convenencieras, había llegado el tempo de los consensos. Estábamos tan contentos pues el propósito del Pacto por México era destrabar una serie de reformas que impulsarán el crecimiento del país. Los políticos se ponían serios, analizaban el escenario mundial y se daban cuenta de que a nuestro país se le habían negado las armas para luchar contra la competencia mundial. Reinaba la convicción de que la guerra debía ganarse afuera y no provocarla dentro de nuestras fronteras. Los mexicanos nos ilusionamos, pensamos que nuestros políticos se dejarían de dar patadas por debajo de la mesa, ya no se meterían el pie unos a otros y los acuerdos en cuanto a posturas básicas que nos permitieran estar mejor posicionados frente al mundo, finalmente se convertirían en realidad. Ahí les vamos. Cuidado China, India, Brasil, los mexicanos ya estamos listos, nos vamos poniendo de acuerdo.
Habría reformas, se avanzaría en un modelo laboral moderno y acorde a la realidad, se propondría una reforma fiscal que agrandara la base de contribuyentes, se buscaría una reforma política en la que nos prometieron que la democracia dejaría de costarnos tanto y habría rendición de cuentas, transparencia, se buscaría una reforma educativa que preparara mejor a los mexicanos, y se abordaría el tema de la energía para darle mayor competitividad al país.
Pero, como era de esperarse, las diferencias empezaron a fracturar el pacto. Evidentemente, las visiones de la izquierda y de la derecha, en México y en el mundo, son divergentes porque ven el mundo desde trincheras distintas. La naturaleza de la izquierda hace que su gente crea en ideales diferentes y en ocasiones antagónicos a los de la derecha. Eso no es novedad.Ya sabíamos que el Pacto por México no iba a durar para siempre, pero esperábamos que aguantara el tiempo necesario para lograr los objetivos planteados. Pues no. Era mucho pedir. Entre moches, arreglos en lo oscurito, corruptelas y canalladas se estrellaron y se rompieron las esperanzas de avanzar.
Lo sorprendente es que El Pacto se haya roto cuando apenas se estaban calentando los motores para las reformas estructurales que el país tanto necesita. Lo peor es que la izquierda se baje del caballo en el momento más malo, es decir, después de haber apoyado una miscelánea fiscal, que no una reforma, en la que lo único que se logró fue que los que hoy pagan, paguen más. Ni se aumentó la base de contribuyentes, ni se mejoró el método de recaudación, ni se impulsó a la economía. Nada. Por el contrario, la izquierda apoyó una serie de modificaciones que permiten al Ejecutivo gastar más sobre la base del endeudamiento. Entre el PRD y el PRI le jalaron el gatillo a una bomba de tiempo que lleva a gastar más de lo que se ingresa y ya sabemos los costos de este tipo de políticas deficitarias. Para sorpresa de muchos el PRD apoyó al PRI para apachurrar aún más a una clase media en peligro de extinción y la puso en aprietos, en peores aprietos. Justo cuándo necesitábamos su oposición, consintió. ¡Qué mal!
Desde 1988, las modificaciones que se lograron el el Congreso fueron sacadas adelante por el binomio PRI-PAN y tal parece que así seguirán las cosas. ¿Me pregunto qué pensará el PRD de pasar a la historia por haber apoyado una reforma fiscal tan mediocre y después salir huyendo ante la responsabilidad de sacar adelante las de mayor calado? En serio, ¿en qué estarán pensando? ¿Por qué no se prestan al debate crítico y civilizado? ¿Por qué no tomar tribuna en favor de los ciudadanos?
Por sí esto fuera poco y como si no pudieran ver el barril de pólvora en el que están sentados, les gusta jugar con fuego. Deciden romper el Pacto por México y no dudo que tengan buenas razones para hacerlo. Ni la Reforma política ni la energética les satisface. Pongamos que tienen razón. ¿Para qué azuzar a la gente? ¿Será que no se dan cuenta de la situación del país? ¿Qué no se percatan que hay grupos anarquistas que lo único que necesitan son pretextos para delinquir? ¿Fuerzas que sólo quieren un pretexto para sacar sus rifles? La situación es delicada y los señores tienen el tacto de un paquidermo.
El error más grave de la izquierda mexicana es que se rodea de malas compañías. México necesita una izquierda seria, comprometida con ideales altos, no merolicos que inciten a la violencia y luego, ante la gravedad a de los hechos resultantes, se agachen muertos de miedo. Las manifestaciones terminan en actos vandálicos, las protestas en asaltos y muchos guerreros furibundos acaban perpetrando actos criminales en nombre de los valores de la izquierda. Así, un policía en el ejercicio de su deber terminó apuñalado por un manifestante que salió de la cárcel después de pagar una multa ridícula. ¿En serio, eso es lo que quiere la izquierda? Proteger a maleantes y descobijar a la gente de bien es mala idea.Un grupo de encapuchados se unió a la manifestación convocada por López Obrador, iban aventando piedras, rompiendo vidrios de negocios, robando mercancías, incendiando establecimientos. Los afectados nada tienen que ver, en nada les estorban a los manifestantes. Son personas que tienen negocios lícitos y que quieren trabajar en forma honesta, pero no pueden. De los criminales que acabaron con el patrimonio de gente decente nadie sabe nada. No hay autoridad que los persiga ni que les exija cuentas por sus atrocidades.
El error que la izquierda está cometiendo es que se está llevando entre las patas a la clase media mexicana. Ya la llevó al baile con los aumentos de impuestos, con el endeudamiento gubernamental que tendrá que pagar de una forma u otra y ahora la subyuga con manifestaciones, plantones, que agobian al Distrito Federal mientras las autoridades hablan de tolerancia. La agarra a garrotazos en sus actividades productivas, afectando sus fuentes de empleo, cerrando sus negocios, vandalizando sus calles, apapachando a quienes los dañan. Eso no está bien. ¿Quién irá a pagar los impuestos que ellos mismos aprobaron si le siguen dando patadas a la gallina de los huevos de oro?
Me gustaría ver una izquierda que debate con las palabras adecuadas y no con patadas; asentada en las razones legítimas que nacen de un análisis verdadero y no en la conveniencia rastrera. Me gustaría una fuerza opositora que pugnara por defender al ciudadano y no una turba llena de ocurrencias. Me gustaría una militancia con ideales, no un ejército de huelelillos que se ajustan a lo que su prócer les exige. El error de la izquierda mexicana es que está dejando pasar esa oportunidad de ser una auténtica alternativa ciudadana.

20131203-003835.jpg

Fisuras en el PAN

Mi papá solía decir: mal le empieza la semana al que ahorcan en lunes, parece que a Ernesto Cordero no le comienza nada bien la semana, Gustavo Madero, presidente del PAN cumplió su palabra, lo destituyó como líder de la bancada en el Senado. El ex Secretario de Hacienda y ex precandidato presidencial, ahora será ex jefe de las huestes panistas en la Cámara Alta, sin duda al señor Cordero no le inicia nada bien la semana.
Gustavo Madero, en su calidad de presidente del PAN le advirtió a su coordinador en el Senado que lo podía remover de su cargo si no se alineaba, no se alineó. El pleito escaló a los insultos personales. La ropa sucia se lava en casa, reza el refrán popular, la prudencia sustituye a la decencia. No está bien pelearse enfrente de la gente. Al hacerlo se hacen evidentes las fisuras y se manifiestan las debilidades. Al mostrar las heridas, se invita al enemigo a golpear donde más duele. No es novedad la crisis por la que está atravesando el PAN, pero exhibir que se está desmoronado me parece una desmesura que pudo haberse evitado.
Algunos piensan que Cordero está tomando la postura correcta que debe adoptar la oposición, otros piensan que está sacrificando el Pacto por México en un afán protagónico. Hay quienes sospechan que Gustavo Madero le hace el caldo gordo al presidente Peña y que ya se le pasó la mano de complaciente con la oposición.
No soy panista, no conozco los laberintos que debieron recorrer Madero y Cordero para llegar a estos extremos, pero hasta donde yo me quedé, se trata de dos políticos cuya vocación es lograr acuerdos en favor de su Nación. En ese sentido, la destitución de Ernesto Cordero es mala noticia para él, para Acción Nacional y para los mexicanos que vemos peligrar la estabilidad de una de las principales fuerzas políticas que mueven al país.
Madero tiene razón al decir que necesita un interlocutor en la cámara de Senadores al que le tenga confianza, que muestre filiación al partido y que no se desvalague. Sin embargo, la situación en el PAN no es fácil y se puede poner peor. ¿A quién van a apoyar los demás senadores? Se quedaran con Cordero, optarán por el punto de vista de Madero. El martes se sabrá.
Ernesto Cordero no es una persona que goce de simpatía popular, no es una persona que encienda cariños en forma espontánea, pero no se le puede tachar de tonto. En cierto sentido tiene razón al manifestar que una oposición dócil no es oposición. Se necesita del debate inteligente que vigile el interés nacional.
Lo que los panistas no deben olvidar es que los mexicanos estamos hartos de los conflictos que paralizan al país, que los ciudadanos de a pie saludamos el Pacto por México porque entendemos que para progresar hay acuerdos que nos benefician independientemente de filiaciones política y que, de igual forma, hay desencuentros que nos perjudican y le ponen freno al país.
Cordero critica la firma del Pacto por México y no olvida que los priístas están haciendo mal uso de los recursos del erario con fines proselitistas, sí eso es cierto. Madero cree en que el Presidente Peña ya puso manos a la obra y va a arreglar el asunto.
¿Quién tiene la razón? Por un lado, los mexicanos no queremos darle carta blanca a una serie de corruptos que abusen del poder, por el otro, nos urge destrabar ciertas reformas para que el país camine por un mejor rumbo.
Repito, Cordero no es simpático, pero no es tonto. Aunque estirar tanto la cuerda hasta reventarla tampoco es señal de astucia. Madero lo destituyó y está en su derecho de hacerlo, para algo es el presidente del PAN, pero hay maneras. Forma es fondo. No es correcto que lo haya hecho por teléfono.
Javier Lozano, Senador del PAN y exsecretario del Trabajo, hombre que no es famoso por su prudencia, eleva la voz y amaga con rebelión en el Senado. Cuidado. El PAN ganó la presidencia de la República cuando se mostraron como una oposición viable y mesurada, no como un grupo de apaches en grito de guerra. Ahora están en el tercer lugar como fuerza política, no me parece que sean momentos para desperdiciar su capital en exhibiciones absurdas de sus fisuras. Lo de Cordero ya es letra muerta, ya lo destituyeron. Espero que los demás senadores se pongan de acuerdo con el presidente de su partido, que le hagan ver sus desacuerdos y expresen sus temores, ojalá que Madero los escuche y se haga oír, que la reunión del martes les ayude a recomponerse. En México queremos una oposición inteligente no beligerante. Una que denuncie lo que está mal pero que sepa alcanzar acuerdos. Eso será el martes. Mientras tanto, habrá que apechugar la incertidumbre.
Por lo pronto, mal le empieza la semana a quien destituyen en lunes.

20130520-063152.jpg

20130520-063204.jpg

Nació con estrella ( reforma financiera )

Nació con estrella y bien apadrinada. La reforma financiera fue tan bien recibida que el tipo de cambio se movió favorablemente, fortaleció al peso, las calificadoras reaccionaron mejorando la calificación de México, nos quitan factor de riesgo y el país se vuelve más atractivo. la fortaleza de las cifras macroeconómicas nos hacen atractivos.
Los financieros están de plácemes, por fin les llegó la fecha por la que tanto habían suspirado. El objetivo es que se otorgue crédito, que se destrabe el financiamiento, que fluya de manera que los bancos hagan negocio y aquellos que lo necesitan tengan recursos para echar a andar sus proyectos. Que se financie el desarrollo. Eso son buenas noticias, tanto es así, que el mundo ha reaccionado favorablemente. La opinión es aprobatoria, esa que no se pronuncia mandato, sino que se mueve a partir de las evidencias. México se revela como un país que seduce.
Nos asomamos a la cuna de la recién nacida, del mismo modo como se asomaron las hadas madrinas a ver a la pequeña Aurora en el cuento de la Bella Durmiente. Antes de que aparezca la bruja mala habrá que felicitar a los padres. Bien por los actores políticos, salud por los financieros, enhorabuenas para los próximos sujetos de crédito.
Pero, ya conocemos la trama del cuento. Ya sabemos lo que va a pasar, hay una bruja en el futuro que le pone un maleficio a la recién nacida. Si ya tenemos esta información, podemos prevenir y evitar que lo que hoy es motivo de gusto y parabien se convierta en llanto, desesperación y rechinar de dientes. No nos hagamos los ingenuos, todos sabemos de lo que se trata. El maleficio es la falta de prudencia de los que gastan mas de lo que pueden, de los que prestan a quien no se debe. Es responsabilidad de ambas partes ser cuidadosos, los actores deben tomar consciencia.
Hace poco me dijeron que la reforma financiera era alentadora ya que daría condiciones para acceder a crédito de mas calidad, es decir con mejores condiciones y mas barato. Entre mejores condiciones para facilitar el crédito, la vocación bancaria se verá justificada, por fin podrán facilitar otorgamiento de prestamos.
Por fin se quitará el freno a la economía, por fin los depositarios de los ahorros dejarán de ser custodios y podrán colocarlos, con lo que se impulsará la actividad económica. Sí, finalmente llegaran recursos a quien los necesita sin tener que desmontar que en realidad no los necesitan. Por fin llegaran los tiempos en que se prestará a los que requieren apoyo, habrá confianza. Sí, créditos fáciles y baratos.
Cuidado, créditos fáciles y baratos.
La reforma nació con estrella y bien apadrinada, que los involucrados la cuiden para que crezca y de frutos, que sea impulsora de desarrollo y no lo contrario, que la cuiden, la nutran ya la protejan de la maldición de la falta de prudencia.

20130509-092628.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: