San Miguel de Allende es número uno

Según la revista Travel and Leisure y por Conde Nast, San Miguel de Allende serà galardonada como la Mejor Ciudad del Mundo por su calidad en el servicio, amabilidad, gastronomía, limpieza, experiencia de compras y movilidad.En 2016, obtuvo el reconocimiento como tercer Mejor Destino a nivel mundial y Mejor Destino de México, Centro y Sudamérica Travel and Leisure. En 2013 ganó el reconocimiento como Ciudad No. 1 del Mundo por la Revista Conde Nast Traveler.

Lo curioso es que en el extranjero aplauden semejante galardón y en México lo vemos con suspicacia. Muchos piensan que es una mención comprada o que hay gato encerrado. Creo que es lo de menos. Lo cierto es que San Miguel de Allende esta de moda y debería tener mejor infraestructura de acceso. Si se le está dando tanta publicidad a esta ciudad que es Patrimonio de la Humanidad p, hay que dotarla de lo necesario para hacerla accesible.

Más allá de cualquier especulación, entiendo los extremos que ven como una exageración semejante nominación, pero también entiendo a quienes estamos de acuerdo. Los que difieren pensarán en París, en Barcelona, en Bruselas y tendrán razón. Sólo que allá la relación precio/beneficio es distinta: se paga más y se recibe menos. Los problemas políticos y sociales espantan al turista. San Miguel tiene una magia maravillosa y eso vale la nominación.

Dice Ramón Zavala que San Miguel De Allende no se termina de conocer. Estoy de acuerdo. Cada que vengo y vengo seguido, hay nuevos cafecitos, restaurantes, exposiciones, oferta cultural. La gente es amable y no es abusiva. Hay para todos, desde ofertas de gran turismo hasta hostales a buen precio. Se camina con gusto por toda la ciudad, aunque el tema de movilidad es un problema. El mejor vehículo son las piernas.

Si vas por ahí, de repente te topas a una pareja de novios seguidos de una procesión que los acompañará al altar, o un grupo de mojigangas, —botargas altísimas— que son hombres, mujeres, calacas, alebrijes, en el centro hay mariachi, tríos, bandas. La gente que camina por ahí va feliz, sonriente y nos hace saber que efectivamente estamos en un lugar súper divertido y mágico.

Es verdad, alrededor de San Miguel de Allende hay un cinturón de miseria alarmante. Pero, más allá se otra cosa, la popularidad de la ciudad puede ayudar a aliviar la pobreza dada la derrama económica que se genera. El lugar tiene estilo. Es una localidad para andar de sombrero y no de gorra. Hay sitios de diversión para jóvenes y los viejos tienen un gran ambiente. Se come bien y se come de todo. Los postres son geniales.

No sé si es justo o no tener el número uno. Eso le queda decirlo a cada quien. Para ello, la mejor manera de verificarlo es venir. Este fin de semana vine con mi hija Dany y nos hemos reído tanto y la hemos pasado muy felices. Eso es la mejor magia del mundo.

Le ganó la risa y estiró la pata (Homenaje a José Guadalupe Posada)

Le ganó la risa y estiró la pata, cuenta una vecina de Jesús Carranza 6 donde se dice que murió el célebre grabador mexicano José Guadalupe Posada, el mismo que creó la famosísima imagen de La Catrina, esa esquelética figura ataviada elegantemente y a la que siempre se le ve sonreír. Lo cuenta y se tapa la boca para que no se note que en medio de la solemnidad de la celebración a ella también le está ganando la risa. Vienen a enseñarnos la placa que van a poner en la puerta de vecindad para ver si nos gusta. No me gusta, está muy seria y él siempre se la pasaba a carcajadas. Si hubieran conocido a Don Lupe, porque aquí todos le decíamos Don Lupe, lo sabrían.
Le gustaba andar alegre, ya sabe, dice la mujer y hace la seña del que empina una botella. Los ojos se le encienden como dos chispas y eleva los hombros. Ni modo que no, esa es la puritita verdad, hace la señal de la cruz y se le lleva a los labios. Era muy simpático cuando andaba alegre. Poquito antes de morir agarró la fiesta el doce de diciembre, para celebrar a la virgencita y se la siguió hasta que llegó al cielo.
¿Sabe? Yo creo que Don Lupe ya había visto la muerte, me cuenta la mujer como quien cuenta un secreto, que sus dibujos no fueron un invento sino purititos recuerdos. Sí. Eso creo. Yo me imagino que entre tantos mareos, porque fueron muchos, no piense que no, entre tantos mareos, se le aparecía la huesuda y juntos se morían de risa. El día que se murió andaba rete contento. Traía la nariz roja y se agarraba la panza, que le rebotaba de arriba para abajo, por las carcajadas que se echaba. Aventaba la cabeza para atrás, como para agarrar vuelo y seguirse riendo sin que le entrara un sofocón. Andaba contando chistes y diciendo picardías. No era serio, me informa, guiña el ojo izquierdo y se retira como si yo fuera el motivo que le quita la atención de la ceremonia. Al verla irse me doy cuenta de que está demasiado flaca.
¿Quién que vea a la muerte, platique con ella y la retrate como lo hizo Posada, podría ser serio?, me pregunto. Veo la placa y también me gana la risa. No vaya a ser que La Catrina se quiera poner seria conmigo.

20130123-103421.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: