Congruencia 

Recorro las calles de la Ciudad de México y me topo con la cara de una presunta criminal a cada esquina. Es verdad que todos tenemos derecho a la presunción de inocencia, pero de eso a toparnos con una imagen que anuncia la serie de la nueva serie de Netflix cuando a la protagonista está acusada de tener nexos con uno de los criminales más peligrosos del mundo, me parece una falta de congruencia terrible.

¿En qué estamos pensando en este país si exaltamos una figura como la de Kate del Castillo? Me resulta tan desagradable ver estos anuncios en los que el título de La ingobernable parece ser un homenaje a una mujer que coqueteó con el mal y a la que se le abrió un expediente por probable lavado de dinero. La señora no andaba en buenas compañías, ni es una blanca palomita que se dejó engañar. Y, en todo caso, es una persona que en este país tiene que ajustar cuentas con la justicia.

Me entristece ver como figuras detestables se convierten en héroes al estilo de Chucho el Roto y se ganan la simpatía de la gente. Platiqué con dos personas que audicionaron para quedarse con papeles secundarios de La ingobernable. ¿Por qué les hubiera gustado participar? La respuesta que me dieron me hizo un nudo en la garganta: es una oportunidad de trabajo que no se podía deshechar y la forma de denunciar lo que está mal hecho. Me enternece que estos jóvenes crean que una serie de ficción contribuye a destapar lo que está mal hecho. Pobres.

Si de denunciar se tratara, debería ser congruente y explicar a carta cabal sus nexos con el narcotráfico. Pero, ahora va por el mundo poniendo cara de inocente, haciéndose la víctima y creyendo que hay más ingenuos a los que les puede acentar un anzuelo mientras abren la boca. Lamento que haya muchos que se ensarten ahí. Por lo pronto, quienes anuncian y quienes toleran esos anuncios ya sabemos de qué lado están. 

Me apena ver el poco respeto que merecen las víctimas del narcotráfico. Los que fueron asesesinados a manos de un sicario cruel son niños, embarazadas, ancianos, hombres y mujeres que encontraron la muerte en forma abominable. Ni él es un Robin Hood ni ella es Lady Marion. Mas bien al revés. México está convertido en una narcofosa. Si rascamos en cualquier lugar, podríamos encontrar restos mortales de alguien. De alguien que desapareció y que puede estar siendo buscado, al que tal vez extrañen, a la que echen de menos. Gente que hace falta. Personas con nombres y apellidos que fueron víctimas.

 Me tranquilizan al decir que pronto quitarán toda esa publicidad, me molesta que no la retiren por incorrecta sino porque se acabará el tiempo que pagaron para anunciar la serie que tiene como protagonista a una probable delincuente. La falta de congruencia es terrible.

Entre cómicos y narcotraficantes

  • Hay líneas muy tenues que ponen a unos en un lado y los separa de otros. Sin embargo, los extremos se tocan y resultan tan similares. Hemos visto como en estas guerras, tanto policias y ladrones tienen una facinación por el mundo de la farandula. Parece que ambos grupos encuentran a la gente del espectáculo como buenos adornos que decoran bien y son una compañía agradable. Resulta que ambos lados de la recta tienen el gusto por las caras que se hacen famosas en las pantallas.

No es nuevo ver fotografias de estas celebridades sonriendo frente a maleantes. Tampoco nos resulta desconocido enterarnos de los que les sucede a estas personas que conviven tan de cerca con narcotraficantes, secuestradores y a ese tipo de finas personas. Lo malo es que la frivolidad exagerada se acerca peligrosamente a la estupidez. Andar de fiesta entre lobos es muy arriesgado.

Los narcocorridos, las narconovelas, los programas de crimen organizado son interpretaciones fantasiosas de las tragedias que   efectivamente suceden a diario. Tristemente, la trivialidad, la ignorancia y la indolencia hacen que personajes como Sean Penn, Kate del Castillo y tantos otros hagan declaraciones en las que ensalzan a un matón y ofenden a las víctimas de estos criminales. Se toman fotos, se hacen videos, brindan y conviven sin reflexionar en el mal que han hecho a sus semejantes. Se arropan en la libertad de expresión y sin reflexionar se arrojan alegremente a los brazos de grupos de alta peligrosidad. ¿Cuántos, creyéndose encantadores de serpientes, han encontrado un desrino fatal?

No me queda claro que querían hacer Del Castillo, Penn y Guzmán en una reunión. Me parece que han de ser muy buenos clientes del Chapo y en esa condición, el señor Guzmán Loera los recibió. ¿Estarían ellos buscando una nueva línea de negocio y él nuevos socios? ¿Buscaban hacerse una fotografía para ponerla en la sala de la casa? Lo más seguro es que estuvieran pidiendo un descuento por volumen para su consumo personal. Sólo ellos conocen sus verdaderas intenciones. Así, a primera vista, no parece que hubieran ido en un afán de catequesis. Sabemos que las drogas destruyen y terminan fundiendo el cerebro y ahí está la prueba. ¿A quién en su sano juicio le parece inteligente exibir que ellos encontraron a alguien que las agencias de inteligencia internacional no ubicaron? ¿Les parecerá muy chistoso poner en evidencia al gobierno mexicano, a la CIA, al FBI, a la DEA, a la Interpol?

No lo es.

Me pregunto si estas personas serán llamadas a declarar por tener nexos con el narcotráfico. Deberían ser llamados a cuentas. Por menos, gente ha terminado viviendo infiernos. Si el brazo de la ley no llega a tocarlos o no los asusta, el lenguaje de venganzas y ajustes de cuentas de los criminales no son actos cómicos. El pozolero existe, las torturas no son parte de un guión de Hollywood, las redes delictivas son crueles y son reales.

Policias y ladrones, cómicos y cantantes no son mundos complementarios. Salir en la tele, ser cantante, actor, no debe constituir un privilegio para hacer idioteces. Lo malo es que eso se está convirtiendo en una práctica común. Lo peor es que los de un lado de la línea todo toleran, los del otro lado, no.

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: