Coronago, Puebla

Hasta hace unos cuantos días, muchos no sabríamos dónde se localiza Cornonago. Sin embargo, en un momento se convirtió en el foco de atención nacional y puede representar el lugar donde se gestó la primera crisis política del gobierno de López Obrador.

Tal como lo declaró Miguel Barbosa, candidato perdedor de la gubernatura de Puebla frente a Martha Erika Alonso, estos son días de expresar solidaridad frente a la pena de la gobernadora de Puebla que murió en un extraño accidente aéreo con su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

Tristemente, las condiciones tan delicadas nos están dando muestras de que además de solidaridad y fraternidad hay necesidad de cuidado político. En los funerales de la gobernadora Alonso y del senador Moreno Valle, le gritaron ¡asesina! A la Secretaria de Gobernación y a la Jefa de Gobierno que pertenecen al mismo partido del perdedor Barbosa y del Presidente de la República.

Ahora, los morenistas se lamentan de haber tenido una actitud rijosa frente a Enrique Peña Nieto al haber contado hasta cuarenta y tres, como reclamando el asunto de los normalistas de Ayotzinapa. Hasta donde entiendo, Peña no desapareció a los muchachos pero la cuenta que quedó pendiente fue la de una investigación que dio explicaciones apresuradas, versiones oficiales inverosímiles y justificaciones facilonas. López Obrador tiene frente a sí un reto de semejantes dimensiones.

Por lo pronto, sabemos que el helicóptero estaba en buenas condiciones, que el piloto era competente y que no hay indicios de explosivos. ¿Entonces, qué pasó? Es preciso clarificar los sucesos antes de buscar sustitutos para la gobernadora. La operación debe ser quirúrgica ya que Martha Erika era una gobernadora de oposición que ejercería rodeada de morenistas. Esto, a querer o no, incita a suspicacias y a sospechas hasta al mejor intencionado.

Los integrantes de Morena deben hacer uso de la prudencia que aquí va aparejada con la inteligencia. El enfrentamiento debe parar ya. Elegir un interino morenista puede generar enconos que tengan repercusiones a nivel nacional.

En Coronago, Puebla se originó una tragedia tristísima que nos invita a pensar en que virtudes como la fraternidad son un buen comienzo para abordar esta crisis.

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: