Lo que está haciendo Netflix

Lo que Netflix está haciendo, debió haberlo hecho Televisa. Pero, parece que la televisora mexicana no se ha dado cuenta de que el mundo cambió y que los formatos se transfiguraron. Sin embargo, la nostalgia y el recuerdo son grandes activos que se pueden explotar. Netflix lo sabe y lo aprovecha en una forma genial. Ademas sigue experimentando.

Lo que Netflix hizo con Luis Miguel fue un gran experimento que revivió a un cantante del que ya poco se esperaba. Tal como sucedía antes, cuando esperábamos el programa del domingo por la noche, cada generación tuvo el suyo —los de de la mía fueron El Hombre Nuclear, La Mujer Biónica, Los Ángeles de Charlie—, ahora jóvenes y viejos estábamos al pendiente de que se liberara el capitulo de Luis Miguel, la sierie. Ahora, ya hay playeras con la frase Coño, Mickey, y en Acapulco todos los antros tocaron las canciones del Sol y en las pantallas se proyectaron videos de sus canciones y el BabyO fue lo que siempre ha sido, el mejor lugar para ir a divertirse en las noches de Acapulco.

La casa de las flores tuvo otro tipo de entrega, liberó los capítulos de la primera temporada de un jalón. Del elenco ni Cecilia Suárez, ni Aislinn Derbez, ni las escenas sexuales me llamaron tanto como la figura de Verónica Castro. La chaparrita de oro de México, a quien recuerdo más que por sus discos o por sus novelas, por su habilidad como conductora de los programas de noche, me pareció uno de los mejores golpes de astucia de Netflix.

Por supuesto, Verónica Castro no defrauda, entrega lo que siempre supimos que seria capaz de dar. Lo que más disfruté al verla nuevamente en pantalla fue esa sonrisa simpatiquísima y esos ojos que aguantan cualquier evidencia del paso del tiempo o del bisturí. La casa de las flores en su primera temporada me hizo sonreír, sin embargo, el acierto de Netflix mas que el contenido, es la estrategia.

Netflix está reviviendo a nuestros iconos mexicanos. Nos pica la nostalgia y nos hace regresar las manecillas del reloj, también tiende puentes entre una generación y otra. Televisa los hizo grandes pero los dejó morir. Hoy, Netflix entiende los signos de los tiempos y aprovecha la ventana de oportunidad que otros dejaron pasar.

Lo que nos dice la feria de electrónica en Las Vegas

¿Quieres ver el futuro? Échale un vistazo a lo que proponen los participantes a la 50 edición del Consumer Electronic Show de Las Vegas. Ahí, los exponenetes nos dan las propuestas que se encontrarán en el mercado en algunos años. Es como meterte a una máquina del tiempo a ver el porvenir, es como asomarte a una ventana y ver lo que va a pasar en algunos años. Claro, muchas propuestas han sido postergadas, otras guardadas en el cajón. No obstante, muchas de las que nos parecían inverosímiles, hoy forman parte de la cotidianidad.

¿Qué proponen en Las Vegas? Belleza con entornos controlados, es decir, aparatos de salud y bienestar. Peines que no sinforman el estado del pelo y nos sugieren qué tratamientos usar, monitores de sueño, ritmo cardíaco, ingesta de calorías, espejos mágicos que nos dan cuenta del estado de la piel, manchas, arrugas, poros… Los niñoa seguirán usando aparatos desde temprana edad, juegos adicionados con realidad aumentada, criaturas rodeadas de cables, sensores, tecnología.Bebés  enchufados a artilugios que nos dicen si está dormido, respirando bien, alimentándose adecuadamente, con la temperatura adecuada, con la vida en orden. 

La movilidad sigue siendo la reina en la exhibición. Los teléfonos inteligentes avanzan y la televisión retrocede. El móvil será el aparato central del hogar. Con ese dispositivo controlaremos el clima de la casa, las cortinas, la cocción de los alimentos, la parilla de la estufa, el flujo del agua en la regadera, será en su pantalla dónde veamos programas, seres, noticias. Jugaremos y viviremos en el teléfono celular.

Los autos se proponen autónomos, la inteligencia humana será sustituida por la artificial al conducir. Los autos seran eléctricos, de una o dos plazas. Pocos tendrán coches propios, se manejará por suscripción. Los colectivos son la forma de transporte sugerida. Los autos familiares desaparecen y los monoplazas y los biplazas son las propuestas. ¿Qué me deja ver todo este mundo del futuro? Un espacio creado para la soledad.

La familia no está en el centro de la imaginación. Me aterra ver que los espacios familiares están anulados. No hay un espacio para conviivr, no hay un aparato que esté ahí para compartirlo en la intimidad del hogar.Ahora, cada quien vivirá a través de una pantalla individual. El privilegio de la creatividad está inclinado al individuo y no a la familia. La colectividad se dará en los espacios como el trasporte público, en dónde, desde luego, la gente irá distraida con lo que le indique la pantalla. 

El aire libre queda en una combinación de realidad virtual mezclada con el entorno. Veremos reproducciones del fenómeno Pokemón Go y a seres humanos caminando ensimismados en una pantalla. El imperio de la realidad fusionada, es decir, una sensación de estar inmerso en varios mundos a la vez. En fin, la apuesta es por la inteligencia artificial por todos lados. La reflexión no está de sobra. ¿A dónde vamos? Los espacios de felicidad, los recuerdos que se forman, el toque humano, los abrazos de la vida real, los besos, el calor de la próximidad parecen amenazados. Las vidas en singular, los integrantes de una familia, los amigos, los vecinos, estaremos más cerca de los lejanos y muy aislados de los que tenemos cerca. 

¿Por qué no se toma en cuenta la importancia del calor humano? Estos creativos, estos ingenieros cibernéticos, estos magos del futuro deben salir al mundo y darse cuenta que hay vida más allá de un laboratorio, de un aparato que puede ocntrolar todo. Es preciso hacerlo ahora que todavía hay quienes queremos vivir auxiliados por los aparatos,  no controlados por ellos. Pero, lo que nos dice la feria electrónica de Las Vegas es que a ellos eso no les interesa. 

Diversiones el Altiplano

Hasta donde yo me quedé, el penal del Altiplano era de alta seguridad. Claro que después de lo del Chapo, las cosas han cambiado mucho. Antes, cuando este penal se llamaba Almoloya, hasta la gente del pueblo se sentía afectada y resentía el nombre: se les relacionaba con el espacio al que iban a dar los delincuentes más malos, los ladrones más codiciosos, los matones más crueles, es decir, lo peor de lo peor. Los mas peligrosos se encerraban ahí. Tanto así, que los habitantes del pueblo se organizaron para solicitar que le cambiaran el nombre y pasó de ser Almoloya al Altiplano. 

Por años nos hicieron creer que ese penal era una fortaleza infranqueable a la que sólo determinados funcionarios tendrían acceso y nos hicieron fantasear en lo que sucedería ahí adentro. Nos imaginábamos una especie de Alcatraz de última generación o de un Sing Sing remasterizado. Pero el Chapo nos destruyó la fantasía y nos avisó que hay puertas más grandes que las de los penales de Jalisco. Fue despedazar el sueño de un búnker como el de la Feme Nikita en México. 

Por si fuera poco y por si no hubiéramos aprendido la lección con Florence Cassez, ahora resulta que esto del entretenimiento le gusta a los funcionarios que deberían estar velando por nuestra seguridad. Me escandalicé cuando vi a Adela Micha con Monte Alejandro Rubido en la supuesta celda del Chapo. Pensé que como este hombre ya se iba, como ya sabía que lo iban a correr, pues se animó a darles más motivos y metió a Televisa hasta la cocina. Pensé que eso no volvería a sucedería jamás.

Ahora me desayuno con que en la primera plana del periódico madrileño El País se revela que ellos también tuvieron acceso a la celda de Joaquín Guzmán Loera. En un reportaje dan cuenta de las condiciones del lugar.  Parece que las puertas del penal de alta seguridad más importante de México resultaron tan grandes y tan abiertas que ahora le damos la bienvenida a cualquiera. En el desastre del sistema penitenciario, tal vez los funcionarios decidieron cambiar de giro, ahora en vez de Penal de Alta Seguridad se imaginan que se trata de una atracción.

Claro, una atracción reservada a unos cuantos. No es para cualquiera, hay que ser una celebridad del mundo del espectáculo para acceder. Pronto veremos fotos de Niurka Marcos o de Paquita la del Barrio posando desde la famosísima celda. ¿Cómo no? ¿Quién no quisiera gozar de estos privilegios? Así se forjan las leyendas, así todos quieren ver el lugar donde vivía Pablo Escobar o el espacio que ocupaba Al Capone. ¿Cómo no publicitar a nuestra propia atracción? 

El Penal del Altiplano se convierte en algo mucho más rentable, es lógico. Si ya probó ser un fiasco como cárcel de alta seguridad, hay que transformarlo en algo que si sirva, en un modelo de negocios que está funcionando, creo que no falta mucho para ser un centro de diversiones. Así, puede que los habitantes de Almoloya quieran regresarle el nombre. ¿O no?

  

Joan Rivers (In memoriam)

Joan Rivers fue una mujer controvertida y provocaba posiciones de extremo. Algunos la odiaban y otros la adoraban, casi todos la conocían y muchos, muchísimos la temían. Fue un verdadero ícono del mundo del espectáculo, un símbolo que supo hacerse un lugar y que supo hacerse notar.
En el universo del espectáculo los juicios sobran, si ella fue frívola, si su profundidad llegó a los niveles de los dos milímetros, si su lengua era mordaz —todo lo cual es cierto—, es lo de menos. Joan Rivers fue una mujer inteligente que supo interpretar los signos de sus tiempos y descifró el enigma del mundo del entretenimiento.
Desde un punto de vista técnico, Joan Rivers es un fenómeno de estudio. Fue en contra de las características esenciales en el mundo del entretenimiento en el que la corta duración de los proyectos y lo efímero es la moneda de cambio. La caducidad de las ideas, programas, personajes está fija en el corto plazo, justo cuando una fórmula parece ser la llave del éxito eterno, llega una nueva idea que revoluciona y cambia a la industria dando un golpe de timón que la redirecciona en sentido opuesto. Durar en el mundo del espectáculo es muy raro. Ella supo permanecer en la preferencia de su audiencia.
La imagino como el capitán de un velero manipulando el timón en medio de un mar embravecido. Se pararía ahí, perfectamente peinada, con la cara ultrarrestirada, con zapatos de tacón De Jimmy Choo y vestida con Vera Wang. Marcando tendencias, dando rumbo y dirección.
Por eso Joan Rivers fue extraordinaria. La mujer tenía más de ochenta años y seguía despachando, activa y vigente. Para ella la competencia de los jóvenes no representó una amenaza; el desempleo, la crisis económica, la desaceleración mundial, no la tocaron. Si bien son muchos los que la critican, también fueron muchos los que la respetaron. Captó audiencias a nivel mundial y lo logró en un mundo distraído por tantos impactos audiovisuales, con públicos volubles que no tienen filiaciones de por vida ni conocen mucho lo que es la lealtad de marca. Es todo un éxito. Más aún, entendió el acertijo y conservó su espacio en un mundo en el que ella representaba lo que ella misma criticaba: la vejez, las arrugas y la edad que a ella no la dobló.
Se fue tal como llegó, con ocurrencias. Dejó instrucciones precisas para su funeral. Pasó de lo kirsch a lo gore con una facilidad increíble. Ella supo en en el medio del showbizz, el espectáculo debe continuar.
Digo que Joan Rivers es excepcional por esto mismo, una mujer inteligente que hizo de la frivolidad su bandera, que tejió un nido de protección con esos materiales de fragilidad absoluta. Hizo del antivalor su sello de agua. Criticarla por superficial es ser insustancial, es caer en lo criticado, es quedarse con los dos milímetros de profundidad que se abominan. Es cierto, ella usó como arma de batalla lo fútil. Sin embargo, en una segunda mirada se descubre a un ser humano que entendió que lo hombre contemporáneo busca: quiere fama, quiere salir del anonimato y hacerse notar, quiere salir del mundo gris y adquirir un color que todos admiren, quiere brillar. Eso no lo logra una mujer frívola, ¿o si?

IMG_1675.JPG

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: