Lo que sucedió en Oaxaca y la respuesta de los intelectuales

Algunos de los mejores cerebros de la Nación firman una carta dirigida al Presidente Peña, al Secretario de Gobernación y al Secretario de Educación que es al tiempo un reproche y una advertencia. Es reproche porque les dicen que los hechos violentos en Oaxaca no debieron llegar a esos niveles, ni debieron cobrar la vida de esas personas. Es una advertencia, pues ponen el dedo en el renglón que más duele, hay que buscar medios de pacificación no de enfrentamiento.

Las palabras de los intelectuales, escuetas, sencillas y claras llevan razón, nada hay peor que sentir que vivimos en un polvorín que está a punto de estallar. Las más malas noticias son las que se manchan de sangre. De eso no hay duda ni hay mucho más que decir. Es el Estado el que debe buscar por caminos pacificos, acuerdos y eencontrar formas para que todos podamos vivir en santa armonia.

En esta condición, la CNTE ha estado violando la letra que ya es ley. La Reforma Educativa esta aprobada y promulgada. Se acabó el tiempo para quienes no quieren tomar en sus manos el borrador, el gis, los libros y ejercer el  magisterio para dose dignamente frente a un salón de clases con alumnos. Maestro es el que enseña, no el que estalla vehículos ajenos, en que toma autopistas, el que vandaliza negocios o el que amanaza con palos y piedras. Eso no es derecho de manifestación.

Tampoco es maestro el que rapa a viejecitos y los hace caminar descalzos, ni el que se roba las cuotas de sus compañeros, ni el que evade impuestos, ni el que vive de un sueldo que nonha devengado. Los maestros no son criminales. Son los que siembran conocimiento y semilla de esperanza en la tierra fertil de la juventud y la niñez. El magisterio ha sido empujado a la calidad de nuevo proletariado, según decía Humberto Eco. Nada los faculta para violar la ley.

Tampoco el pueblo le manda al Estado a salir a agitar el avispero. El Gobierno debe buscar las mejores formas de diálogo y convencimiento. Ni puros palos ni puras mieles han funcionado. Aquí el problema ha sido que el problema se ha dejado crecer y la impunidad ha sido madrina de mucho malandrín.

La Reforma Educativa no merecía tener mártires. No de esta forma ni por estas razones. Pero, a lo largo de la Historia, los sindicatos y corporaciones han sido brazos de gestión política que han sido alimentados para grillar en vez de trabajar. Cuando se les deja de usar, de privilegiar, gritan y braman los estertores de su muerte. Hay que hablar con claridad y hay que ser coherentes. No está nada bien que un tercero vea su auto en llamas, a su abuela sin zapatos, su negocio destruido, su casa llena de basura, a su hijo muerto. No está bien que haya habido muertos en los enfrentamientos contra la CNTE. 

Los intelectuales llevan razón, hay que tranquilizar las aguas. Hay que esperar los peritajes y ver de dónde salieron las balas. Y, más que nada, hay que encontrar la paz que traemos tan extraviada.

La coma de Pitágoras

Pitágoras aseguraba que los planetas bailan en el Universo emitiendo melodías imperceptibles al oído humano. A partir de esta creencia, desarrolló un método de afinación de instrumentos que se utilizó desde su época hasta en la edad media. Su método funciona de la siguiente manera: valiéndose de un monocordio, dividió una cuerda en dos, tres, cuatro segmentos y comparó el sonido producido por  cada una de las partes con el que se producía en la totalidad.

En el sistema de afinación pitagórico,  la escala se construye utilizando exclusivamente quintas perfectas y obliga a cualquier intervalo a expresarse como una combinación de un número mayor o menor, lo que da lugar a la siete notas. Partiendo de una nota base se obtienen las demás de una escala diatónica mayor, encadenando hasta seis quintas consecutivas. El círculo de quintas no se cierra del todo, queda un pequeño espacio, una brecha, porque las doce quintas del círculo no equivalen al unísono ni a la octava. Dicho de otro modo, tal como Pitagoras lo concibió: el encadenamiento sucesivo de factores de frecuencia iguales a 3:2 (la quinta) nunca produce un valor que se pueda reducir a la relación 2:1 (la octava); ningún número es al mismo tiempo potencia de 3 y de 2, salvo la unidad, que representa el unísono. Pero existeuna  solución: La Coma de Pitágoras. La quinta que se usa artificialmente para completar el círculo es una coma pitagórica menor que la quinta justa, y se conoce como quinta del lobo.

Al reducir las doce quintas en siete octavas, el intervalo que se obtiene es una pequeña fracción del tono llamada coma. La coma Pitagórica no se trata de un error ya que si se intenta afinar las doce notas de la escala cromática, mediante el encadenamiento de quintas perfectas, la quinta es incompatible con la octava. Una forma de resolver esta diferencia es dejar la última quinta con el valor residual que le corresponda después de encadenar las otras once. La coma de Pitágoras se le llamó La Quinta del Lobo.  ¿Qué significa la coma Pitagórica? Que no existe una afinación perfecta.

Este problema lo conocían bien los pitagóricos de la antigua Grecia, quienes reconocieron que para hacer música era necesario hacer correcciones a los intervalos puros; de ahí el concepto de la coma pitagórica. Lo maravilloso de este concepto es que nos demuestra que la para lograr la perfección hay que corregir las ideas preconcebidas. O,  desde otro punto de vista, la perfección pura no existe. 

Es decir, no existe pero puede ser lograda con ciertas correcciones. El concepto que sirve para la música, puede ser adaptado a la vida. Cada determinado intervalo, tenemos que volver a afinar, es preciso enmendar ciertos renglones. Analizar, reflexionar y a partir de ello retocar para perfeccionar. 

La Coma Pitagórica es un concepto que nos hace pensar que podemos tocar la perfección pero no en forma permanente, si queremos conservar el estado de pureza necesitamos hacer ciertos ajustes para no desafinar. Al aplicarlo a la vida, un niño debera hacer adaptaciones para la adolescencia, de la misma forma que las hará al entrar a la edad adulta y a la vejez. Una niña no entona si anda con tacones y uñas pintadas, lo mismo que una anciana desafina si usa minifalda y escotes pronunciados. Hay que adaptarse y para ello hay que llevar a cabo modificaciones.

Lo mismo sucede con proyectos de emprendimiento, con planes de todo tipo, con presupuestos, con ideas, vamos, casi con todo. Hay quienes prefieren observar la brecha que no deja cerrar el círculo, hay otros que se anecian, se quedna aprados en una idea fija y no logran afinarse. Hay otros que están dispuestos a ceder ese espacio para enmendarlo y seguir en la armonía que plantean los astros.

La coma de Pitágoras nos enseña a conservar la armonía en el concierto del Universo y a ser parte de la música de los planetas. Nos enseña a que es posible bailar con los planetas, aunque de vez en cuando debamos de cambiar de posición.

  

La voz de los niños

Sin duda, en cualquier tipo de crisis, los que llevan la peor parte son los ñiños. Los menores son los que se encuentran en una situación de mayor susceptibilidad y la principal razón de ello es la debilidad de su voz. Es fácil callar a un niño, basta una mirada dura, un bofetón, una amenaza y se hace el silencio.
Los niños son siempre los más vulnerables en las crisis humanitarias. Los más pequeños son los que están en un mayor en peligro de sufrir enfermedades, desnutrición, explotación y abusos. Muchos tienen que interrumpir su educación y padecen graves trastornos psicológicos. Unicef lanza la campaña Voces de los niños en emergencia para que el mundo escuche sus problemas.
Celebridades como Pau Gasol e Imanol Arias serán parte de esta campaña que, según la agencia de la ONU, “ofrece a muchos de estos menores la posibilidad de contar sus propias historias”. El jugador de la NBA protagoniza el spot, al que también han puesto su rostro y voz otros embajadores de UNICEF como el actor Ewan McGregor (Reino Unido), el futbolista Robert Lewandowski (Polonia), el jugador de baloncesto Bostjan Nachbar (Eslovenia), la actriz Evanna Lynch (Irlanda), el periodista Pavlos Tsimas (Grecia), y la actriz Gaia Amaral (Italia).
El tema aterriza en un momento sensible, el tema de abuso, violencia y marginación a niños y jóvenes tiene índices de crecimiento aterradores. Sucede en Nigeria, en Turquía, en Estados Unidos y en el patio de juegos de escuelas y casas cercanas a nosotros.
Darle voz a los niños es un buen comienzo, ahora necesitamos escuchar. Es preciso poner atención y tratar con delicadeza estos temas. La fragilidad de un menor es una característica que debemos tener en cuenta y el la primera cualidad de se necesita atender.
Padres, escuelas, maestros debemos hacer un frente común y poner manos a la obra. Si queremos un mundo mejor, pacífico y armonioso, debemos propiciar que la niñez sea una etapa gozosa, feliz y no un bastión de guerra en que los juegos se confunden con actos criminales. Es nuestra responsabilidad vigilarlos.

20140526-104650-38810926.jpg

De regreso a lo esencial

Lo esencial vuelve a estar de moda. Existe una fuerte tendencia en el mundo de la capacitación para regresar a las bases que dan sustento al individuo. Grandes empresas, corporativos, instituciones trasnacionales, universidades de primer nivel incluyen en sus programas de formación temas que buscan el fortalecimiento personal. Parece que dadas las circunstancias mundiales crece la idea de mirar al hombre.
Se ilumina la idea de que privilegiando a la persona y su bienestar se aumentan las posibilidades de hacer las cosas bien. El tema nodal es fijarnos más en el desarrollo del capital humano para que a partir de éste se alcancen los resultados deseados. Los indices, parámetros, planes y presupuestos no pierden su importancia, simplemente toman su lugar.
Así, con la persona como centro, se logran los mejores proyectos de desarrollo y crecimiento. Cada día es más frecuente que los programas de formación atiendan temas técnicos, personales y sociales. Los centros de trabajo se ocupan de dar herramientas para que los empleados puedan desarrollar su labor pero, por fin, se llega a la conclusión de que un individuo requiere de armonía para entregar mejores resultados. Por ello, la tendencia es brindar programas que ponderen en igualdad de importancia los aspectos técnicos, humanos y sociales de los integrantes de la empresa, desde la punta de la pirámide jerárquica hasta sus bases.
Los nuevos planes de capacitación incluyen cuestiones académicas que ayuden al individuo a alcanzar una visión de como realizar sus tareas, pero quedarse ahí sería limitar el desarrollo. Entonces se acentúa en primer término al ser humano en primera persona, es decir, se invita a la persona a mirarse de frente, a hacer una autoevalución, una toma de inventario de lo que hay y de lo que no hay en el individuo y se empieza a trabajar para lograr lo que se quiere. Lo que cada quien quiere es un anhelo íntimo, es una conclusión individual que brota de un análisis honesto y que ayuda a alcanzar lo que cada uno entiende como desarrollo.
A partir de lo que cada persona descubre, se integra también la parte social. Se forma un mosaico multifacético en el que la variedad crea el sabor. Se trabaja con los mejores anhelos del individuo y a partir de ellos se alinean las aspiraciones a la visión de la empresa.
Se trata de sumar felicidad al proceso.
La búsqueda de un desarrollo integral de ejecutivos y trabajadores es una preocupación que está dando buenos resultados. Cada vez queda más clara la necesidad de contar con gente que tenga una formación integral que le haga posible ver más allá, que le posibilite una visión global y más humana del entorno.
Se vuelve a lo esencial. Los valores humanos se convierten en la tendencia que está a la vanguardia. Caemos en la cuenta de que el éxito es el balance que se da entre lo que queremos conseguir y la forma de hacerlo.
Las historias de empresas con desempeños extraordinarios se han escrito sustentadas en un buen producto, en técnicas y oportunidades, en conocimientos, sí, sin duda, pero se han afirmado sobre las bases de valores claros y trabajo arduo.
En un mundo tan competitivo es importante manejar adecuadamente la ambición y el deseo de realización. Tenemos que promover una cultura en la que formemos personas integras que tengan empuje, que se atrevan a emprender, a poner en acción sus ideas, a desarrollar su creatividad, que respeten a los demás partiendo del respeto hacia si mismos.
Las nuevas tendencias de capacitación ven que el desarrollo radica en la formación integral del individuo, en la visión institucional para ayudar a las personas a alcanzar el bienestar y la felicidad. A partir de este sustento llegará una derrama natural de entusiasmo y empuje que impactará positivamente a las instituciones y al mundo en general.
Son buenas noticias que las tendencias señalen el camino de regreso a lo esencial.

20131111-075158.jpg

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: