Museo internacional del barroco

¡Ah, qué chula es Puebla! Ayer, fuimos a conocer el Museo Internacional del Barroco, un esfuerzo de los poblanos por mostrar la riqueza de ese periodo artístico en México y en el mundo. El resultado es espectacular en el más literal de los sentidos. Desde el edificio hasta las salas el grandioso montaje hace consonancia con la forma monumental de concebir el arte que se dio en este periodo.

El arquitecto japonés Toyo Ito fue el encargado del proyecto del museo. Por fuera, se aprecia una construcción moderna, vanguardista que llama la atención por lo blanco y redondeado de sus formas. Por dentro, el vestíbulo de doble altura da la bienvenida al visitante. La entrada tiene un precio moderado si se compara con museos internacionales y hay descuentos para maestros, estudiantes, personas de tercera edad. Ito dice: “La arquitectura no es mas que un árbol que debe crecer en concordancia con su entorno” y claramente, su edificio no cumple con esta premisa. El museo destaca en el ambiente de Cholula. Es diferente a todo lo que se ve a sus alrededores.

Las salas de exhibición son modernas, a la última tendencia de la moda museográfica. El visitante tiene a su disposición enormes pantallas táctiles para interactuar y enterarse de lo que fue el Barroco en sus distintas manifestaciones. Hay una sala para pintura, para literatura, música. Sin duda, la más impresionante es la que nos muestra diferentes catedrales barrocas en el mundo. En una proyección monumental, sobre una pantalla cóncava, se aprecian las cúpulas deconstruidas en múltiples elementos que se van integrando al corpus arquitectónico, al tiempo que escuchamos a Haendel. Ahí el ritmo del corazón se acelera y se logra una intención artística y didáctica.

Hay otra sala espléndida en la que hay una maqueta del centro de la ciudad. Al tiempo que se ilumina alguno de los edificios que ahí se representan, se ve una proyección del interior y se disfruta la belleza barroca de cada uno de esos espacios. ¡Qué linda, qué chula es puebla! Las salas en las que podemos apreciar mobiliario, retablos, tienen el auxilio de espejos que dan la opción de ver la reproducción con comodidad sin tener que torcerse el cuello mirando hacia arriba.

Es un museo pensado en el visitante. Es didáctico y busca la interacción tanto como la educación de quien lo visita. De repente, parece que el visitante está en un aula y los anfitriones de las salas son los maestros. Para los que no conocen de arte, es un gran recurso y una atención de un anfitrión mostrando su riqueza. No obstante, puede llegar a ser molesto si la persona es un tipo de visita que gusta de recorrer en solitario y de convivir a solas con las exhibiciones. No te lo permiten, a menos que escapes y te conviertas en forajido. Te buscan y te integran a un grupo, quieras o no. Los vigilantes del museo no permiten que masques chicle y tampoco que veas la exposición en el orden que tú quieres sino en el que debe de ser. No permiten esa libertad.

Insisto, el museo es espectacular, de clase mundial. Valió la pena cada uno de los esfuerzos que hicimos por llegar de la Ciudad de Mexico hasta allá. El tráfico de la salida, las colas eternas en la caseta, las admoniciones de las vigilantes, todo se olvida al salir de ahí queda un excelente sabor de boca. Hay una exposición invitada de ilustraciones hechas por Salvador Dalí sobre la Comedia de Dante que es una de las mejores sorpresas ya que ni Dante ni Dalí pertenecieron al barroco. Está muy bien dispuesta.

El MIB, Museo Internacional del Barroco, es una muestra magnífica de la tendencia que siguen los museos. No es un espacio en el que se conviva directamente con la obra, hay pocas piezas, sino una invitación a visitar los sitios barrocos ya con información que permita el disfrute ya sabiendo lo que se verá. Es un acto de difusión que deja al visitante esa cosquilla para volver y ver.

Anuncios

Volver a visitar

Pueden pasar los años sin que se sienta que pasó el tiempo. Basta volver a los lugares que nos eran cotidianos, a los que acudíamos a diario para darnos cuenta que se movieron las manecillas del reloj. Ya son más de tres años y no había regresado a mi escuela. Creí que no era tanto, pero sí.

Traspasar el umbral de Casa Lamm fue permitir que los recuerdos me penetraran la piel y me habitaran de cuerpo entero. Recorrer los ojos por los rincones, por los techos tan decorados, sentarme a escuchar la disertación de la última de mis compañeras que publicó su tesis doctoral me transportó a los días de gran disfrute.

La mente me llevó a escuchar la voz de María Elena Sarmiento hablar de Lou Salomé, a Merick explicarme porqué le decían así, a Norma Elizondo contarme las razones que la trajeron a estudiar ahí. Mis amigos aparecían tan materializados que podía sentirlos tan cerca como cuando nos sentábamos a escuchar la clase o nos íbamos a tomar café o cruzábamos la calle de Álvaro Obregón a comer ensalada de jitomate y quesillo. El sabor del Alvariño y el de los sueños rotos que se estaban reconstruyendo ahí.

Cada uno hemos recorrido nuestros caminos. Algunos pasos nos han llevado a destinos más lejanos. Logramos el cometido: nos graduamos y seguimos mirando al frente. Pero, volver tiene un gusto sabroso. También un poco amargo. Lo que fue parte de mí hoy esta ahí, en otra forma. Alfredo que siempre nos ayudaba con todos los apoyos técnicos se acercó a saludarme. Le di un gran abrazo. Entonces, sentí esa ausencia de esa patria pequeña y de mi gente tan querida. Entonces, me di cuenta de lo que te quita el paso del tiempo.

Me quitó la inocencia del que escribe sacándose el corazón y escurriéndose las tripas. Me quitó la ingenuidad al creer que escribir era un dictado de las musas. Me retiró la venda de los ojos y las espinas del corazón. Me quitó la fantasía frívola y la ñoñería de la arrogancia.

Y, también pude sonreír. El tiempo me ha dado mucho. Lo que entonces era incertidumbre, hoy es certeza. Lo que se sembró en aquellos años ya está germinando, estamos cosechando. Escribir y leer. Me dio a tantos autores y tantas letras que se han quedado en cientos de renglones. La imagen del pasado me llena de aire los pulmones y el corazón atesora cada día que pasé ahí, desde el primer día cuando entré como perro mojado hasta el último en que salí de la mano de María Elena y Merick cruzando el umbral al mismo tiempo.

Caminé por los pasillos, entré a los salones, fui al baño, toqué la barandilla de piedra, subí los escalones, me enteré de los cambios, movieron la oficina, ya no está el Café de las Musas ni la librería ni la joyería. Ya no estamos. Ya nos fuimos.

Salí sonriendo y con los ojos algo húmedos. Creo esos son los contrastes que se dan al volver a visitar esos lugares tan queridos.

Celebramos dos años. Pretextos literarios por escrito

Después de dos años, seguimos con el mismo entusiasmo. Nuestro objetivo es atrapar lectores para nunca dejarlos ir. El refrendo anual de esta intención nos lleva a celebrar. Elevamos las copas y encantados gritamos ¡salud!, ¡enhorabuena!, ¡qué viva Por escrito! Como en cualquier fiesta de cumpleaños, hubo aplausos, abrazos, risas, canto, fotografías.

También motivos de agradecimiento.

La revista Pretextos literarios por escrito cumple dos años gracias a la generosidad de tanta gente y de tantas instituciones. Nuestros anfitriones de la tarde de ayer —celebramos el aniversario en el Día de Gracias—, la Biblioteca, Ibby México nos posibilitó la reunión en el mejor espacio, en el más congruente dada nuestra misión: entre libros. Escritores y lectores nos encontramos en un espacio que trascendió el ámbito de las letras. Nos conocimos, nos abrazamos, nos tomamos fotografías. Nos transformamos, dejamos de ser renglones y frases para convertirnos en gente de carne y hueso que respira y tiene corazón.

La Universidad del Claustro de Sor Juana ha sido cómplice y simiente. El taller de lectura, el taller de escritura creativa, el taller de apreciación artística siguen abiertos para recibir la curiosidad de los amantes y aventureros de arte. La convocatoria para el ciclo que inicia en enero está recibiendo inscripciones en contacto@porescrito.org

Muchos jóvenes, escritores nóveles, lectores ávidos, gente nueva, los que estuvieron ahí desde el principio, los que ya no están, todos nos reunimos en torno a una revista que germina cada bimestre y se construye de prosa, verso e imagen. La intención de dar a conocer nuevas propuestas está germinando. En el III Certamen literario con el sello de la casa se premiaron textos de España, Bolivia, Chile, República Dominicana, Chile, Argentina, México.

A todos los que con entusiasmo formamos, coordinamos, escribimos, diseñamos, colaboramos y hemos contribuido de manera directa o indirecta en el crecimiento de este proyecto: Millones de gracias. Cada nombre ha quedado ya Por escrito.

San Miguel de Allende es número uno

Según la revista Travel and Leisure y por Conde Nast, San Miguel de Allende serà galardonada como la Mejor Ciudad del Mundo por su calidad en el servicio, amabilidad, gastronomía, limpieza, experiencia de compras y movilidad.En 2016, obtuvo el reconocimiento como tercer Mejor Destino a nivel mundial y Mejor Destino de México, Centro y Sudamérica Travel and Leisure. En 2013 ganó el reconocimiento como Ciudad No. 1 del Mundo por la Revista Conde Nast Traveler.

Lo curioso es que en el extranjero aplauden semejante galardón y en México lo vemos con suspicacia. Muchos piensan que es una mención comprada o que hay gato encerrado. Creo que es lo de menos. Lo cierto es que San Miguel de Allende esta de moda y debería tener mejor infraestructura de acceso. Si se le está dando tanta publicidad a esta ciudad que es Patrimonio de la Humanidad p, hay que dotarla de lo necesario para hacerla accesible.

Más allá de cualquier especulación, entiendo los extremos que ven como una exageración semejante nominación, pero también entiendo a quienes estamos de acuerdo. Los que difieren pensarán en París, en Barcelona, en Bruselas y tendrán razón. Sólo que allá la relación precio/beneficio es distinta: se paga más y se recibe menos. Los problemas políticos y sociales espantan al turista. San Miguel tiene una magia maravillosa y eso vale la nominación.

Dice Ramón Zavala que San Miguel De Allende no se termina de conocer. Estoy de acuerdo. Cada que vengo y vengo seguido, hay nuevos cafecitos, restaurantes, exposiciones, oferta cultural. La gente es amable y no es abusiva. Hay para todos, desde ofertas de gran turismo hasta hostales a buen precio. Se camina con gusto por toda la ciudad, aunque el tema de movilidad es un problema. El mejor vehículo son las piernas.

Si vas por ahí, de repente te topas a una pareja de novios seguidos de una procesión que los acompañará al altar, o un grupo de mojigangas, —botargas altísimas— que son hombres, mujeres, calacas, alebrijes, en el centro hay mariachi, tríos, bandas. La gente que camina por ahí va feliz, sonriente y nos hace saber que efectivamente estamos en un lugar súper divertido y mágico.

Es verdad, alrededor de San Miguel de Allende hay un cinturón de miseria alarmante. Pero, más allá se otra cosa, la popularidad de la ciudad puede ayudar a aliviar la pobreza dada la derrama económica que se genera. El lugar tiene estilo. Es una localidad para andar de sombrero y no de gorra. Hay sitios de diversión para jóvenes y los viejos tienen un gran ambiente. Se come bien y se come de todo. Los postres son geniales.

No sé si es justo o no tener el número uno. Eso le queda decirlo a cada quien. Para ello, la mejor manera de verificarlo es venir. Este fin de semana vine con mi hija Dany y nos hemos reído tanto y la hemos pasado muy felices. Eso es la mejor magia del mundo.

Cumpleaños feliz

Cada cinco de noviembre llega cargado de emociones. Cumplir años es así y la intensidad aumenta con los años. El baúl que contiene los recuerdos se hace más grande y cada año vivido lo engorda más. La tentación que existe cada día de cumpleaños es la de abrir la cerradura del pasado y husmear en lo que había, traer al presente lo que sucedió. Por supuesto, otra posibilidad es mirar al futuro para planear lo que habrá.

Entre ese eje de reflexión andaba cuando mis hijas y mi marido entraron cantando las mañanitas. Pensar en lo rápido que pasó un año más y todo lo que me tocó vivir me lleva a sonreír. El corazón se llena de agradecimiento, pasaron muchas cosas buenas. Abro el cerrojo del baúl y en el balance de lo que entró este año vivido hubo muchas más risas. Las lágrimas me llevan a recordar a mi suegro que partió y nos espera del otro lado. 

¡Abre los regalos!, me dicen mis hijas. Siento miedo de romper las envolturas: ¡pantuflas y Santa Terrsa de Jesús! Abrazos ymás  abrazos. Y tan alta vida espero. Miro al frente, el baúl de recuerdos está lleno de motivos de agradecimiento. El futuro habrá de llegar igual, la mejor manera de predecir el porvenir, es echando un vistazo al pasado. 

Había estado valorando ciertas decisiones que le dieran una vuelta de tuerca importante a la vida, meditando sobre un cambio de rumbo, ¿para qué? Todo va viento en popa, no tiene sentido buscar alternativas,  cuando las cosas van bien. ¿Par qué buscar otros campos si en los que estoy hay flores y frutos? Hay que espolvorear mucha alegria y fertilizar el agradecimiento.

El cumpleaños me lleva a mirar a la que soy y a la que quiero ser. Quiero verme con menos exigencia, con menor severidad. Queiro darme un abrazo grande, cariñoso, ¿indulgente?, amoroso. Como ese que recibí de Carlos a primera hora, lleno de complicidad, o el de Andrea y Dany que llevaba tanta ternura. Rodearme con brazos protectores. 

Por eso, en este día tan lleno de emociones atesorables, miro al Dios de mi vida que para mí se llama Jesús y doy gracias por su generosidad sin límites y por ese amor tan inconmensurable que siempre me ha dado. Con humildad, ofrezco mi frente para recibir todas las bendiciones del cielo. Doblo el cuello para pedir perdón por mis pecados. Abro los brazos para sentir la presencia de los cuatro arcángeles que me custodian, del ejército de ángeles que me protegen, de la muchedumbre de los santos que me aconsejan de la madre María que me arropa. Recibo con emoción la bendición de Dios y me meto a su corazón, que es mi lugar de seguridad.

Con esa certeza quiero vivir y por ello celebro un cumpleaños feliz.

La estupefacción en Puerto Rico

En Puerto Rico se va de la inquietud a la incredulidad. Esto de ser un Estado Libre Asociado los deja con una brecha de identidad terrible. Situados en el medio de ser o no ser parte de la nación más poderosa del mundo, con algo que no se entiende muy bien como la definición de ser un territorio con autogobierno cuyos habitantes viajan al extranjero con pasaporte estadounidense, viven hoy uno de los abandonados más graves de la Historia.

Desde Washington, se les percibe lejos. Son una isla rodeada de agua, dijo el Presidente Trump mostrando los niveles de sabiduría que siempre le han caracterizado, pero dando cuenta de la gran grieta que separa a los habitantes de la Casa Blanca y a los puertorriqueños que hoy parecen mas latinos que otra cosa. Por allá, no les gusta el acento en español y se les olvida que Puerto Rico  forma parte de la nación. Qué los ayuden los que están cerca. 

Tan distantes son percibidos que si un huracán los devasta, no encuentran forma de auxiliarlos rápidamente. Han de creer que, como están tan cerca de Haití y de Dominicana, son más hermanos de estos que de aquellos. Puerto Rico se ve tan fuera de la mirada estadounidense, tan poco enfocada por la gente en Washington, tan apartado de Capitol Hill, tan separados de su madre patria continental que los dejan a su suerte mientras se entretienen con temas deportivos que les resultan más urgentes.

¡Qué desilusión deben sentir en Puerto Rico! Borinquen, la tierra del Edén, la Preciosa te llaman los bardos que cantan tu historia. No importa el tirano te trate con negra maldad. Nunca la música pudo encontrar mejores palabras para expresar el sentir isleño. Porque, como cantan en el Caribe, como los propios puerto riqueños sienten en la letra de su segundo himno: Porque ahora es que comprendo, Porque ahora es que comprendo,Que aunque pase lo que pase, Yo serepuertorriqueño, Yo seré puertorriqueño, Por donde quiera que ande, ooohhh,Por que lo llevo en la sangre, Por herencia de mis padres,Y con orgullo repito:Yo te quiero Puerto Rico…Yo te quiero PuertoRico,  Y por eso es que me nace hoy, Dedicarle este canto, A ese noble jibarito Raphael, Y a mi isla del encanto.

Pero, en el lejano continente esos ritmos no resuenan ni significan gran cosa. Es muy triste ver como los latinos nos condolemos con la angustia hermana, mientras la tierra que les da nacionalidad los ignora desde una posición en la que se deshonra un compromiso. Duele ver al gobernador pidiendo ayuda, indigna ver a la alcaldesa de San Juan suplicando atención y atestiguar como la que ellos pensaron que seria su patria, hoy les voltea la cara y los deja a su suerte.


 

México sobre una laguna

El ombligo del mundo que los aztecas buscaron desde Aztlán, lo vinieron a encontrar sobre una laguna. El símbolo tan ansiado del águila devorando a la serpiente, estaba en un nopal que creció en un islote y los peregrinos indigenas con fe absoluta en la figura que hoy da identidad al país entero, decidieron asentar su civilización en un espacio con agua. La belleza de lo que crearon nuestros antepasados sorprendió a tal nivel a nuestros conquistadores que la llamaron la Ciudad de los Palacios. Pero, los aztecas no eran estetas nada más, parece que fueon muy inteligentes. 

Según científicos del Cinvestav, aquella laguna y toda esa agua que nos empeñamos a entubar y hundir en el subsuelo hoy nos sirve como una especie de Tamper protector. De acuerdo con Wen Yu Liu, Jefe del Departamento de Control Automático del Cinvestav, para contrarrestar los eventos la decisión de construir sobre una laguna fue un gran acierto, espacialmente al tratarse de terremos que se encuentran en una zona telúrica. ¿Qué es un Tamper? Son swithces se pueden encontrar en diferentes dispositivos electrónicos, como detectores de movimiento, paneles de alarma, paneles de detección de incendio, controles de acceso, sirenas, cámaras, etc.

Algunos detectores y en muchos casos el mismo panel de control incorporan un par de terminales llamados Tamper. Estos son dispositivos que atemperan y amortiguan en caso de una situación de daño. Estos interrumptores operan  cuando alguien intenta quitar la cubierta del detector o en el caso del panel intenta abrir la tapa de la caja frontal, se abren dando condición de alarma. Estos contactos deben ser conectados a una zona de 24 horas del panel de control y es recomendable usarlos para evitar sabotajes del sistema cuando está desactivado.
La laguna de Texcoco funciona como un Tamper natural que sirve al mismo tiempo para ayudar a dar una alarma que para amortiguar la intensidad de onda de un movimiento telúrico, que según Yu Liu, si no existiera esta capa de agua en el subsuelo, los terremotos alcanzarían grados superiores. Hizo hincapié en la importancia de cuidar en la capital mexicana uno de los mayores tampers naturales con los que se cuenta; es decir, el agua que aún existe bajo la ciudad, pues de acuerdo con la opinión de algunos expertos mundiales en el tema de ingeniería, este líquido amortigua los movimientos telúricos. El científico señaló que hasta el momento los terremotos no pueden evitarse ni pronosticarse con mucha antelación, pero pueden implementarse medidas preventivas que harán que se reduzcan los riesgos potenciales.

A partir de estas observaciones, en Cinvestav está desarrollando un sistema de construcción que estabilice las estructuras durante el movimiento de la tierra por medio de dispositivos con tampers. Pero, lo importante es resguardar nuestro propio amortiguador que está hundido en el suelo. Esa herencia que nos dejaron nuestros antepasados y que como tesoro perdido, hoy que lo hemos encontrado, debieramos valorarlo y cuidarlo.

Espacio para llorar

A una semana del sismo del 19 de septiembre, después del susto, de las prisas por ayudar, de la necesidad de sostener la esperanza en alto, de la urgencia por dar, llega el momento de inclinar la cabeza, de llevarnos las manos al pecho y de dar tributo a los caídos.

Algunos, pensarán que todavía no es tiempo, que hay que seguir escarbando en los escombros, que es muy pronto. Tendrán razón. Tendrán toda la razón. Sin embargo. Llega un momento en el que debemos desatar el nudo que tenemos en la garganta para dejar fluir el llanto.

Todo sucedió tan rápido que ni tiempo nos dio para despedirnos. Andabamos tan ocupados tratando de servir en algo, que no hemos encontrado el momento para decir adiós. Por eso, la idea de formar un memorial de flores y mensajes dedicados a los trescientos veinte —o más— que perdieron la vida a causa del sismo es para apaludirse, para respetarse. 

Un grupo de floristas organizó en el Parque México un vergel para darle espacio a todos los capitalinos donde llorar. Lo mismo los que ayudaron donando, que los que perdieron a un ser querido, los que pusieron sus manos o contribuyeron con talento, todos podemos participar, ir a colgar una nota de solidaridad a los deudos, de ánimo a los desalojados, de pena extrema, de luto. 

Habilitaron un espacio para llorar.

Para dejar que se vacíe el cuerpo de la perplejidad que nos dejó este temblor, que se nos salga la amargura, que se viertan lágrimas. Que nada de eso se quede adentro porque le quita espacio al recuerdo de los que se fueron, al agradecimiento para los que ayudaron, a la admiración frente a tanta solidaridad.

Entre la solidaridad y la rapiña

En México, la mayoría nos tomamos de la mano frente a la adversidad. Unidos le damos cara al dolor, a la destrucción, a los escombros, al polvo, a la muerte. Pero, también existen los contrastes. La realidad nos pone frente a lo mejor y a lo peor que tenemos y una raya separa claramente a los mejores de los peores. Por fortuna, la multitud de gente maravillosa supera a la minoría de abusivos, de estúpidos, de rateros, de chistosos que abusan del dolor ajeno.

Las redes sociales jugaron, frente a la tragedia del terremoto vivido el martes pasado, un lugar preponderante. En segundos, sabíamos dónde hacía falta ayuda y manos solidarias se hacían presentes sin mayor trámite que la convocatoria. Tristemente, algún payaso ponía información falsa. Gente con palas, picos, guantes de carnaza, comida, agua, llegaba para encontrarse que ahí no se necesitaba ayuda, que algún pasado de listo quiso reírse de la buena voluntad y mando una alerta de ayuda a un lugar en donde todo estaba bien. Lo peor era el descuido con el que la gente replicaba esa información sin verificar si era cierto o no.

Hubo alertas de destrozos en vigas del segundo piso, peticiones de peritos para casas que no existían, listas de desaparecidos con nombres falsos, derrumbes que eran falsos. Mentiras viles. La onda expansiva de la desinformación se hacía más grande porque, en una necesidad genuina de ayudar, se propagaba la necedad de algún imbécil, que en la insensibilidad frente al horror se moría de risa, sin  que hubiera freno. Los memes aparecieron y afortunadamente, no han sido tantos.

Hubo topos falsos, binomios de perros que no estaban entrenados, gente que quiso meterse a los derrumbes con chalecos falsas, noticias adulteradas que se difundieron, nombres de niños que no existieron. Por eso, de repente, había personas que se ofrecían a llevar los víveres que habían comprado, o centros de acopio que se formaron de manera espontánea y la gente prefería llevarlos personalmente para verificar que todo llegara a buen puerto, o de plano entregarlo en manos del Ejército o a las universidades para que no se hiciera mal uso de la ayuda.

Sí, seguimos creyendo en el Ejército y en la Marina, que han sido héroes que siguen trabajando día y noche para encontrar vida..

Lo asombroso era ver como las filas de gente que quería ayudar, las pilas de comida, medicina, agua, ropa que se formaban en los centros de acopio. Era tanta que conmovía el corazón. Pero, una línea divide y pone a la gente en lugares distintos. Por suerte, la solidaridad opaca a la rapiña. Las justificaciones de los que difundieron noticias falsas, no valen. No se puede jugar con la buena voluntad de la gente.

Infatigables 

Infatigables, así son nuestros héroes. Gente espontánea que se une a los escuadrones de ayuda y se convierten en rescatistas para apoyar a las víctimas. Unos preparan comida, otros corren a comprar víveres, otros ofrecen manos para clasificar la ayuda, otros orfecen mirada experta, opinión profesional, otros ponen las manos, otros talento, todos hacemos lo que mejor podemos con el corazón en la mano.  

Lo mismo los topos que militares que gente de la Armada de México e integrantes de la Sociedad Civil trabajan a pleno rayo del sol, en la oscuridad, entre polvo, bajo la lluvia, todos estos héroes mexicanos han dado su apoyo en forma masiva, a tal nivel que los centros de acopio y brigadistas han comunicado que ya no se requiern voluntarios. En la Ciudad de México, hay personas que hacen fila para empezar a ayudar.

El entusiasmo de los jóvenes emociona hasta los huesos. Se organizan en brigadas, forman líneas de producción, ayudan, se pintan en los brazos nombres, tipo de sangre, modos de identificación. Me asombra ver la forma entregada en la que se ofrecen manos y recursos. En medio de la desespeación, inyectan esperanza.

Los perros han sido rescatistas maravillosos. Estos animalitos son generosos y eficientes. Todos trabajan contra el tiempo. Las maniobras son cada vez más complicadas, más precisas, mas delicadas, en fin, más lentas. Frente a la impotencia de querer ayudar, de apresurarse y no poder, los héroes ponen sus fuerzas, su trabajo, au entusiasmo, sus oraciones, su esperanza.

La fatiga que provoca tanto dolor, no quita a nadie el impulso para poner su grano de arena. Restauranteros ofrecen café y pan, las filas son larguísimas y son para ofrecer ayuda. Los escombros nos abuman, la solidaridad que no acaba, nos conmueve. Nos unimos y si se eleva el puño cerrado, nos callamos. El silencio que se indica con el puño en alto, nos genera esperanza.

No nos podemos quedar sin hacer nada, es lo que decimos todos. Aplaudimos al Ejército y a nuestras Fuerzas Armadas, a nuestros Topos y por fin entendemos que todos somos héroes frente a la desgracia. Infatigables, eso somos hoy en México.

Anteriores Entradas antiguas

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: