BoJack

Bob-Waksberg,R. (2014), Bojack Horseman[Serie], Netflix

Cuando una serie te mantiene al filo de una crisis de nervios porque no sabes si odiar o amar al personaje, cuando te tiene pegada a una pantalla en vez de salir a caminar y prefieres dejar de leer por ver un capítulo tras otro no hay duda de que estás frente a una magnífica pieza de creatividad. Eso es BoJack Horseman.

Debo confesar que no la empecé a ver desde el estreno de la primera temporada, sino que la descubrí gracias a una recomendación que me hizo mi hija Dany. Claro que caí irremediablemente hechizada desde el primer capítulo que vi. Me tuvo enganchada varios años. El guión me sorprendió, la trama me intrigó, el protagonista me enganchó, odié a muchos de sus personajes y a otros los adoré. Con algo de pudor, debo de reconocer que me identifiqué muchas veces con algunos personajes y con el mismísimo BoJack.

Dijo Carlos Fuentes que después de leer un buen libro no puedes volver a ser la misma persona que antes. No soy la misma después de ver BoJack, nadie puede. La serie se te mete en la cabeza, en el corazón y entre la piel. Como sucede cuando estás enganchada con un gran libro que quieres que nunca acabe pero mueres por saber cómo será el final, así me pasó con esta magnífica serie.

La creación de personajes fue magnífica, igual que los dibujos y el enfais en la personificación; los tickers de tiempo estuvieron bien logrados, el desarrollo de la serie, el ritmo, las elipsis y prolepsis, las vueltas de tuerca fueron geniales. BoJack me hizo reír y llorar, claro está, sin embargo, lo que mas me generó esta serie es admiración.

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: