Una piedra en el camino

Las personas que les gusta caminar como deporte saben de la importancia de cuidar el andar ya que de ello depende que puedan avanzar en el camino. Tan importante es que alguna ocasión escuché a Ana Guevara decir que lo más importante de su equipo deportivo eran los calcetines, ya que si se le hacía una arruga o un doblez, eso se transformaba en una ampolla que le podría molestar y eventualmente, repercutir en sus resultados. Si una simple arruguita puede generar efectos nocivos, imaginemos lo que sucede con un pedrusco en el zapato. Me temo que la 4T se acaba de echar una Piedra al camino.

              La postulación de Rosario Piedra Ibarra a la CNDH ya era un tema que le alzaba las cejas a propios y a extraños. La forma en la que transcurrió la votación que la convertiría en la titular de la Comisión fue desaseada, por decir lo menos. La ceremonia de embestidura se llevó a cabo en un desorden terrible. No fue agradable ver a legisladores gritándose unos a otros, tirados en el suelo, empujándose, mientras la Ombudsperson protestaba “guardar y hacer guardar” entre empellones, insultos de uno y otro lado: desorden absoluto. Ver a la defensora de los derechos humanos en esa condición, me recordó a Felipe Calderón tratando de asumir la presidencia. Hasta ahí, muchos podrían ver la anécdota con muchas aristas que van desde lo vergonzoso hasta lo irritante. Sin embargo, lo que hace que se nos caliente la sangre y llegue al punto de ebullición son las palabras de la persona que se supone estará ahí para defender al pueblo.

              Indigna ver la arrogancia y la indolencia con la que se refirió a los asesinatos de periodistas en este país. México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. Elevar la pluma y emitir una opinión nunca había sido tan riesgoso. Hay gente que ha empeñado la vida y la ha dejado en prenda. El oficio ha cobrado y el cobro no ha sido dulce: muchos han sido asesinados frente a sus familiares, delante de sus hijos, mientras llevaban a los niños a la escuela, iban a hacer la compra o caminaban en la calle. México fue calificado por la organización Reporteros Sin Fronteras como el país sin guerra más peligroso para ejercer el periodismo, sólo por detrás de Afganistán y Siria.

              México tiene el lugar 144 de 180 entre los países de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019. Según datos de la organización defensora de los derechos de periodistas, 99.3% de los asesinatos de periodistas no se investiga de manera exhaustiva, imparcial y objetiva. Es decir, si un periodista es asesinado, lo más probable es que su crimen permanezca impune. Hay necesidad de poner el dedo en el renglón y si la persona que debe ejercer el rol de defensora muestra tan poca sensibilidad, ¿qué se espera? No vemos un futuro muy agradable. Parece que nos estamos topando con una piedra en el camino.

              ¿Han asesinado periodistas? puede leerse como una pregunta cínica, estúpida o que proviene de una mente que está desconectada de la realidad. Muchos tratarán de justificarla y dirán que se puso nerviosa y no supo que decir. Pero, como lo dice la Ley de Murphy: Cuando algo puede salir mal, seguro saldrá peor. “O sea, no. Yo he visto y lo que pasó en otros sexenios”, remató Piedra. Con esa costumbre aleccionadora de la 4T, en la que todo sucedió antes y lo de ahora no pasa, no es mi responsabilidad, no es mi culpa. Es muy triste ver que esa es la postura de la persona que deberá defender a las víctimas.

              Más allá de posturas políticas, de filias y fobias queda el dolor de las víctimas y la poca esperanza que hay de que esos crímenes vayan a tener justicia. La impunidad es lo que está descomponiendo el tejido social y lo está acabando. La relevancia del Ombudsperson es que su papel es velar por las víctimas y pelear por la salvaguarda de sus derechos. Para ello, hay que tener en el radar a las personas que padecen. Lo menos que podemos pedirle a la persona que funja como titular de la CNDH es sensibilidad al dolor y empatía, no posturas defensivas y discursos doctrinantes.

              Rosario Piedra Ibarra le hace honor al apellido paterno. Se ha convertido en una piedra en el camino de muchos: de las víctimas en general, de los periodistas en particular, de la 4T en específico y del Presidente López Obrador en concreto. Hay que cuidar el andar para poder avanzar en el camino.

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: