Asociaciones judías elevan la voz a favor de los niños migrantes separados de sus familia

La nota la tomo de Jerusalem Post, Donald Trump está logrando lo insólito. Está uniendo al mundo en una ola de indignación y protesta en contra de los actos de crueldad que se están perpetrando en contra de criaturas inocentes. Por ejemplo, veintisiete grupos judíos -incluyendo, una rara muestra de unanimidad y liderazgo de los cuatro principales movimientos religiosos judíos estadounidenses- firmaron una carta abierta a Sessions denunciando la política de la Casa Blanca, diciendo que “socava los valores de nuestra nación y pone en peligro la seguridad y el bienestar de miles de personas”. La declaración es dura y es vehemente, deja ver que se han abierto heridas que el paso del tiempo no borran no se deben olvidar.

“No he visto nada como esto en este campo desde que salió la primera orden ejecutiva”, dijo Mark Hetfield, presidente de la organización nacional HIAS, en referencia a la prohibición de viajar de enero de 2017 a siete países musulmanes. Casi todos los principales grupos judíos estadounidenses se opusieron a esa política también. Esta administración está desorbitada, desbordada, desordenada, es momento de alzar la voz.

Rothschild, un demócrata, dijo que debido a que la separación familiar es un resultado de la política federal, no hay mucho que pueda hacer directamente como alcalde de Tucson para obstaculizarlo. Pero firmó una carta conjunta este mes con los alcaldes de Los Ángeles, Houston y Albuquerque, Nuevo México, calificando la política de “cruel”, “moralmente reprensible” y “completamente inconsistente con nuestros valores de decencia y compasión”. Aunque Arizona como estado tiene una historia de estricta legislación de inmigración, Rothschild dice que sus electores se oponen en gran medida a la política de separación familiar. “Tenemos una comunidad donde muchas personas tienen amigos, familiares y parientes que viven en ambos lados de la frontera”, dijo. “En Tucson, el consenso abrumador es que estas son malas políticas”.

Uno de los constituyentes de Rothschild es Alma Hernández, una mujer judía mexicano-estadounidense que se postulará este año para la Cámara de Representantes de Arizona. Hernández, de 24 años, renunció como coordinador del Consejo de Relaciones Comunitarias Judías de Tucson para postularse para un cargo. Este año, al percibir la falta de acción política progresiva de la comunidad judía establecida, cofundó el grupo activista Tucson Jews for Justice, que planea participar en mítines contra la política de separación y otros asuntos.

El mundo siente que el estómago se revuelve frente a hechos tan atroces y crueles como si se tratara de una guerra en la que la debilidad del adversario impulsara los peores instintos. No hay nobleza. No hay moral. No hay entrañas. Sé que esto no es una novedad, que se hacía en el mandato de Obama, pero ellos tuvieron el pudor, la hipocresía, o la prudencia de no presumirlo. Esta administración se regodea en sus actos y muestra al mundo todo lo que se requiere para indignar y repudiar.

Anuncios

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: