Graduaciones 

Se supone que las fiestas de graduación son celebraciones por un logro académico. Se trapasa un umbral de formación que ayuda al individuo a ser una mejor persona. Usar toga y birrete es un orgullo que no muchos pueden experimentar. La toga es una prenda que comenzó a ser utilizada por primera vez en la Roma republicana como símbolo de rango entre los ciudadanos de la República. La Toga romana era una prenda semicircular, voluminosa y elegante, que originalmente se utilizaba como prenda diaria de uso común y que  para usarse en las sesiones del Senado o en ceremonias solemnes. 

La Toga como prenda universitaria, comenzó a ser utilizada en el siglo XI, cuando la Universidad de Toulouse en Francia, la adoptó como atuendo para distinguir al Rector y a sus Consejeros; en la Universidad de París, fundada en 1231, se instituyó y reglamentó por primera vez, como una prenda para resaltar a quienes la institución los había distinguido con reconocimientos, grados y dignidades propias de su trayectoría académica. De esta forma y a partir de ese momento, fue adoptada como símbolo de dignidad en diversas universidades del mundo.

El birrete es el signo de los eruditos, por años fue reservado únicamente para quienes tenían el grado de doctor. Un erudito es quien demuestra tener conocimientos sólidos en una o varias disciplinas. Es decir, es gente que pertence a un grupo selecto que se distingue por su saber. Es decir, son sabios. Un sabio es prudente, es juicioso. Por eso, ver a escuincles con toga y birrete sorteandose a golpes, me resulta verdaderamente indignante. 

Más allá de los acontecimientos diversos —eso es lo lamentable— y de los chismes y las fotografías, está el reflejo de aquello en lo que nos estamos convirtiendo. De repente, un puño se estrella en la cara de un muchacho que ni es de los graduados, ni estudia en esa escuela, ni era invitado, pero ahí andaba viendo, junto con un grupo de amigos si se podía colar. Pudo hacerlo. Él y sus amigos se colaron. Anduvieron por ahí, gozando de la fiesta, de la misma forma en que lo estuvieron haciendo varios grupos de colados, hasta que se armó la gresca. 

Hay tantas preguntas que contestar. ¿Dónde está la seguridad de los salones de fiestas? En estos lugares debe haber perosnal que resguarde cada festejo y evite problemas. Brilló por su ausencia. Además, quisiera saber que prurito primitivo provoca a ir a meterse donde no te llaman para causar problemas y buscarse broncas. Y, ¿qué pasó con la prudencia de  los sabios de toga y birrete? Mas que perosnas ejemplares, parecían gorilas embravecidos, empequeñecidos por sus impulsos y envilecidos. 

No fueron sólo dos escuelas de gente rica, han sido varias. La cuestión es que hay gente que le gusta causar pleitos y otra a la que le fascina pegarse a golpes. Es una pena. La toga y el birrete envilecidos por aquellos que se supone son los sabios de la sociedad. Una  pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: