Cuando las fallas en la prudencia cuestan vidas

Algunos líderes de naciones poderosas no son prudentes. La llegada de Donald Trump afectó al mundo y por instantes la prudencia no fue un valor apreciado. Actuar con precaución se sustituyó por movimientos atropellados. La Primer Ministra de Gran Bretaña llegó a trompicones a Washington a tomarse la foto con el flamante Presidente de Estados Unidos que se estrenaba en la oficina. A la pobre Theresa May le ganó la ansiedad de querer agradar a un hombre que sabe poco de moderación al hablar y al actuar. Hablaron y hablaron, se contaron secretitos y se sacaron la foto. Ella se regresó a Londres, el se quedó en la Casa Blanca. Ya se están pagando tristes consecuencias de esa ausencia de reflexión. En la tormenta, cuando todo se desajusta, los movimientos deben ser lentos, cautos.

Desde Londres, las cosas se ven más grises. Las nubes que se reflejan en el Tamesis se ponen del mismo tono que el ánimo de los ingleses, ellos tan cautos, tan exactos, tan discretos, se den sentor muy incómodos ante la estridencia que se produce por la falta de comedimiento. La vulgaridad siempre les ha puesto el pelo de puntas pero, eso es una cosa y otra distinta son los temas que ponen en riesgo a la población.

De acuerdo con el periódico The Guardian, Theresa May confrontará a Donlad Trump por el flujo de fuga de información crucial de inteligencia que devino del ataque en Manchester al finalizar en concierto de Ariana Grande. La flema britanica arde en coraje. La policía y los oficiales del Reino Unido están furiosos al ver que The New York Times pubicó fotografías forenses de la sofisticada bomba que estalló en la Arena. Temen que al publicar la información se haya comprometido la investigación. ¿Por qué habrá hecho algo así? ¿Es frivolidad o estupidez extrema?

Ha habido una serie de fugas de información confidencial a medios de comunicación estadounidenses que vienen de fuentes de inteligencia de Estados Unidos.  Información que se comparte en forma natural entre aliados que buscan cooperación entre naciones que tienen como fin común luchar contra el terror. En la tragedia, la indiscreción cuesta vidas, genera vulnerabilidad. “Las imagenes que salen del sistema de inteligencia de los Estados Unidos son inaceptables, son faltas de respeto a las víctimas”.

El buen juicio, la moderación son valores que a principios de año estaban despostillados. Las ofensas que resultaban tan chistosas, las miradas de desprecio, los sentimientos de superioridad, vuelven a tomar el lugar que les corresponde. El tema de líderes que no son prudentes es muy serio. Los Estados Unidos y la Gran Bretaña lo están padeciendo y el mundo entero con ellos. Sin embargo, parece que todo volverá al lugar del que jamás debieron haber salido. 

Tristemente, las fallas de prudencia ya costaron vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: