Lengua larga

Mientras en el mundo siguen sucediendo cosas terribles y el número de víctimas se inocentes se multiplica, mientras el terror va ganando terreno y cada día nos enteramos que en Suecia, en Siria, en Egipto, en Londres, en Berlín, en Niza ya pasó algo, mientras en un lugar de oración gente de buena voluntad se reune y encuentra la cara del mal, un sujetillo de lengua larga elige mal las palabras que suelta frente al micrófono y desata la ira de las redes sociales.

Marcelino Perelló Vals es de esas personas que como Castro, Chávez o Maduro encontraron cobijo y justificación bajo el manto protector del comunismo. Entonces,  con la redención que les da el color rojo, hacen y deshacen a placer y cualquiera que los critique será tachado de arbitrario, intolerante, de tener mente cerrada y de atentar contra la libertad de expresión. Estos tipejillos son zorros astutos que se fían del fanatismo de sus seguidores y explotan la mina desde la comodidad de su mediocridad. No hay forma de explicarse cómo una persona con un discurso tan arcaico siga teniendo plataforma y adeptos aue los celebren con amor tan ciego.

Claro, esta forma de vivir va apadrinada y protegida por mafias que complacen y se aplauden entre ellos. Son grupos de amigos que se ríen de sus fechorías y se justifican sus estupideces. Pero, por suerte, los tiempos cambian y no hay forma de tapar el sol con un dedo. Marcelino Perelló Vals se equivocó al creer que podría salir avante después de haber abusado de la prerrogativa del micrófono. No se trata del lenguaje tan vulgar y las palabras tan desatinadas que empleó, ni se trata de la necedad con la que insistía sobre el tema a pesar de que una voz lo intentaba moderar, se trata de que con su dicho se retrató de cuerpo entero en la estación de radio de lo que se conoce como la máxima casa de estudios de México. ¿Son esos los valores que hacen que por la raza hable el espíritu? Seguro va en Sentido contrario, como nombró su extinto programa de radio.

Tardaron más de una semana en echar a la calle a un patán que expresa la exquisitez del lenguaje que es propio de una pulquería y no de una estación de radio universitaria. La impasividad de quienes quisieron esperar y ver si con el tiempo las redes sociales se aplacaban y se olvidaban de un idiota que habla por hablar, que se refiere de algo tan delicado como es el tema de la violación con el tacto de un cerdo, me llena de indignación. El juez Porky, Marcelino Perelló Vals y todos los que se refieren al caso de los Porkys justificando el proceder de una banda de puercos que tocaron y penetraron a una menor de edad, dejan claro que tienen la lengua larga y el cerebro de hormiga, además de exponer una mente llena de conceptos retorcidos.

La cara abotagada, voz aguardientosa de Perelló Vals, la forma en que artículaba las palabras, los argumentos en los que sustentó su opinión y las bases sobre las que edificó el panegírico de los Porkys me hace sospechar del estado de intoxicación avanzada con la que el señor tomaba el micrófono. Seguro dejó el apararo impregnado del tufo pestilente que sale de su cavidad bucal. Luego, sus compadres empezaron a defenderlo: no es para tanto, no hay que crucificarlo, así es él, ya lo conocen. Por suerte, los tiempos han cambiado. Cada cadáver que contemplamos a diario, cada acto de horror del que nos enteramos, cada persona maltratada merece que elevemos la voz con un: ya basta. La pasividad cobra vidas, la pusilanimidad tiene responsabilidad frente a las víctimas. 

A quienes quieran defender a personas como Perelló Vals les digo que sujetos así convierten el ejercicio de la libertad de expresión en una actividad peligrosa. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: