Todoterreno 

Resulta que los ataques de Londres fueron perpetrados por un inglés que nació en Kent y vivía en Birminghan pero se llamaba Khalid Masood. Con independencia de que la inteligencia del MI5 haya hecho un hueco por el que se les pasó vigilar a un hombre que ya había cumplido condenas por varios delitos violentos, me resulta increíble pensar en las formas tan rudimentarias con las que el terrorismo se ha sofisticado.

La vigilancia ha estado tan endurecida en los puertos aéreos que se ve muy complicado que se vuelva a utilizar un avión para causar daño. Ahora, las formas de destrucción son tan ordinarias como una todoterreno que puede ser rentada por cualquier ciudadano del mundo que tenga una licencia de manejo. Eso, adiciona una complicación ya que estos documentos son muy fáciles de falsificar. Evidentemente, la complicación es para las autoridades y una facilidad para quienes quieren hacer mal sin ser identificados. Pero, sí fue identificado. Lo malo fue que lo hicieron ya muy tarde.

¿Qué va a suceder ahora? Arrollar a inocentes parece ser la práctica gustada para generar terror. Los expertos podrán decir que esos ataques tienen menos alcances que los que se lograban con otro tipo de operativos, que son menos espectaculares y que eso es bueno. Sí, aunque, una todoterreno lo puede tener casi cualquiera. La tiene una familia para ir a pescar, una madre que recoge a sus hijos, un joven que va con sus amigos a hacer senderismo, insisto, casi cualquiera. Ahora estamos entrando a una etapa en que los elementos de la cotidianidad pueden ser un arma destructiva.

Cuidarnos hasta de las personas que empuñan una cuchara me parece un futuro poco halagador. Con la estridencia que trae consigo el miedo, ante la tristeza de ver la bandera inglesa a media hasta, con el asombro de ver a Theresa May descolocada y con la voz rota, dejamos de oír la propuesta de la OCDE que nos habla de inclusión. Es difícil entender, después de un estallido de odio insensato, que lastimó a inocentes y se llevó la vida de quienes tuvieron la mala fortuna de estar ahí, pero es cierto. Incluir para avivar el desarrollo es la forma de construir un mundo mejor.

El fertilizante para transformar las diferencias en concordancias es la inclusión. Tenemos una deuda con los desprotegidos, con los que se sienten desesperados, con los que tienen hambre, con los que después de perderlo todo, ya no tienen nada que perder. Hacerme la loca, mirar a otro lado, arrugar la nariz y lavarme las manos es tan buena idea como construir un muro que separe y lastime. Porque ellos buscarán revancha a mi indiferencia y vendrán con una cuchara, una bomba, un avión o una todoterreno a derramar rencor. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: