Los maleantes de una nación 

Ayer, el Presidente Donald Trump se dirigió al Congreso de su país para repetir las mismas ambigüedades que él llama promesas de campaña. Dijo que pronto se empezará la construcción del muro sin precisar la fecha y recibió una ovación de pie de algunos republicanos que me hicieron recordar a esos legisladores sumisos de tiempos monárquicos. Así, de la misma forma y con gran seguridad informó que mientras el pronunciaba esas palabras muchos —sin decir cuántos, desde luego— maleantes, asesinos, jefes de bandas, traficantes de drogas estában siendo expulsados del territorio impoluto que el llama América.

Lo que éldenomina como   los maleantes de la nación son, según los datos de personas deportadas a México, trabajadores sin papeles que fueron atrapados por guardias y no hay evidencia de que fueran malas personas. Son padres, madres e hijos que están siendo separados de sus familias. Sin embargo, al escuchar al actual Presidente de los Estados Unidos y tratar de analizar sus razones me topo con imprecisiones, rodeos, indeterminaciones, retruécanos. No hay datos medibles para evaluar nada, ni fechas, ni números, ni medidas, sólo hay palabras que son pocas e insuficientes. Pocas porque su vocabulario es muy pobre e insuficientes pues no hay evidencia dura que respalde sus hechos. 

Lo que es un hecho es que en aquella nación aman a sus maleantes. Al Capone fue el enemigo número uno y persona más buscada en Chicago. Fue un hombre sanguinario y astuto al que se aprehendió por una pifia fiscal y por eso fue a dar a Sing Sing. Se han hecho películas y referencias fílmicas sobre tan noble personaje, hay series de televisión y quien visita Chicago encontrará todo tipo de souvenirs con motivos del mafioso: playeras, llaveros, pastilleros, tazas y todo aquello que los estadounidenses saben hacer tan bien, cuando se trata de entronizar una imagen. Las fotos de AlCapone adornan cuadernos y libretas que se pueden llevar a la escuela, como si Copne fuera un ejemplo a seguir.

No es un caso aislado, Bonnie and Clyde es la leyenda juvenil que corre sobre los rieles de personas de carne y hueso Clyde Barrow de veinticinco años y Bonnie Clark de veinticuatro que eran una pareja de criminales y fueron robando alegremente por territorio estadounidense hasta que fueron acribillados a balazos. La leyenda ganó potencia gracias a la película protagonizada por los hoy multicitados Warren Beatty y Faye Donaway. Pero, mas allá de errores hollywoodenses, Bonnie and Clyde son figuras queridas en el imaginario estadounidense. 

Hay una seducción que se genera a partir del mal. Acá, hay narcocorridos pero todavía no he visto artículos escolares con la efigie de El Chapo Guzmán, borradores con la cara de Caro Quintero o escuadras con la foto del Azul Esparragosa. Allá hay loncheras de Bonnie and Clyde y lapices adornados con motivos de Al Capone. Hay tiendas especializadas en dar culto a estos personajes. 

Lo curioso del discurso de Trump es que, como siempre sucede en los Estados Unidos, no se hace cargo de los maleantes quetienen y  quieren allá. Los cárteles de la droga no son sólo colombianos,  mexicanos o rusos, también tienen sus contrapartes estadounidenses, o ¿la droga se mueve con sus patitas? Hay cómplices a todos los niveles,  de todos los colores de piel y muchos de ellos se apellidan Clark o Barrow. Pero, a esos los vuelven leyenda y les hacen películas y programas de televisión. Les hacen gracia y les dan ternura. 

Pero, ni los llama la compasión ni les mueve el corazón ver a familias partidas en dos por haber cometido el gravísimo crimen de nacer en otras tierras y haber creído en el sueño americano. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: