La visión de Donald Trump

A unas horas de que Obama transmitiera el poder a Donald J. Trump y se convirtiera en el presidente número cuarenta y cinco de nuestro vecino del norte, entendemos. No hay duda, la gente no cambia. Los que pensaron que uno sería el Trump en campaña y otro el que sería como presidente, tuvieron la primera bofetada de desilusión. El discurso inaugural de su mandato tiene el mismo tono que los que pronunció como candidato.

Sin tapujos, con nada de diplomacia dio su visión de la situación en la que recibe el país. Sin el menor empacho, sin reparar en que a unos metros estaban los expresidentes escuchándolo, describió un panorama sombrío de lo que le estaba entregando. Vamos a parar esta carnicería, dijo. Pormenorizó una sitación de ciudades ateridas por el crímen, convertidas en pueblos fantasmas, con fábricas oxidadas, con gente desempleada, con una clase media olvidada por los políticos mafiosos que dejó de ver a su gente. En dieciséis minutos, dejó claro que su política America first es una idea que seguirá siendo su bandera.

Pareciera que el cielo se puso a tono con la circusntancia. Empezó a llover. El clima dió un acento gris a las palabras de ceniza del hombre que hablaba de una zona de desastre y arengaba a la gente que lo escuchaba. Con una suficiencia mesiánica, se proponía como la solución que había llegado a solucionar tantos males. Me imagino que Obama y James Carter se mirarían como preguntándose ¿de qué habla este hombre? El rostro estoico de Hillary Clinton trataba de ocultar un rictus de fracaso. Los Bush tampoco se habrán sentido halagados. En el ambiente flotaba una especie de triunfalismo artificial, hueco y tremendamente falso.

Make America great again, fue la frase con la que ganó su lugar en la Casa Blanca y con la que cerró su discurso. ¿Por qué dar una visión tan fatalista? Lo oigo y me da por sospechar. Es verdad, las cosas no son miel sobre hojuelas pero no me parece que sean tan sombrías como él las planteó. Me parece que Trump quiere seguir usando el miedo como su mejor herramienta. Así, señalando monstruos que ni son tan grandes ni tan malévolos, cualquier acción que haga, lucirá enorme. Así cumplirá sus promesas de campaña. Se facilitará el camino. 

¿Habrá quien le crea? Parece que sí. Sin embargo, hay muchos que lo vemos y elevamos las cejas. 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Danilo
    Ene 21, 2017 @ 10:58:17

    Organizar la resistencia. No hace falta un gran sacrificio personal. Dejemos de consumir marcas estadounidenses pro diez pesos a la semana…somos 130,000,000 de consumidores. Establezcamos un impuesto al cambio de monedas extranjeras para transacciones superiores a los 10,000 dolares. Reduzcamos el IVA a 4.5 % en las zonas limítrofes a las fronteras. Vaya que hay tela de donde cortar.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: