Incongruencias

Imagino que los dioses del Olimpo se pusieron a discutir sobre las fibras del Ser Humano y decidieron ponerlo a prueba. El reto consistiría en ver si el Hombre era un ser que podía albergar una inteligencia clara y un buen corazón. Para ello, liberaria un duende que jugaria el papel de la incongruencia, empezaría a darle vuelta a la rueda de lo ridículo y vería cuantos idiotas se enganchaban en ese afán. 

La colectividad de los dioses se dividían en dos grupos: los que estaban seguros del buen olfato del Hombre y los que apostaban por su estupidez. Los del primer grupo sentían pena por sus adversarios al imaginar lo fácil que sería ganar en este juego. ¿Quién podría pensar en la derrota cuando las pruebas resultarían tan evidentes?  Sin embargo, los del otro bando confiaban en que la arrogancia y el enfado serían sus mejores aliados. Los resultados fueron apallunatemente atroces. 

Sólo así se explica que la gente haya optado por el Brexit, pensando que esa sería una forma de solucionar algo, o que al llevar a un multimillonario clasista, ignorante, ostentoso, tramposo, despectivo, boquiflojoa la Casa Blanca, se ocuparía de los desfavorecidos, o que los catalanes lograrían la independencia de España y su permanencia en la Unión Europea, o que Castro no era un dictador, o que México va a pagar por un muro. No habría manera de que la inteligencia del Ser Humano se nublara a tal grado y que el corazón de la gente se encogiera a tal forma como para dar paso a esas opciones.

Imagino a los dioses del Olimpo con las quijadas caídas, jamás se habrían anticipado a un escenario tan grotesco. Ni unos ni otros podrían haber pensado en semejantes resultados. Ahora los dioses estarán preocupados, su juego le resultó demasiado mal a unos y tan bien a otros que están espantados. ¿Cómo arreglar este entuerto? Coronaron a la incongruencia de manos de la maldad y la idiotez, las situaron en el trono y bajarlas pacificamente está complicado. Ahora sus criaturas ya no creen en ellos, estan tan engolosinadas en sí mismas que se creen autónomas. 

Si los dioses se ponen de acuerdo, tal vez decidan encerrar en una botella a este duende que ya hizo muchos desaguisados. Ojalá opten por enviar un ejercito de ángeles que vengan a componer tanta maledicencia, que arregle tanto coraje, que alivie la ira, que traiga vientos de inteligencia y sepa insuflar amor.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. anacentellasg
    Dic 04, 2016 @ 18:40:59

    De verdad que tanta incongruencia no se entiende… Muy buen texto Cecilia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: