Buscar la paz

Murió uno de los grandes personajes del siglo XX. Shimon Peres fue un hombre que supo leer los signos de sus tiempos. La grandeza de su espíritu lo llevó a entender que la búsqueda de la justicia no lleva, necesariamente a encontrar la paz. Los confictos entre Israel y Palestina marcan una herida de la Humanidad. Unos reclaman la Tierra Prometida y otros exigen su primicia en el derecho de la Tierra Santa. Muerte, traición, destrucción han construido la relación entre dos vecinos tan próximos y tan alejados.

Peres fue un hombre que vivio y protagonizó negociaciones de Paz para el territorio. Fue capaz de sentarse con Yasser Arafat, su archienemigo, para buscar la forma de finalizar un conflicto que seguía y sigue cobrando la vida de madres, hijos, hermanos y padres. Personas que tienían una historia concreta y particular y que murieron por un pleito que se sigue perpetuando, sin que exista forma de pararlo. En ocasiones, si se busca la justicia,  se relega la paz.

En Colombia, entendieron que sin elevar la mira no se podría acabar con los ríos de sangre.  Opataron por la Paz y algunos hubieran preferido la justicia. El acto más grande de valor implica cerrar los ojos y perdonar al que hizo mal. Renunciar al derecho de hacerle pagar a quien dañó, para seguir caminando, está reservado a los valientes. Mirar hacia adelante para seguir adelante ni es fácil ni se logra sin dolor. Hay que desgarrarse el alma para olvidar al asesino, para que el traidor no te revuelva el  estómago, para que el ratero no te haga rechinar los dientes. Es necesario ser un grande para pasar del resentimiento.

Lo dijo Golda Mayer, primera Primer Ministro de Israel, el día que la dimensión de nuestro amor por los hijos sea más grande que el desprecio por los enemigos, ese día se hará la paz. Peres lo intentó y uno de los suyos, un israelí que no encontró en el corazón la forma de arrancar la malamyerba de su corazón y le mataron a su aliado en las gestiones de Paz, Yitzhak Rabin. 

Buscar la Paz es un acto de creatividad, es imaginar que nuestros hijos pueden salir a las calles a jugar y van a regresar felices a casa, es forjar la idea de vivir en armonía sin sobresaltos, es pensar en que mi semejante no me dañará, ni me hará daño, ni me envidiará. Buscar la Paz es tener la generosidad de mirar siempre adelante para no convertirnos en estatuas de sal. Buscar la Paz es tener el tamaño de morderte las manos y arrugarte el alma para no arañar a quien te hizo daños, sino alejarte para poder seguir tu camino.

Para encontrar la Paz no hay que abrazar a quien lastimó, eso a veces es imposible. Basta con no desear daño, pergeñar venganzas o impulsar castigos. Basta con elevar la mira y continuar nuestro camino. Muere Shimon Peres, un hombre que buscó la Paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: