La chica del tren (Paula Hawkins)

The girl on the train,

Paula Hawkins,

Riverhead Books, Penguin House,

USA
Después de trabajar quince años como periodista, Paula Hawkins decide darle una vuelta de tuerca a su carrera y escribe su primera novela La chica del tren. Rapidamente se convirtió en best-seller, aclamado por el New York Times, recomendado por The New Yorker y escaló las cimas de la popularidad. Sin embargo, no fue eso lo que me llamó la atención, sino el hecho de que se tejiera una trama desde el punto de vista de una mujer que diariamente toma el tren a Londres. Craso error. Esa no es la mejor atribución del libro sino la forma en que la autora nos va sembrando pistas y nos sorprende al descorrer telones que no imaginamos.

La historia está narrada en primera persona, sin embargo, la estructura ayuda a la escritora a construir la verosimilitud que va atrapando y envolviendo al lector que piensa, en un principio, que se trata de una novela costumbrista sobre una mujer alcoholica. Rachel, Megan y Anna nos van contando la historia que se desarrolla en los suburbios de Londres, en una colonia cercana a la vías del tren. Tan cercana, que los pasajeros pueden ver, por instantes, la cotidianidad en la que transcurre la vida de gente con casas hermosas, familias perfectas, parejas felices. Pero, como ya sabemos, no todo lo que brilla es oro.

En las primeras páginas, la autora nos desconcierta. No sabemos quién está narrando, los enteramos que es Rachel hasta la pagina once y entonces caemos en la cuenta que los encabezados de cada capítulo corresponden a una narradora. Habrá tres que contarán lo que pasa en las mañanas y en las tardes, así divide Hawkin cada uno.

Conforme avanza la trama, nos enteramos que Rachel, es una alcoholica que no recuerda las cosas: No recuerdo lo que sucede. Tengo black outs y no puedo recordar dónde estuve o lo que hice. Algunas veces me pregunto si no he hecho cosas terribles.(189) Nos enteramos que esta narradora fue abandonada por su esposo hace dos años, que intentaron tener hijos sin éxito y eso desencadeno un vicio incontrolable que le causó problemas con Tom quien finalmente la abandonó para irse con Anna. Rachel vive repitiendo el mismo drama Tomo aliento, siento que la cara se pone roja. No importa cuántas veces lo tengas que admitir, siempre es devastador. Estaba tan borracha que no recuerdo.(256)

Anna, otra de las narradoras cuenta sobre lo terrible que es tener todo para ser feliz: una hermosa casa en los suburbios, un marido guapo y enamorado con quien acaba de tener una hermosa bebecita, pero con una exesposa alcoholica que interrumpe y estorba su alegría continuamente. Tom quiere que su nueva esposa se sienta menos agobiada y le recomienda que  contrate a Megan como nana de Evie, la pequeña bebita. Viven en la misma casa en la que vivieras n Tom y Rachel: Nos sentábamos en la ventana, en el mismo lugar en el que nos encontrábamos cuando ella se iba a Londres a trabajar y no había peligros de que regresara y nos encontrara en su casa (139)

Megan es la tercera narradora. Está casada con Scott, un hombre muy atractivo, experto en tecnologías de información. Está aburrida, acaba de cerrar su galería y siente que la vida perfecta de los suburbios no le parece tan maravillosa. Le sugiere distraerse y ayudar a sus vecinos a cuidar a la pequeña Evie. Lo hace, pero siente una gran nostalgia, una especie de dolor Trato de no pasar por ahí, si lo hiciera me toparía con mi galería, con lo que fue mi galería, con el local vacío y, no quiero, porque todavía me duele un poco. (25) Cuida a la niña, aunque no sea una nana de carrera: me hicieron venir por la niña, aunque en realidad no era por eso, no era por la bebita, era por ella. Claro que la niña no paraba los berrinches y eso lo hacía todo más difícil. Complicaba las posibilidades de quererla (26).  

Pronto nos enteraremos de un asesinato. Megan es asesinada y la novela de las costumbres de una alcoholica que no tiene la posibilidad de recordar, de una amante que se convirtió en ama de casa y de una esposa aburrida que trabaja de nana de una espléndida vuelta de tuerca y se convoen una novela de suspenso que a cada momento va sembrando pistas y revelando datos que sorprenden y tienen interesado al lector.

Paula Hawkins mueve las manecillas del reloj a su antojo, usa flashbacks. La narración no es lineal y hay que poner atención en las fechas en que cada narradora está contando los sucesos. En cierta medida, al jugar con  los tiempos, nos mete en esa sensación de intoxicación y sobriedad de Rachel y nos hace amarla y odiarla a la vez. Acierta en la construcción de los personajes que son redondos, les da características humanas tan creíbles que llegamos a justificar conductas y a perdonar defectos. Incluso los personajes secundarios están bien armados, Cathy la arrendadora de Rachel es un personaje impecable es su estructura.  Cathy es una buena persona, en un sentido agresivo. Ella te hace notar su bondad. (8)

La chica del tren es una novela fácil de leer, entra en el ojo del huracán del alcoholismo y hace una crítica dura sobre la cotidianidad de los suburbios de Londres. Critica a esa clase media tan liberal en sus conceptos, tan indiferente con sus semejantes, tan cruel en sus juicios, tan chismosa, lista para meter la nariz y huidiza a la hora de tenderle la mano al semejante. Llama la atención la soledad en la que Hawkins mete a sus personajes, no hay madres que auxilien, ni hermanas que ayuden ni familia que arrope. Es cada uno en la circusntancia que les toca vivir. Los asuntos de otras familias son impenetrables (243)

La chica del tren es una novela interesante que cumple con la anatomía del thriller y logra incorporar una crítica a esta sociedad que no acompaña, que abandona y deja que la soledad consuma a sus personajes. No hay lecciones, no hay moralejas, hay un final bien escrito que sorprende y deja al lector conforme.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: