La visita inesperada

El día de ayer, recibimos en la capital de la República Mexicana una visita inesperada. Los mexicanos nos enteramos con horas de anticipación que el señor Donald Trump venía al país . La primera reacción fue elevar las cejas, ¿a qué viene este sujeto? y enseguida nos enteramos que acudía a una invitación hecha por el Presidente Peña. Entonces sí que nos fuimos para atrás. La información no la emitió el vocero de la presidencia, quien nos dio cuenta de semejante noticia fue la  oficina de campaña del Candidato Republicano. Al principio, parecía una broma pero la confirmación llegó a través de tuits tímidos que nos decían que el señor sería recibido en Los Pinos. Nos quedamos con quijadas al suelo.

La pregunta persistió, ¿a qué viene este señor? y se añadió otra: ¿por qué lo invitamos? Las respuestas a la segunda pregunta van desde la conveniencia de ir limando asperezas con un hombre que posiblemente despache en la Oficina Oval hasta imaginar que vendría a escuchar como le pediríamos cuentas por tanto insulto proferido por una boca deslenguada. También, cabe la posibilidad de que el Presidente Peña haya querido expresarle de viva voz que los mexicanos somos gente buena, trabajadora, industriosa y hacerle notar lo difícil que le sería la vida a los estadounidenses si se bloquea la relación con su principal socio comercial. A lo mejor quiso presentarse como una figura protectora de los connacionales que viven allá. Es posible que se hubiera gestado la idea de que al hablar con este señor sobre la grandeza de nuestra nación, pudiera germinar algo de buena voluntad y reconociera lo equivocado que había estado. No, nada de eso sucedió.

Trump se reunió con el Presidente Peña, hablaron y luego dieron una conferencia de prensa. El presidente le dijo al candidato que no había forma de que México pagara un muro y el candidato dijo que los mexicanos eramos buenas personas. ¡Bravo! Las criticas a la diplomacia mexicana resuenan por doquier. Son tan evidentes que lo único que me llama la atención es imaginar quién fue el cerebro brillante que aconsejó semejante despropósito y, me pregunto, en qué momento pensó Enrique Peña que esto podía ser una buena idea. Pudo serlo, pero no lo fue. Con la popularidad por los suelos y el desprecio que se le tiene a Donald Trump en este país, se cocino una receta pésima. Aunque, a decir verdad, siguiendo la teoría de Sun Tsu, al enemigo hay que tenerlo cerca. Ahí podemos justificar al gobierno mexicano.

Sin embargo, la pregunta persiste a pesar de que Trump ya se fue. ¿A qué vino? Escucho muchas voces decir que si esto hubiera sido un partido de futbol, la Presidencia de la República resulto goleada. No estoy de acuerdo. A Trump tampoco le fue bien. Se exhibió como un tipo hipócrita. Un ignorante que no sabe de geografía: no se enteró que en México también estaba en suelo norteamericano. Un asno petulante e ignorante. Un cobarde. A pregunta expresa sobre quién pagaría el muro, se achicó y dijo que no se había tocado el tema. ¿Por? ¿Qué no es ese uno de los bastiones de su campaña? Tal vez le tuvo miedo a Enrique Peña y por eso prefirió hacerse el disimulado. Se achicó y en vez de sostener que tenía intenciones de hacernos pagar, se reservó y cuando se sintió en territorio seguro, fue a Phoenix a gritar que de este lado nos tocaba solventar los gastos del muro.

En términos generales, la visita inesperada de Trump fue una patada innecesaria. No se le debió haber invitado, menos un día antes de la entrega del Informe. No hubo un impacto positivo, al menos no a corto plazo. A la distancia, Hillary Clinton acaricia al gato. Con la boca llena de razón dice: ” Un año de insultos no se borra con unas horas de palabrerías” ¿Adivinen quién ganó? El galimatías no esta fácil de resolver.


 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. ma. cristina g. canton esquivel
    Sep 01, 2016 @ 12:35:10

    Definitivamente fue un mal momento para invitar este señor aunque pensandolo bien no hay buen momento porque quien de nosotros invitariamos a nuestra casa a una persona que ha despreciado, burlado, increpado y demas a los mexicanos?? En fin otra metida de pata del gobierno federal .. y como tu bien d ices… A UN DIA DEL INFORME PRESIDENCIAL y con los bajísimos índices de popularidad y aceptación del pueblo mexicano.. yo me pregunto.. QUIEN ASESORA AL PRESIDENTE ????

    Responder

  2. bigbenantiguedades
    Sep 02, 2016 @ 22:31:29

    La actitud de Donald Trump en tierras mexicanas lo pinta de cuerpo entero. Me parece que con ésto sigue dándole harakiris a su propia campana presidencial. Hillary Clinton es de de lejos la mejor opción para el país del norte. Saludos. Patricia

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: