A pesar de todo… Acapulco

Según indican las estadísticas emitidas por la Secretaría de Turismo Municipal, Acapulco registró una ocupación hotelera promedio general del 74.7 por ciento. Según desde donde se vea, la cifra puede decir muchas cosas. A simple vista, el número no luce muy bien. En plena temporada vacacional, el puerto debería estar a reventar y no es así. Se ve más bien solo. Muchos turistas que antes venían para acá, prefirieron irse a pasear a otro lado.

No está el horno para bollos. El jueves, los maestros de la CNTE volvieron a tomar la Autopista del Sol. Aunque fueron dos horas las que bloquearon ambos sentidos, muchos paseantes prefirieron darse la vuelta en redondo y se fueron para otro lado. ¿A quién le gusta iniciar la vacación parado por tiempo indefinido, en pleno rayo de sol y sin posibilidades de ir al baño? Nadie quiere empezar el descanso haciendo corajes.

Luego, el viernes por la mañana, nos desayunamos con la noticia de que atraparon a un operador importante de los Beltrán Leyva. El Ruso y dos mujeres fueron detenidos, sin balazos ni escándalos, por el área de Diamante, en pleno Boulevard de las Naciones. En las calles, hay vehículos del Ejército , de la Policia Federal y, en general, los turistas y las armas no se llevan bien. Los rumores de que en la morgue del puerto, los refrigeradores son insuficientes, pone los pelos de punta a cualquiera.

Enciendo la televisión y veo imagenes de Munich. Todavía no se me olvidan las de Niza y ya estamos estrenando nuevo atentado. Veo a expertos opinando y sus palabras me suenan huecas, adivinatorias. Más que argumentos, me parece que estoy escuchando a niños que cogieron el palo de la piñata y están dando golpes de ciego. Ni Niza ni Munich ni Nigeria ni Afganistán ni Oaxaca ni Acapulco tienen una explicación plausible. 

Dicen que tanta violencia en Acapulco se debe a que organizaciones criminales antagónicas se están peleando la plaza. ¡Qué raro! ¿Será que no se dan cuenta que están asustando a los clientes? ¿A quién le van a vender sus artículos si la gente deja de venir? No entiendo y cuando no comprendo algo, me da por sospechar. Aquí hay gato encerrado. 

Elevo los ojos al cielo y en vez de encontrar respuestas, me topo con un cielo multicolor que se refleja en el espejo de agua de mar. Amanecer a veintinueve grados, sentir que el sol gana potencia, salir a caminar, meterse a la alberca, jugar en el mar, comer delicioso, disfrutar del calorcito, verme la piel bronceada, morirme de risa, contemplar un velero, seguir con la mirada un parachute, subir en kayak, tomar agua de tamarindo, estar en familia, platicar con Reyna… En fin, tantos motivos para seguir amando Acapulco.

A pesar de todo, habemos quienes seguimos pensando que este es el mejor lugar del mundo. Según donde se vea y dadas las circunstancias, el 74.7 por ciento de ocupación hotelera, no está mal. Y, es que esta Bahía es maravillosa. A pesar de tanto, Acapulco y sus colores, siguen dándonos el mejor pretexto para venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: