Paseo de los ingleses

Al pensar en El Paseo de los ingleses, imaginaba a Henri Matisse caminando con los pinceles en la mano planenado su siguiente pintura, moviendo los colores de lugar y colocándolos donde le parecían mas bonitos. Casi puedo ver a Chagall estudiando los reflejos del mar para entender los juegos de luz que más tarde  plasmaría en sus vitrales. Cada que pienso en Niza recuerdo el Mediterraneo, el casino, las vistas, los cafes y la memoria se llena de nombres queridos y eventos divertidos. 

Nunca vi al Paseo de los ingleses como un lugar peligroso al que debiera evitar para estar a salvo. Siempre fue la recomendación para quienes viajarían a la Costa Azul. Era el paso obligado para quienes llegaban en avión o en tren. Propios y ajenos se llenaban la vista con los bañistas al sol, con playa y cielo, con un ambiente refinado y a la vez relajado tan típico del sur de Francia.

Ni Matisse ni Chagall  ni Picasso ni Dalí ni nadie jamás se imaginaron ver el pavimento del Paseo de los ingleses pintado de rojo. En la conmemoración de la fiesta nacional, los franceses y sus visitas salieron a buscar los fuegos artificiales y a participar de los festejos. Azul, blanco y rojo eran los colores reinantes, ganó el último. La sangre quedó. Un hombre condujo un camión con el unico fin de arrollar a quien tuviera enfrente. Zigzagueó para atinar a la mayor cantidad de personas. Se llevó entre las ruedas a más de ochenta personas, no le interesó que sus víctimas también fueran niños. Menos le importó que en ello se le fuera la vida. Terminó muerto.

En medio de lo inexplicable, en el caos que se produce por una tragedia se piden respuestas que nadie puede dar. El ministro Valla dice que hay que acostumbrarse a vivir así, resulta complicado hacerse a la idea de estar sobre un varril de pólvora al que ya le encendieron la mecha. Los franceses le reclaman al Presidente Hollande, durante su mandato ha tenido que salir a dar ánimo a su gente, a tratar de explicar, de unificar. Los franceses están enfadados de tantos discursos.

La gente eleva la voz, quiere que sus autoridades den mejores respuestas, exigen resultados. No hay respuestas ni resultados. No hay palabras adecuadas. No hay forma. El enemigo no sólo es huidizo sino inmaterial. No lo entendemos. Estamos frente al choque de civilizaciones. Enfrentamos muertes y asesinatos.

El Paseo de los ingleses fue diseñado como un bulevar para caminar en paz. ¿Ya no será eso posible? Nos tendremos que conformar a ver esas imagenes de familias en la calle sólo en los cuadros que se pintaron antes. No. Espero que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: