Otra vez, no sabemos qué pasó

Las explicaciones se contradicen, las versiones se contraponen y unos y otros se sienten poseedores de la verdad. Lo cierto es que hubo balas y hubo muertos. ¿El pretexto? La reforma educativa. Lo curioso es que entre los muertos, no había maestros. Lo cierto es que los ánimos están caldeados y las cosas se salieron de control. En Oaxaca no hubo eso de muerto el perro se acabó la rabia. Al revés, con la pericia de un osos hamnriento las autoridades bajan el panal y agitan el avispero. Después, los actores esconden la mano y ponen cara de inocentes. Pero ya hubo sangre.

El Gobernador, Gabino Cué sostiene la mirada y dice enfático que él no traicionó a nadie. Los maestros lo llevaron al poder, las cuotas corporativas lo sentaron en la silla del Gobierno y, al llegar a cobrar por su participación —una vez más—, los ojos se volvieron a otro lado. Nadie vió lo que pasó en Nochixtlán. Oaxaca se hizo ojo de hormiga. Los oídos tapiados dejaron que la lumbre llegara a los aparejos. La Llorona saldrá a alas calles a gritar la muerte de sus hijos.

La Policia Federal, la recién estrenada Gendarmería, los civiles, la CNTE, saben que pasó. Poner cara de corderito no es la estrategia. Ahí hubo balas,  vandalismo, provocaciones, bombas molotov y todos esos desmanes tienen poco que ver con la educación que México requiere. Por un lado, la reforma puede estar mal o puede estar peor, puede que los maestros tengan o no razón, puede que las autoridades fallen en sus planteamientos, pero la violencia de los reclamos y de quienes intentan callarlos ya cobró vidas.

Nadie sale con las manos limpias y los que observamos de afuera no entendemos qué sucedió. Ya se encierran en el Palacio de Covián, ya marchan por Reforma, ya bloquean autopistas, nadie habla de lo que pasó. Con la misma astucia que se usó en el caso de Ayotzinapa, nos tratan de dar atole con el dedo. Nos cuentan cuentos. Nos ignoran. Nos creen tontos.

La verdad huye de los extremos y de los que se quieren hacer las blancas palomas. Y, otra vez, no sabemos qué pasó.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. bigbenantiguedades
    Jun 28, 2016 @ 09:22:53

    Qué lástima lo ocurrido, siempre es inaceptable tratar de resoler las cosas con violencia. En este caso, como en muchos, la responsabilidad tambien recae en las autoridades que no dialogan oportunamente de manera eficaz y eficiente para actuar sobre el problema. Ojalá todo llegue a buen puerto. Saludos, Patricia

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: