El insondable misterio de la familia

Definir lo que es la base de la sociedad debería ser algo sencillo, no lo es. Hoy es más complicado que nunca. Hemos logrado complicar lo que es tan elemental como asomarnos a ver lo que sucede todos los días, hemos optado por alejarnos de la realidad y meternos en un laberinto. Entre los códigos civiles, los usos y costumbres, la palabra sagrada, el juicio público, resulta demasiado dificil encontrar consensos. La familia, nos guste o no, se ha transformado, pero sigue siendo el cimiento sobre el que se construye comunidad.

El grupo tradicional que era fundado por la unión de un hombre y una mujer, hace rato dejó  de ser el común denominador. Incluso antes de que se hablara abiertamente de preferencias sexuales diversas, el mundo ya había visto un modelo familiar cuya morfología no dependía de la estructura de padre y madre. Las mujeres que se quedaron viudas por las innumerables guerras del siglo pasado, salieron adelante jugando el papel proveedor y cuidadoso, eran papá y mamá. Pero, hoy hay muchas madres solteras que luchan por los hijos que un padre irresponsable dejó en el camino. Tambien hay las que vieron partir a sus maridos a tierras extranjeras para buscar un mejor destino. Los divorcios, los matrimonios de segundas nupcias. 

Desde luego, también están los hombres viudos que salen al frente y ven por su familia sin una figura femenina. Los abuelos que se hacen cargo de los nietos mientras padre y madre salen a trabajar, las nanas que cuidan a hijos ajenos mientras los propios están en manos de alguien más, las tías que están al pendiente de los sobrinos, los hermanos mayores que vigilan a los hermanos, en fin. Y, claro, la idea de parejas que cohabitan siendo del mismo genero.

Las discusiones que he oído ultimamente, tienen que ver más con el juicio que con el análisis. Las diferencias sufren del rigor y en vez de pasarlas por el tamiz de la razón, reciben condena. Me parece que no debiera ser así. Escudarse en la palabra de Dios, me resulta cobarde si cada quien va a adoptar una postura penalizadora. Radicalizar las posiciones no lleva a buen puerto.

La familia es el espacio en el que nos sentimos queridos, apoyados, respaldados, el el sitio al que volvemos cuando estamos cansados, en el que encontramos consuelo y donde podemos bajar las armas. Es el grupo a quien amamos y nos ama y por el que estamos dispuestos a darlo todo sin reservas. Los lazos consanguineos a veces no significan nada, Caín y Abel lo ejemplifican, a veces lo son todo. Padres que abusan, madres que abandonan, hermanos que traicionan son el pan de cada día, como lo son las abuelas cariñosas, los tíos cuidadosos, las vecinas que están al pendiente.

¿Qué es familia? Es un misterio que hemos hecho insondable. El Ser Humano complica lo sencillo. Muchos de los que levantan el dedo juzgón tienen cola que les pisen. Gran parte de los que gritan en contra de los matrimonios igualitarios han protegido a abusadores y a malvivientes. No es raro que quienes abrazan el juicio vayan de la mano del odio. El odio si es contranatura. Por eso, a mí me gusta pensar en el amor como la mejor alternativa. Más análisis y menos juicio. Más amor y menos condena.

Me gusta pensar en la figura de Cristo preguntando a la adúltera dónde estaban aquellos que la condenaban. Me imagino a todos estos que se abrazan de las imagenes, arrugando la nariz al ver a Jesús comiendo con prostitutas o conviviendo con tribunos. Me gusta la imagen de Francisco abriendo las puertas de la Iglesia y cuestiono la desobediencia de quienes lo contradicen. ¿Quién es el que tiene las llaves? ¿Quién es el sucesor de Pedro? 

En el Año de la Misericordia, los católicos deberiamos estar abriendo los brazos en vez de estar apretando los dientes. Los príncipes de la Igesia deberían recordar que, como lo dijo el Papa, son pastores. Desde sus castillos de alabastro no van a entender lo que sucede a nivel del piso. Me parece que el insondable misterio de la familia se resuelve con amor. 

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Rocio Rojas
    Jun 18, 2016 @ 22:18:51

    Felicidades por la publicación, sin duda un tema que nos compete a todos, pero que pocos llevan dignamente.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: