Vida de un falsificador, Yasushi Inoue

Luna Llena y otros cuentos,
Yasushi Inoue,
Traducción de Gustavo Pita Céspedes,
Sexto piso, México 2016

Yasushi Inoue escribe en medio de la metamorfosis que sufrió Japón en los años cincuentas. Con palabras sencillas, muy bien elegidas, nos revela la tensión de un país destruído por la guerra que está dando a luz a una nueva nación. Se sitúa en la línea tirante que se dibuja para separar un pasado enigmático que puede caer en la tentación de desdibujarse ante un futuro tan incierto.

Inoue se hace cargo de esta sensación y entiende de la fuerza y el poder que necesita Japón como pueblo milenario, rico en tradiciones pero que fue vencido. Comprende el esfuerzo que se necesita para alcanzar el futuro y se da cuenta del cansancio de un pueblo que además de una bomba, padeció hambre, ausencia y mucho dolor. En esta condición, escribe Luna llena, una antología en la que se encuentra Vida de un falsificador, cuento cuya emoción regente es la mediocridad y, sobre todo, cuya intención autoral es la comparación entre un ser gris y otro luminoso, así como las consecuencias que devienen de ello.

El relato cuenta la historia de un hombre al que se le encarga la biografía de un pintor emblématico y muy exitoso, Keigaku, lo que lo lleva a toparse con la figura de Hara Hósen un falsificasor. Con gran sencillez, lo que demuestra la buena pluma de Inoue, nos presenta el contraste de la vida de un hombre que sabe apreciar la belleza de las formas y que es incapaz de crear algo similar, entonces, copia, falsifica y vende pinturas firmadas por el autor de moda sin ser auténticas. El falsificador y el pintor eran amigos y Hósen lo traiciona. El pintor se entera de lo que está haciendo su amigo y al confrontarlo, pierde cara y es humillado. Pero esa no es la historia principal, ese es el motivo narrativo. La verdadera línea corre alrededor de la mediocridad. 

El protagonista, un periodista cultural, se topa en repetidas ocasiones con la historia de Hósen al hacer las investigaciones para redactar la biografía del pintor. Así vemos la forma de la mediocridad de un hombre que desperdició su talento pictórico por dedicarse a falsificar. Lo que más interés despertó en mí del contenido del diario fue descubrir que el pintor, quien insolente y arrogante en su genialidad, no había tenido en su vida ni siquiera lo que se dice un amigo en el verdadero sentido de la palabra, lo que sí tuvo fue un compañero de nombre Shinozaki. Llegué a la conclusión de que era Hósen. (P. 15)

Inoue nos introduce en la curiosidad absurda que causa un hombre fracasado, gris, poco atractivo pero que genera una gran interés, Más que la brillante imagen del genial pintor Keigaku en los días de su juventud era la desventurada vida de Hara Hósen la que tendía a adueñarse de mi pensamiento. En la investigación de la biografía póstuma de Keigaku, el protagonista descubre que hay más obra falsificada que auténtica, las falsificaciones superan a los originales. Hósen tuvo un gran impulso creador, incluso superior al del gran genio, pero decidió falsificar en vez de desarrollar su propia obra. 

¿Cuántas veces nuestro fantasma evaluador llega a la conclusión correcta de que alguien hace mejor las cosas y entonces bajamos las manos y nos rendimos? ¿Cuantas ventanas de oportunidad nos hemos cerrado ante la certeza de que hay una genialidad mayor, tal vez más pura, sin duda superior y en vez de admirarla y seguir construyendo nuestras propias propuestas aventamos todo por la borda y nos conformamos? ¿Cuántas ocasiones decidimos rendirnos antes de librar la batalla por contmplar a otro guerrero mas fuerte en vez de usar la fuerza propia? Inoue nos hace reflexionar en este punto, ¡Qué tipo tan tonto! ¡Acaso no hubiera sido mejor que se dedicara a pintar sus propias obras en lugar de hacer algo tan fútil como falsificar! (P.27)

Así como la historia de Hósen se entremete en la cabeza del narrador, así Inoue nos lleva a sospechar que habrá grandeza en Hósen y juega con nuestra mente para hacernos entender el terror de la mediocridad: la magnificencia que Hósen creaba le pasaba desapercibida. Estaba tan ocupado en falsificar que no pudo ver su propio potencial. Hay gente así, que como Hósen, no lucha, quiere llegar al primer asiento sin recorrer el camino y si eso no se da a la primera, se opacan y pierden brillo. Está bien pintada, ¿no es cierto? Una cosa así supera incluso a la original… Y, es que una falsificación inevitablemente tiene que revelar por alguna parte su falsa naturaleza.  (P. 22)

La traduccion de Gustavo Pita Céspedes es impecable, tal vez elige palabras un tanto anticuadas, aunque es probable que haya hecho como una forma de fidelidad al texto original, ¿quién sabe? Traduttore, traidori, decía Octavio Paz. La sabiduría japonesa plasmada en setenta páginas de un cuento espléndido. La sencillez con la que un autor hace brillar su talento nos lleva a disfrutar la escritura de Inoue. Tantas historias grises que se encuentran después de una guerra, tantas cotidianidades pintadas de hollín, corroídas ante la genialidad ajena. Sucedió en el Japón de la posguerra y sucede el el mundo hípercomunicado de hoy. Muchos no puedne lidiar con la virtud ajena, pero la contemplan con esa curiosidad mórbida y dañina que ciega, enotropece, paraliza y mata.

Una esencia que el personaje Hara Hósen… Insufrible por su oscuridad.  Cuando pensaba en lo que llaman miseria humana, lo que de algún modo venía a mi mente era la imagen de un individuo delgado, de piel morena, semblante apático y sombrío… quien sin poder ver los fuegos artificiales que lanzaba, e indiferente al clamor del público, continuaba su labor… La tragedia de una persona mediocre , quien, en su roce con un genio y abatido por el peso de su figura, había acabado por desgastarse a sí mismo. (P.69)

Inoue tiene la asertividad de correr el velo, la mediocridad, gris por fuera carcome las entrañas hasta dejar un cascarón vacío que tarde o temprano se convertirá en cenizas y luego en olvido.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: