Tiempos, inicios y un compromiso

Estamos en los tiempos de graduaciones, fines de cursos, exámenes finales, en el vértigo de acabar etapas, lo que significa estar  en los albores de otras. Finalizar nos pone a las puertas del inicio de algo distinto. Esta semana estuve en el cierre de la vida estudiantil  de varios de mis alumnos, me tocó darles la última clase de licenciatura, de maestría y fungir como sinodal de varios exámenes profesionales. Con frecuencia, me gusta hablar con mis alumnos de mis experiencias, no por otra cosa, sino porque es la forma de compartir vida desde la línea de golpeo sin la máscara de la teoría. Habló con sinceridad de lo que de verdad pasó.

Mi historia de inicios de la vida profesional es diferente. En la Ibero, donde tuve la suerte de estudiar, me dijeron —y lo creí— que me estaban educando para dirigir empresas, para coordinar grupos, para planear, fijar metas, determinar visiones, alcanzar objetivos. Por eso, cuando me ofrecieron dirigir una empresa de minisúpers en la Ciudad de México, lo más normal fue aceptar, sin interesarme que tenía cero experiencia.  A casi unos minutos de haber dejado las aulas, sin que me hubieran dado el título todavía, yo ya tenía oficina con puerta, secretaría, café y una sonrisa en la cara que no me cabía. Mi mamá en cambio tenía una preocupación del tamaño de la responsabilidad que yo no había sabido medir. 

La historia, como muchos podrán imaginar, cambió de ser el sueño dorado a la pesadilla de un compromiso enorme para el que yo no tenía los tamaños. Tuve que crecer rápidamente. El proceso fue doloroso, lleno de muchas angustias, dudas, malas y buenas decisiones, titubeos y una autoexigencia que me llevó a una flagelación peor que una monja en la Edad Media. Mientras tanto, mis compañeros ocuparon puestos que los hicieron escalar los peldaños profesionales con una velocidad adecuada y, sobre todo con menos angustia y más goce de vida. 

La vida tiene compensaciones, los equilibrios me han llevado a entender los claroscuros de dirigir. He tenido la enorme fortuna de estar al frente de equipos de trabajo, de formar directores, de capacitar ejecutivos, de pararme en salones de clase. Hoy, veo a mis alumnos con grandes posibilidades de entrar al mundo profesional a posiciones en las que deberán coordinar esfuerzos, determinar metas y fijar objetivos. Hoy como nunca, podran empezar proyectos de emprendimiento y subirse a ese pegaso dorado con el que siempre soñaron mientras estuvieron en clase. Muchos lo harán sin tener, como fue mi caso, un periodo de crecimiento y maduración.

Por ello, al finalizar su periodo estudiantil me gustaría, además de desearles toda la suerte del mundo, decirles que les toca tomar la rienda del mundo. Que no les cuenten cuentos. Hay tres batallas que se deben librar: la del ego, la de los vicios y la de los obstáculos. El grado de peligrosidad es el que les acabo de proponer. El ego es el peor enemigo, los vicios son el peor refugio y los obstáculos implican el desaliento que pueden generar.

Para todo lo anterior, el mejor antídoto es tener los pies en la tierra y la esperanza puesta en lo Alto. Las grandes batallas, las peores traiciones, los éxitos rutilantes, los logros apabullantes, las lambisconerías, las felicitaciones sinceras, los descubrimientos majestuosos, las caídas precipitadas, —que de todo ello, algo habrá en el camino profesional— siempre tendrán la dimensión real cuando somos objetivos y estamos atentos. 

Si a ello le sumamos que nada es eterno, que el triunfo es una probadita de cielo y el fracaso nunca es para siempre, lo mejor que me queda es la satisfacción de reiterarles mi compromiso como su maestra: aquí estoy siempre que les haga falta. Esta primesa no expira en las aulas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: