Marihuanos

Recuerdo hasta el tono de voz que utilizaba mi abuela para descalificar cualquier cosa: arrugaba la nariz, fruncía la boca y con gran autoridad decía: eso es una marihuanada. En esa línea de pensamiento, los marihuanos eran personas que emitían sandeces que en automático debían ser desestimadas. Para ella, un marihuano era como un borracho pero peor, era una persona que no era de fiar.

En aquellos tiempos la marihuana era una hierba que servía para ponerse en alcohol y untarse en las articulaciones dolientes de los reumáticos. Es decir, ya hace rato que se sabía del uso lúdico y medicinal de la hierba. Para mi abuela era inadmisible ver a alguien en un estado alterado de consciencia pero era perfectamente normal aminorar un dolor con la yerbita.

Actualmente, nos guste o no, la marihuana es un negocio sumamente rentable. También es prohibido. La prohibición ha generado muchas consecuencias desagradables pero no ha inhibido su consumo. Mercado negro, narcotráfico, compra-venta ilegal de armas, guerra, muerte y delitos colaterales. Los daños tangenciales no son menores: desapariciones forzadas, corrupción, secuestro, lavado de dinero y una colección de malos haberes que florecen al impedir un comercio que de todas formas se da, pero en forma peligrosa. ¿Qué queremos evitar? Me parece que tanto dolor para dejar de oír a tipos diciendo sandeces es demasiado. A lo mejor la tontería está en otro lado.

Es verdad, la marihuana es una droga y como tal los efectos secundarios de su consumo pueden ser graves. También los del alcohol. El alcoholismo tiene consecuencias destructivas y hace años descubrimos que prohibir su venta no iba a mejorar nada, más bien era al revés. México ha padecido los efectos prohibicionistas y el precio que nos ha tocado pagar es muy caro. Sangre y delincuencia. 

También está el aspecto medicinal y benefico. Y, sobretodo, está el libre albedrío.

No se trata de estar a favor o en contra del uso de la marihuana, ni de justificarlo. En realidad, eso es lo de menos. La opinión personal o la de los expertos no modifica los hechos. Las cifras indican que la guerra contra el narcotrafico ha generado muertos y la marihuana corre alegre a ser vendida en Estados Unidos. En México también se eleva el consumo. Los datos duros nos dicen que la política prohibicionista no está rindiendo frutos, impedir, vetar, vedar, ha servido poco y ha tenido consecuencias fatales.

El negocio de la marihuana es bueno. En California, Uruguay y en otros lados ya se dieron cuenta. Dan solución a un problema económico con variables conducentes. Hacen una sustitución de importaciones, permiten la producción y el consumo. Dan reglas de comportamiento y dejan la tarea imposible de prohibir, ¿para qué, si nadie hace caso? Más bien, legalizan la actividad, crean fuentes de empleo, propician la rentabilidad y transforman delincuentes en empresarios.

En México, seguimos padeciendo. Muertes, guerra, pleitos, cárceles atestadas, fumaderos clandestinos, narcomenudeo, corrupción, violencia, lucha. Nosotros seguimos poniendo la sangre. Otros las armas. Todos los que quieren, fuman mota.

El tema no es fácil, es relevante. Tanto es así que la ONU está convocando a sus integrantes a hablar del tema. México tiene una voz importante, primero por ser productor de marihuana de excelente calidad, segundo por ser uno de los principales productores y tercero por los efectos devastadores. Ademas, es el país convocante. El Presidente Peña inició el debate. Las opiniones son divergentes, por decir lo menos. Ha sido muy interesante. Todavía no llegamos a un consenso. No hay postura oficial. Y, en esa condición, el Ejecutivo decide no aparecerse en la inauguración y mejor mandará a un representante.

Es irritante que México no tome la tribuna y eleve la voz. Es absurda la posición del Presidente ¿ya se arrepintió o alguien le jaló las orejas?

  

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Danilo
    Abr 12, 2016 @ 19:07:35

    ¿Y por qué los chinos prohibieron, a finales del siglo XIX el consumo de su tradicional opio; llegando a provocar la “guerra del opio”?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: