Tristes y enojados

Los habitantes de la Ciudad de México estamos tristes y enojados. Evidentemente, la tristeza se origina al enterarnos la calidad de aire que en cada respiro metemos al cuerpo. Tenemos la sensación de que cada aliento nos llena de algún tipo de veneno que nos ensucia, nos daña y nos enferma. A nadie le gusta respirar cochinadas que nos lleven a perder la salud. Eso está  claro.

También estamos enojados. Los cambios no gustan. El estilo de vida se modifica de un día a otro. Se nos exigen sacrificios que a cada uno en particular le representan diversos costos. No se trata de encerrar un auto, o de sufrir apachurrones en el transporte público, ojalá fuera sólo eso. Se trata de las consecuencias de parar la capital de la República. Unos no llegaron a trabajar, no porque fueran flojos, porque no hubo forma. Muchos estudiantes no asistieron a clases porque sus padres no tuvieron forma de llevarlos. Muchas frutas y verduras se pudrieron porque no pudieron ser entregadas. La actividad económica se vio frenada, la vida se aletargó para unos y para otros se violentó. Pocos están haciendo su agosto en pleno Abril.

¿Cómo dirigirse al destino si no hay medios? El Metro, Metrobús, la Red de Transporte Urbano colapsaron ante la sobre demanda, las bicicletas no se podían utilizar dada la calidad del aire, el sistema de Uber, que funciona como la mano invisible de Adam Smith aprovecho la excelente oportunidad de mercado y elevo las tarifas ostenciblemente, los taxis eran tan fáciles de conseguir como el agua fría en el desierto. 

Estamos súper enojados porque la contaminación nos cuesta, nos altera los tiempos y movimientos de la cotidianidad y, además, nos mata. Estamos  molestos por la forma en la que la autoridad nos habla, nos chantajea y nos regaña.  Es por la salud de sus hijos, nos dice Miguel Ángel Mancera. Gutiérrez Lacayo de impacienta por la ignorancia que los habitantes de la megalópolis tenemos sobre la materia y exhibe una tolerancia similar a la que tuvo Luis XVI. Lo malo es que la Ciudad de México no es Versalles y los ciudadanos no tenemos guillotinas.

Estamos súper tristes al ver el cielo gris, polvoso y con humo. Las banderas no ondean, no sopla el viento y mejor ni relfexionamos en el hecho de que lo que se ve también se respira. Ahí sí se pone a prueba la democracia: pobres y ricos, empleados y desempleados, trabajadores y patrones, sector público y privado, todos respiramos lo mismo. El ambiente está sucio y eso es más que una metáfora.

Las calles hablan y los funcionarios improvisan. Los niveles de contaminación son algo serio, dice Gutiérrez Lacayo con el ceño fruncido. Pero el transporte público emite humos tan negros que pintan las ropas de los que tiene la mala suerte de estar cerca del tubo de escape, las manifestaciones siguen tomando las calles con demandas que afectan a millones de personas ya que obstruyen la circulación, los carriles especializados son invadidos: los de ciclistas por automóviles, los de peatones por bicicletas, los de autos por peatones. Las patrullas se estacionan en doble fila. Y, claro, los que sustentan la autoridad se echan unos a otros la bolita y no asumen la responsabilidad de está papa hirviente. Sus declaraciones van llenas de pretextos y justificaciones. Esto no entra dentro de mi ámbito de competencia, eso no es mi responsabilidad, esto le toca al de enfrente, eso no me toca a mí. Bla, bla, bla y los pulmones de los capitalinos, ennegrecidos 

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México estira la mano y pide fondos al Gobierno Federal. El Secretario de Hacienda se muere de risa y le dice que en pleno recorte presupuestal ni crea que habrá fondos, menos en tiempos preelectorales en los que jamás se ayuda a los del otro partido. Nadie habla de optimizar gastos, de ordenar los regaderos, de disciplinar alos  mugrosos, de poner la basura en su lugar. Evidentemente, en la comodidad de una oficina no se alcanza a ver el cochinero.

Por eso, ¿cómo no vamos a estar tristes y enojados? 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: