Dos gatitos

Hemos escuchado tantas historias como las de Caín y Abel, hemos sabido de tantos hermanos que son capaces de sacarle los ojos, de enterrarle la quijada de burro o de asestar una puñalada por la espalda que olvidamos que eso no debería ser. La naturaleza opera en forma distinta. Ayer, Carlos rescató dos gatitos que fueron abandonados cerca de la caseta de policias.

Los dos animalitos deben tener menos de una semana de vida. Los vimos en la mañana cuando salimos a caminar y mi marido se quedó con el corazón hecho nudo. Se consiguió a las mejores complices y fue a rescatarlos acompañado de sus hijas. Los encontraron  un chupando un mango que se había caído del árbol. Fue fácil atraparlos, pero lo que más les llamó la atención fue que uno trató de proteger al otro en vez de correr cada uno por su lado. Por eso no fue difícil agarrarlos.

Pareciera que en estar juntos se les iba la vida o que preferían estar uno al lado del otro pasara lo que pasara. Tan chiquitos y tan determinados. Al momento de llegar a la casa, dejaron de maullar y se pusieron felices a correr para reunirse. Dejaron de llorar. Una vez reunidos se fueron sobre las croquetas y el agua. Siempre abigarrados, como si fueran uno sólo en distintos cuerpos felinos.

Me dio mucha ternura ver la solidaridad de estos pequeños gatitos. Uno cuidando del otro. Enlazados por una orfandad que los despojó de protección, débiles por chiquitines pero sobrevivientes, guerreros que se lanzan unidos a defender esa amalgama que se formó entre ellos.

Sí, dos gatitos que muestran una nobleza que me gustaría aprender. 

Al regresar a México, vendrán con nosotros. Irán a una casa nueva, vivirán juntos y seran un par de consentidos. Veo a Carlos y a mis hijas atendiéndolos y jugando con ellos. Ya les consiguieron hogar. Me los enseñan con orgullo. Juntos, aparentemente fueron vulnerables, por haber estado solitos los dos, protegiendose, los pudieron atrapar. Entonces, caigo en la cuenta que esa fue su fortaleza, si no ¿cómo es que encontraron camino a una casa que los recibirá con tanto cariño? 

Dos gatitos que tienen mas nobleza que tantas historias de hermanos que no se llevan bien. 

  
  

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Carlos Fischer Cetina
    Abr 04, 2016 @ 16:12:04

    Padrísimo, describe muy bien ésa solidaridad de dos creaturas aparentemente indefensas. Te Amo. El Gog.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: