Mi iPad

.El 4 de enero del 2011 recibí mi primer iPad, desde entonces este aparato maravilloso me ha acompañado en mil aventuras. Con ella escribo mi blog, me sirve de ventana para asomarme a ver lo que está pasando en el planeta, leo periódicos de todo el mundo, revistas, encuentro artículos, entro a mis redes sociales, encuentro amigos, juego, consulto el estado del tiempo, me entretengo, trabajo, en fin, de todo. 

La relación que tengo con mi iPad se puede denominar como esos amores que fueon dificiles al empezar y luego muy fáciles de conservar y de acrecentar. Digo que el inicio fue difícil porque me costó decidirme a tenerla. Por esos prejuicios que se convierten en pretextos y en lugares comunes abominables, pero que al mismo tiempo tienen sus rasgos de verdad y también, de cierto miedo y resistencia al cambio: yo decía que era preferible escribir con pluma y papel que en un aparato electrónico, que era mejor leer en físico que en una pantalla y que era mejor permanecer en el mundo real que evadirse con un aparato. Sí, mucho de ello lo sigo pensando y defendiendo. No obstante, el amor a mi iPad crece a diario.

Ha sido, desde que la tengo en las manos, una relación fácil. Cuando me decidí a tenerla, a entrar en el mundo de la manzana, me olvidé de los líos que tuve con esa vieja iMac que era lenta con el office, inmanejable con el Word, torpe con el Excel. Mi iPad es otro tipo de animal. Es dócil, hace lo que le digo, cómo se lo pido, en el momento que lo quiero y me facilita mucho la vida. Es una chulada. También hemos tenido nuestros desencuentros. Cualquier relacion los tiene: me demostró lo gordos y torpes que pueden ser mis dedos sobre su teclado, cada que puede mete comas donde no deben ir, el autocorrector me hace pasar vergüenzas y sustituye palabras que yo quiero por otras que no quiero. Pero es una maravilla.

En los viajes me ha permitido seguir en contacto, hablar con los míos, escribir, seguir trabajando, tomar fotografías, anotar recordatorios, reservar de último momento, leer reseñas y encontrar consejos de cosas para hacer. En el trabajo hace las veces de secretaria, archivero, tablero de control, me facilita las cosas. Me deja ver lo que necesito en la inmediatez de un botón. Sin embargo, es el la cotidianidad más sencilla en donde más la disfruto. Ha sido mi cómplice  absoluta en Candy Crush, Aussum Blossom, Scrabble, Bejeweled. Me ha permitido hacer mucho de lo que antes requería un mayor esfuerzo. Se han concretado ideas que luego son proyectos.

Si no fuera por mi iPad sería muy dificil leer el Reforma, Excelsior, Universal, Washnington Post, USToday, El País, El Mundo, ABC, Le Monde, Le Figaro, Il Messagero, Il Corriere de la Sera, El Clarín, Granta. Con mi iPad lo hago salgando alegremente de una aplicación a la otra e incluso, cuando no estoy leyendo noticias me entero de las cosas en tiempo real por las notificaciones que me manda. 

Es súper noble, cuando cambié el primer modelo por otro más moderno, lo hizo todo tan fácil. Fue casi transparente. No hubo periodo de adaptación, mi iPad ya se había adaptado a mí y ella se encargó de facilitarlo todo. Es humilde y no buscaun  lugar protagonico, pero lo tiene. Por eso, a cinco años de relación, corresponde hacerle este homenaje.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: