Otra vez, el dos de Octubre

Una vez más, el dos de Octubre deja de ser un día de recuerdo luctuoso y se convierte en el mejor pretexto para que una partida de vándalos salga a la calle a hacer destrozos. Estos manifestantes que salen a recordar los acontecimientos en la Plaza de las Tres Culturas ni siquiera saben lo que pasó ahí.

En un afán troglodita, dejan sus guaridas, cargados de bombas molotov y sin ningún remordimiento las lanzan a comercios, a vitrinas y hasta la Puerta Mariana de Palacio Nacional les parece atractiva para convertirla en blanco de sus tiros. Por supuesto, la gran mayoría ni se ha enterado de qué pasó en 68, ni en México ni en el mundo.

Salen en tropel, y así, en bola ni saben ni quieren saber. Al más puro estilo descrito por Mariano Azuela en Los de abajo, la gente se junta sin misón concreta, sin una visión clara, sin un objetivo común y se dejan manipular por quienes sí que tienen intereses y sí van a obtener beneficios contantes.

En medio de la confusión, se acaban las risas bobaliconas y salen heridos, muchos son lastimados por sus propios compañeros. La consigna es darle lo más duro posible a los guaridas que cometieron el atrevimiento de de estar ahí para preservar el órden, para cuidar el patrimonio de gente que trabaja y paga impuestos, para cuidar locales de gente que tal vez, ni sabe lo que pasó el dos de octubre. 

Saber lo qué pasó el dos de octubre de 1968 es lo de menos. 

Entonces, se elvan las voces lastimeras, muchas sí saben lo qué sucedió esa tarde de otoño preolímpico, y gritan consignas contra quienes agreden a muchachos por salir a manifestarse en las calles. En el punto más álgido del sinsentido, dejan de lado la valoración de lo que estos muchachitos estan haciendo. A ver si nos entendemos: secuestrar camniones, fabricar bombas molotov, traerlas en las mochilas, arrojarlas en la calle, rayar las paredes, romper vidrios, robar… Todos esos son delitos, no hay forma de justificar esos actos, quienes los perpetran, son delincuentes. Malechores que se cubren el rostro, que no dan la cara. ¿Por qué si están protestando en defensa de valores elevados usan pasamontañas?

Luego nos confundimos, luego nos lamentamos, luego lloramos. Andamos por las calles al son de ¡ay, mis hijos! Porque se pierden en caminos extraviados, porque no sabemos darle un nombre adecuado a las cosas. El dos de octubre es una fecha que hace años dejó de reivindicar a muchachos que salieron a protestar, con la cara al aire, y a defender aquelloe en lo que ellos creyeron. Hoy, es un pretexto para hacer tropelías en el nombre de chicos muertos. Tomarlos de estandarte,ignorándolos, eso sí que es una ofensa. Hay que decir las cosas como son. 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: