Cuba y Estados Unidos, ¿buenos amigos?

Por cincuenta y seis años, Cuba y Estados Unidos supieron ser muy buenos enemigos. Tanto en lo político como en lo comercial, estas dos naciones fueron peor que perros y gatos. Los sistemas antágonicos de ver el mundo hacían que la estrecha distancia entre la Península de Florida y la isla fuera inmensamente más grande que los metros que en realidad la separan.

A los cubanos les tocó apechugar embargos, sustos, declaraciones y ellos reaccionaron con coqueteos al comunismo poderoso, que durante la Guerra Fría, era como estar seduciendo al demonio. Estados Unidos vio en la isla una amenaza, un bastión enemigo en los umbrales de su territorio. Por años, pensar en el Caribe era olvidarse de Puerto Rico y sentir dolores de cabeza generados por un General cada vez más viejo que fumaba puro pero sabía meter el dedo en las llagas más sensibles. 

Ayer, Kerry estuvo en La Habana para reabrir las puertas de la embajada estadounidense en territorio cubano. No es poca cosa. Es algo tan simbólico que esa puede ser la seña por la que se recuerde a la administración de Obama. La ceremonia tuvo un detalle que es preciso resaltar. Los mismos marines que bajaron la bandera de Estados Unidos hace 56 años fueron los mismos que ayer la izaron y la pusieron a ondear. Dos hombres blancos y un afroamericano que ya no lucían jóvenes pero sí con ese porte que da el uniforme militar, repitieon el acto que hace tanto tiempo marcó en el mundo una de las enemistades más encarnizadas del mundo, sólo que ahora fue al revés. ¿Se podrán revertir los sentimientos alojados en el imaginario de ambas naciones por casi seis décadas? Veremos.

Obama se alza con un éxito. Lo imposible se logró. Los límites se superaron y las fronteras se conquistaron. ¿Sí? Quién sabe. Todo es muy lindo frente a los medios de comunicación. Por lo pronto, gracias a Obama, la bandera de las barras y las estrellas ondea en el mar Caribe en la Isla de Cuba. La amenaza china está neutralizada, por lo pronto. Lo de la amistad es otro tema. No hay que echar campanas al vuelo.

Recuerdo que cuando era chica y me acercaba a mi papá a pedir un permiso imposible, él muerto de risa me decía: Sí, claro. Te doy permiso cuando Cuba y Estados Unidos sean amigos. O sea, nunca. ¿Será que ahora  conseguiría el permiso de mi padre? No lo creo. Cuba y Estados Unidos todavía no son amigos. Basta revisar las declaraciones de Fidel Castro en el periódico Granma de ayer para darse cuenta de lo que digo. El general revolucionario quiere que Cuba sea indemnizada por los años de embargo. ¿Será por eso que Kerry no durmió en la isla y sólo hizo una visita de doctor?

No, Cuba y Estados Unidos no son amigos, todavía. Están iniciando un camino que está lleno de fantasmas y está mal pavimentado. Hay que limpiar muchas cosas y recomponer otras. Sin embargo, creo que es muy posible que al final de su administración, el Presidente Barack Obama, pise territorio cubano y en una de esas, hasta se quede a dormir.

  

Variables descompuestas

Increíble, faltan 139 días para que acabe el año. Entramos en la recta final y empezamos a preocuparnos por la asignación de presupuestos en las empresas, por la elaboración de planes estratégicos y por el replanteamiento de metas para el año que entra. Los tiempos corporativos corporativos marcan las horas de preparación para llegar con todo listo a la fiesta de fin de año. Sin embargo, antes de pensar en arbolitos, esferas y luces en pleno verano, todavía hay que esperar ciertos acontecimientos.

Ayer el Banco de México redujo, una vez más, el pronóstico de crecimiento, bajó la tasa por debajo del 2%. El mundo, según el Fondo Monetario Internacional crecería alrededor del 3.2. El repentino auge en Estados Unidos y el impulso de su economía no nos está ayudando. Las variables macroeconómicas se están desajustando.

El súper peso se devaluó. Hemos pasado de una cotización de catorce pesos por dólar a nivles de dieciséis cincuenta. El impacto no se ha reflejado de inmediato gracias a que el Banco de México ha soltado reservas que inyecta al mercado para evitar que la carrera devaluatoria se descontrole. Sin embargo, varios grupos empresariales ya empiezan a sentir la presión y para aliviarla van a reflejar el impacto subiendo los precios de sus productos.

Si los productos suben en general, evidentemente los niveles de inflación irán a la alza. Lo que antes se podía comprar con un peso ya no va alcanzar. Los sueldos se achican y las mesas de la gente se verán más vacias pues el dinero de las quincenas ya no será suficiente para pagar lo mismo que a principios de año. El consumo irá a la baja y la demanda agregada se achicará. 

Mientras las tasas de desempleo bajan según el INEGI, las de subempleo suben. La economía informal crece, son cada vez más las personas que intercambian bienes y servicios sin que esto repercuta en las arcas de la nación, no pagan impuestos.

Los precios del petróleo, nuestro principal producto de exportación están bajando y no hay indicios de que en el futuro próximo vayan a bajar. En un país que depende tanto de los hidrocarburos, resulta preocupante esta novedad.

La corrupción avanza y nos cuesta el uno por ciento del total del producto interno bruto. Iniciar un negocio, operarlo o hacerlo crecer implica un impuesto oculto que no se refleja en estados financieros. Es un freno tener que sacar la billetera para que los trámites avancen. 

El descontento de la gente aumenta y la popularidad de Enrique Peña Nieto marca el nivel más modesto de su presidencia. La gente no está de acuerdo con los modos con los que dirige al país. 

Las variables que antes se veían controladas se empiezan a descomponer. Faltan 139 días para que acabe el año y en el panorama los nubarrones se están pintando de negro. El Presidente, el Secretario de Hacienda y las autoridades del Banco de México saben de la tormenta que se avecina. ¿Qué esperan para reactivar la economía? 

México necesita inversión productiva y generación de empleos. Necesita impulsar a los emprendedores y ayudar a los empresarios. Urge aplacar los apetitos voraces de la corrupción. La canoa está haciendo agua y los tapones con los que tratan de evitar el hundimiento resultan tan efectivos como una aspirina para tratar un infarto. 

A 139 días de que acabe el año, los vientos se sienten húmedos y pesados. Traen aromas del pasado que muchos recordamos y quisiéramos olvidar. 

  

Cuando la frivolidad ofende

Todos, hasta el más profundo de los seres humanos tiene sus momentos de frivolidad. Algunos tienen ciertas preferencias fatuas que eligen guardar en el secreto del último cajón y otros las muestran con una impudicia natural. Cada quién. Todos, hasta los más prudentes, hemos tenido un resbalón mayúsculo, vivimos en casa de jabonero. Ni hablar, es parte de la condicion humana ser falibles, la perfección es un anhelo, un punto que se dibuja en el futuro y al que se aspira llegar algún día, sin poder alcanzarlo jamás. Sí, pero hay errores que se forjan a base de una frivolidad tan descarnada que ofende.

Antes, frente a un moribundo, la gente se santiguaba y elevaba los ojos al cielo. Los que no sabían rezar, por lo menos guardaban silencio como una muestra de respeto a la vida que estaba a punto de terminar. Claro que eso era antes, cuando los médicos eran forjados en el respeto a la existencia y los valores esenciales giraban en torno al cuidado, a la salud y se hacía un jurmento profesional con toda consciencia.

Pero en la era del culto al ego y la inmediatez, en la que lo que se hace público no pasa por el tamiz de la reflexión,  el vacío en la cavidad craneal y la falta de valores de una estudiante de medicina cuya frivolidad no conoce fronteras, nos ofende. María José González, estudiante de medicina de la Universidad del Valle de México, publicó en Whatsapp la imagen de una mujer de edad avanzada, en agonía, con el texto Fui a hacer guardia y una señora estaba agonizando y pues selfieee.

Dejando de lado que la frivolidad va aparejada del desonocimiento total de redacción, esta jovencita, cuya futilidad traspasa las fronteras hasta llegar a faltar al máximo valor que debe de tener un médico, es decir, empatía, ofende a la moribunda, a sus seres queridos y a la sociedad en su conjunto. No sé qué intentó con este mensaje. 

Con esta imagen mancha a la institución que se encarga de su instrucción, no me imagino quién querrá dejarse atender por un médico egresado de esta institución si así los están formando. O, ¿quién querrá aparecerse en su consultorio cuando llegue el momento? Yo no. 

Cuando la frivolidad se besa con la estupidez da a luz la evidencia que no se puede ocultar. María José González se exhibió como lo que es desde lo más profundo de su ser. A mí no me gustaría ser atendida por una persona tan hueca, con aserrín en la cabeza que si reacciona así ante la agonía, no me imagino lo que hará ante una emergencia.

¿Qué hará la Universidad del Valle de México con María José González? ¿Qué harán sus padres? ¿Qué harán los familiares de la señora que aparece en la foto?

No, no es un acto de frivolidad inocente, no se trata del color de los zapatos, o del largo de una falda. Se trata del respeto a la dignidad de un ser humano que está enfrentando la muerte. Esa cara, cuya expresión no sé descifrar, esos dedos que se abren para formar la V de la victoria, esa boca abierta y esa sonrisa hablan y hablarán de María José González y de lo que ella es. Nos cuentan dónde están sus intereses y sus valores.

 A mí tanta frivolidad, me ofende. 

  

Donlad Trump independiente

En el debate de los que aspiran a convertirse candidatos del partido Republicano  para ser presidente de los Estados Unidos, Donald Trump lanzó una amenaza que, estoy segura, está dispuesto a cumplir. Dijo que si no era nominado por su partido, se lanzaría en busca de la presidencia como candidato independiente. No se conformó con eso, también hizo alarde de la cantidad de millones de dólares que posee y aseguró estar dispuesto a meter las manos a sus arcas personales para sufragar su campaña.

Donlad Trump es un hombre del medio del espectáculo, sabe como moverse en ese territorio y conoce las formas para causar efectos en sus audiencia. Sin embargo, durante el debate olvidó uno de los pilares que apuntalan la industria del entretenimiento: el contenido. Trump está vacío, no tiene propuestas. Es evidente que la geografía no esta en su acervo, confunde un país con otro y piensa que Latinoamérica se llama México, pobre. Pensará que Cuba es lo mismo que Panamá y que su asociación con Venezuela no tiene que ver nada con China, tal vez piense que Asia sea un barrio en la Ciudad de San Francisco y que Corea del Norte sea el nombre de una nueva fragancia. 

Si lo suyo no es la geografía, menos lo es la economía. Insiste en construir un muro fronterizo para evitar que pasen los burros que vienen de México cargados de droga sin pensar lo que le harían sus compatriotas si tuvieran que vivir un día sin cocaína. No habla de planes de salud que inhiban el  consumo de heroina ni de cancelar todas esas leyes que permitan fumar marihuana en forma recreacional en varios estados de la Unión Americana. Tal vez no se ha enterado.

Tampoco es político ya que no sabe la etiqueta de la diplomacia y, como buen hombre de espectáculos, cree que soltando una frase efectista salvará al mundo. Pobre. Esa estrategia alcanza para los cincuenta minutos que dura un programa malo de televisión, no da para más.

Los estadounidenses, tan puritanos y tan ortodoxos no son afectos a estos ricos que meten la mano a la cartera y salen a conquistar el voto de los electores. Pero, evidentemente, Trump no sabe mucho de Historia ni de lo que sucedió en su país apenas hace unos años. Ojalá tuviera un equipo de asesores que le contara lo que le sucedió a un texano llamado Ross Perot. Así se ahorraría unos dólares y le evitaría al mundo la mortificación de estarlo escuchando.  

Pero creo que Trump no se va a callar. Necesita seguir haciéndole el caldo gordo a Hillary Clinton.

  
  

¿Por que un blog? Reto WordPress: Tres días de frases favoritas ( Día 3)

“Necesitmos cuentos, historias que germinen en la memoria profunda, un lugar para nacer y renacer”

Manuel Rivas

En el último día del reto planteado por Patricia Álvarez y para tomar el toro por los cuernos, la pregunta viene a mano, ¿por qué escribir un blog? Para muchos críticos modernos, un blog es el elemento imprescidible que la tecnología le ofrece a un escritor para ponerse en contacto con sus lectores, sin embargo, para el ala conservadora, un blog es un espacio poco serio. Entre esos dos extremos se mueve el péndulo de elección para quien hace de las letras su materia prima. 

Creo que todo es una cuestión de gustos y no de seriedades. Javier Marías, por ejemplo, sigue aferrado a su máquina de escribir y no cambia por nada del mundo la emoción de pasar la hoja en blanco por el rodillo ni la armonía que le produce el sonido de las teclas. Gabriel García Márquez abrazó con gran entusiasmo el uso de la computadora y aprovechó las ventajas de los procesadores de texto. Muñoz Molina tiene un blog  como también lo tiene gente que escribe con faltas de ortografía. 

Los que elevan el dedo para señalar y criticar a los escritores que tienen un blog dicen que a este medio le falta el rigor editorial. Tendrán razón. Los que apoyan la publicación de un blog abogan por la eliminación de intermediarios entre el que escribe y el que lee. También los asiste la razón. 

Creo que los escritores somos seres peculiares que sueñan. A la mayoría nos gusta dar a conocer esos sueños    —los que los guardan en un cajón son escritores de clóset— y cada quien elige la forma de ponerlos a disposición de sus lectores. Nabocov defendió la expresión de ideas, decia que el principio de la Literatura se encontraba en esas manifestaciones primitivas que hablan de justicia, miedo, peligro, abandono, es decir, que se refieren a las emociones que tiene el Hombre. Un texto en crudo es materia prima.

Escribir un blog nos adentra en esos caminos misteriosos, como los del bosque en un cuento infantil, y nos lleva a compartir aventuras, anhelos, opiniones que tal vez encuentren un reflejo que se encienda en la mente de alguien más. En un blog encontramos la ocasión para concordar o estar en desacuerdo con alguien que puede estar a pocos metros de distancia, en otro país o en otro continente. Es la oportunidad de unir ideas y es una  propuesta honesta que se lanza al espacio inenternáutico como quien avienta  una botella al océano esperando que alguien pueda leer el mensaje que lleva dentro. 

Jorge Ibargüengoitia dijo que en su mente se alojaban tantas historias que lamentaba que el cauce de salida fuera tan pequeño ya que no podría liberarlas todas, efectivamente, no le alcanzó el tiempo. Hoy, un blog permite desatrapar las ideas que se contienen entre las paredes craneales y dejarlas ver la luz. Sí, de todas formas los criticos conservadores tienen razón, están en su derecho de cuestionar la seridedad de un blog. El propio Don Jorge se reía de los escritores que se lo tomaban todo tan en serio. A veces escribir es un humilde divertimento. 

Creo que mi blog es ese espacio que se cuelga de la riata del péndulo y oscila feliz, sintiendo cosquillas por el vértigo del movimiento. Es esa sensación infantil de subirse al columpio e impulsarse para ver si, en una de esas, se llega a tocar el cielo.  Es el gusto de compartir con mis lectores lo que estoy pensando, a veces con claridad, otras obnubilada por la pasión y siempre con el gusto de escribir. Al igual que Manuel Rivas, creo que el mundo necesita historias que germinen en la memoria profunda que rebroten en nuestro corazón, por eso escribo un blog.

Gracias a Patricia por el reto. 
  

Vitalidad en la vejez: Reto WordPress: Tres días de frases favoritas (Día 2)

“Es sabido que las mujeres tiene mayor esperanza de vida que los hombres. Quizá se deba a que tienen mayor esperanza en la vida que los hombres”

Enrique Krauze

Sigo con el reto wordpress que me planteó Patricia Álvarez del sitio bigbenantiguedades, que consiste en seleccionar frases y reflexionar alrededor de ellas. Hoy me detengo en la reflexión que Krauze hace sobre la vejez. Abre su artículo de domingo diciendo que los noventa son los nuevos setenta. Sostiene que la vejez ya no es lo que era, nos da ejemplos de compañeros y amigos que siendo nonagenários siguen lúcidos, trabajando, haciendo ejercicio, en fin, gozando de una vitalidad formidable. ¿Dónde está el secreto?

Esta semana leí una entrevista que le hicieron a Nacho Trelles quien a sus noventa y nueve años sigue siendo un referente en el futbol nacional. Todos queremos llegar a ser viejos en esa condición, con la mente clara, con salud, pocos dolores y con la capacidad de ser independientes. La aspiración es legítima y también importante, la probabilidad de que todos lleguemos a ser viejos se eleva gracias al avance vertiginoso de la medicina. Todos anhelamos ser viejos y estar bien. ¿Se puede? Hay ejemplos de que así es.

También es verdad que la vejez no es un estado que sea percibido con agrado. Los jóvenes de hoy repelen las manifestaciones del envejecimiento, los adultos contemporáneos, termino abominable que define a gente que pasó de los cuarenta y sigue actuando como de veinticinco, huyen como de la peste cualquien signo de chochez. Las arrugas son mal vistas y las canas peor. Aléjate del que esté viejo y ande dando imagen de ser mayor.

No es en balde este miedo. En un mundo en el que se aumentan los años a la vida, el valor reinante es la juventud, un adulto mayor a los cuarenta y cinco ya acabó su vida laboral y le resultará muy dificil colocarse en un nuevo empleo si ya rebasó los cincuenta. Hay mucha depresion entre la gente que busca empleo y no lo encuentra por esa simple razón, ya no son jovenes. En México, una persona que se jubila se apaga y pierde ilusión. Al menos eso sucede con muchos pensionados. La vida es así, si dejas de pedalear, te derrumbas, dice Krauze.

La ilusión de vivir se relaciona con el interés que tengamos en seguir en el mundo. La desesperanza viene aparejada con la sensación de inutilidad. La responsabilidad de mantener la esperanza es de cada uno, es una decisión personal que se construye desde antes. Tiene que ver con un plan de vida y con la capacidad para ser agradecidos. Debemos construir la vejez cuando todavía no somos viejos.

Antes de cruzar la línea de la senectud, hay que cuidar la salud, ahorrar y asegurarse tranquilidad financiera, conservar amistades, fertilizar los cariños, proteger el buen humor, hacer deporte, mantenerse en linea y procurar una actividad que mantega la mente ocupada y en un estado creativo. 

Hace falta valor para reconstruirse, para iniciar un proyecto y hacerlo florecer cuando se carga un pasado de logros que es interrumpido. Saramago empezó a publicar después de los sesenta y recibió el Premio Nobel de Literatura con casi ochenta años de edad. Si se hubiera aferrado al escritorio que le daba su puesto de burócrata, jamás hubieramos hablado de él y nos hubiera privado de novelas tan bien escritas. 

Si como dice Krauze, las mujeres mantenemos una mayor esperanza en la vida, es porque cuidamos los diferentes componentes de la vida y no nos circunscribimos a uno sólo. Desde luego, también hay muchos hombres que así lo hacen y llegan a cumplir un siglo felices de la vida y sanos. 

La vitalidad en la vejez viene de la esperanza, es decir, de la certeza que da ir a dormir con la alegría de estar recorriendo el camino en forma gozosa. Algunos creemos que un componente de fe ayuda a poner la mirada en el futuro con la convicción de que lo que viene es mejor.

Sí, coincido con Krauze, hay que seguir pedaleando con alegria para llegar a la vejez llenos de vitalidad con ganas de morirnos de risa y tal vez, así en una carcajada nos sorprenda en eterno descanso. 

  
Patricia Álvarez, bloggera que publica Big Ben Antigüedades y Coleccionismo, es peruana y escribe sobre la pasión que siente por lo antiguo. Visiten su espacio bigbenantiguedades.wordpress.com para adentrarse en ese maravilloso mundo del que busca una pieza de otros tiempos y la aventura que ello implica.

Estas son las bases del Reto WordPress:
1.Publicar en tu blog tres veces consecutivas una frase, una entrada cada día. La frase puede ser de un libro, de un autor, o tuya.
2.Etiquetar a tres blogueros-as con cada entrada que publiques para retarlos.

3. Agradecer al blog aue te nominó.

Reto WordPress: Tres días de frases favoritas (Día 1)

Por esos raros misterios que se entrañan en Internet, recibí un reto en la forma más inesperada, es decir, en la más grata. El desafío me evoca esos duelos de otras épocas en las que, como entonces, al más puro estilo Winchester, se recibía una guantada cuyo significado era ponerse listo para el lance sin indagar ni el origen ni las consecuencias. Lo prioritario era poner manos a la obra para salir lo mejor librado que se pudiera.

El reto consiste en publicar durante tres días consecutivos entradas relativas a frases favoritas. Así que sin más padrinos que los autores a los que citaré en los siguientes tres días y sin mayores preámbulos… comenzamos.

“Siempre he preferido la mitología a la Historia

pues  la Historia está hecha se verdades que

después de un tiempo,

se convierten en mentiras,

mientras que la mitología está hecha de mentiras que, con el tiempo, se vuelven verdades” 

Jean Cocteau

Los escritores tenemos dos herramientas básicas para trabajar: la palabra y la fantasía. Creamos mundos alternativos para contar anécdotas. Usamos palabras para estirar el tiempo, para regresar o adelantar las manecillas del reloj, para servir de ventana en la que se hace una descripción, para transportar al lector a ese lugar en el que dos personas se conectan: el que escribió y el que lee. No importa que tan lejos esté el lector del escritor, puede que sea la distancia física la que los separe, o el tiempo, la forma de pensar, incluso la muerte. Sin embargo, la conexión se da.

Jean Cocteau nos atrapa en sus redes y nosotros caemos como mariposas. Tiende los hilos de conexión entre dos mundos paralelos que no se han de tocar.  Al leer entramos en ese mundo en el que Don Quijote de la Mancha es más real que la persona que nos atendió en el supermercado y El Infierno de Dante es más temido que la advertencia que nos hizo el jefe apenas ayer. Puede ser que jamás hayamos pasado los ojos por las líneas de Cervantes o de Dante pero todos sabemos de lo que estoy hablando.

La Historia, dice Manuel León Portilla, no la escriben los vencidos y, por lo mismo, está llena de patrañas de autoinmolación y adoración al ego que tienden a alterar lo que verdaderamente pasó. Sucede todos los días y después de un tiempo, gana más peso lo que no sucedió que lo que en verdad pasó.Nada más basta escuchar a un fanfarrón para entender de lo que estoy hablando. ¿Cuántas veces hemos visto que alguien se adjudica el éxito de otra persona? Hay muchos cínicos en el mundo.

Sin embargo, a diferencia de Cocteau, no creo que la repetición desfachatada e innumerable de una mentira la convierta en realidad. Por curioso que parezca, la verdad encuentra su camino y se hace escuchar. Algunos héroes históricos pierden brillo y los villanos emblemáticos ganan indulgencias. La verdad camina y alcanza a la mentira.  Basta pensar en Maximiliano de Hapsburgo o en Porfirio Díaz, el tiempo les ha ido quitando el barro que les fue lanzado en forma flagrante. Pero, la Historia siempre causa controversia.

En cambio, como dice Cocteau, la mitología está hecha de fantasías que al paso de los días ganan corporeidad. Un personaje de novela puede llegar a ser tan entrañable que seconvierte en un alter ego, no solo de su autor, sino de muchos lectores. La fantasía es el material más fino del que se nutre un escritor. Incluso Truman Capote, en A sangre fría, cuyo estilo narrativo pretende ser absolutamente fiel a la verdad de la anécdota que cuenta, se vale de la fantasía para aderezar las descripciones realistas. Hasta el que quiere serle fiel a lo verdadero, falla si exagera o si omite ciertos detalles.

El puente que se tiende entre la verdad y la fantasía, entre el que miente y el que fabrica ensueños, es el objetivo que tiene quien las crea. Uno sabe distinguir perfectamente entre la figuración y la realidad. Cervantes siempre supo que el lugar de la Mancha al que él se refería, salió de su imaginación. Un vulgar mentiroso no cuenta con ese discernimiento.

Sí. Por esos misteriosos caminos del Internet, me llegó un reto que es real y me hace referirme a la ficción. Enhorabuena, he tomado el reto y como dice el dicho, es de bien nacidos ser agradecidos. Gracias, Patricia

Patricia Álvarez, bloggera que publica Big Ben Antigüedades y Coleccionismo, es peruana y escribe sobre la pasión que siente por lo antiguo. Visiten su espacio bigbenantiguedades.wordpress.com para adentrarse en ese maravilloso mundo del que busca una pieza de otros tiempos y la aventura que ello implica.
  

Estas son las bases del Reto WordPress:

1.Publicar en tu blog tres veces consecutivas una frase, una entrada cada día. La frase puede ser de un libro, de un autor, o tuya.

2.Etiquetar a tres blogueros-as con cada entrada que publiques para retarlos.

3.Agradecer al blog que te nominó.

Siguiente Entradas recientes

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: