Los votantes que favorecen el muro

Andy Borowitz, colaborador de New Yorker, publicó un dato muy interesante sobre los votantes estadounidenses que están a favor de construir un muro protector en la frontera de Estados Unidos y México. El dato me deja entre patidifusa y muerta de risa. Borowitz reporta que se hizo una encuesta para conocer la opinión sobre el tema propuesto por Donald Trump y del universo encuestado el 99% no supo señalar en un mapa dónde se encuentra esa frontera. Esos mismos sujetos ubicaron los límites entre México y Estados Unidos al norte, en los linderos con Canadá. ¡Pobres!

Recuerdo que el profesor Ronkainien, titular de la materia de comercio internacional en la Universidad de Georgetown, en Washington, D.C., se quejaba de la pésima preparación que los estadounidenses tenían en muchos temas pero en especial en Geografía.  La mayoría de los estadounidenses no saben ubicar en el mapa su estado natal ni la Ciudad de Nueva York ni la de Los Ángeles, no saben si Texas está al norte, si Lousiana se encuentra cerca de Idaho o si Dakota del Sur tiene frontera con Francia, Grecia o Argentina. Muchos pensarán que Surinam es el nombre de un platillo japonés y que Serbia y Montenegro es el nombre de una pareja de diseñadores italianos. 

Desde luego, para ese segmento de la población Guatemala, Perú, Colombia y todo lo que está por esa región se llama México, aunque no saben que están al sur del Río Bravo. Tampoco saben que ese río también se llama Grande. Luego de ser evidenciados en su mala preparación geográfica, estos votantes opinaron que si se construyera el muro, sería más fácil saber dónde esta la frontera. ¡Vaya!

Este mismo universo piensa que Donald Trump sí sabe dónde se encuentra esa frontera y están dispuestos a apoyarlo y darle su voto. ¡Qué curioso! A la voz de: queremos muro y no mexicanos, y en este grupo incluyen a todo latinoamericano, hay algo que ya no me da tanta risa. Hay un odio subyascente al diferente. Estos desprecios latentes impiden la reflexión. ¿Qué los causa? Sin duda, es un rasgo de ignorancia. Los menos educados son fáciles de asusar. ¿Para qué los asusan? En la irreflexión, dejan de valorar qué pasaría sin todas estas manos laboriosas que cada día construyen América, como ellos llaman a su territorio, ¿sabrán ubicarlo en el mapa? 

Ni hablar, tal vez se salgan con la suya y contruyan el muro. En una de esas, lo hacen en la frontera entre Carolina del Norte y Carolina del Sur y se queden tan felices porque, por fin construyeron su barda. Si así sucediera, el 99% ni cuenta se daría. ¡Pobres!

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: