El voto y la fantasía

No sólo son las mantas, espectaculares, anuncios con caras que no conocíamos. No sólo son las promesas fatuas y las toneladas de basura electoral. Hay muchos motivos por los que los ciudadanos  estamos enfadados. El primero y tal vez el más relevante es que los partidos reciben $5,356,771,247.32 pesos para campañas y gastos ordinarios. Así desde la cifra de los millones de millones hasta los centavos se recorre un camino de corrupción y despilfarro en un país que tiene gente en situación de pobreza alimentaria.

Dice Juan Villoro que nunca se dio tanto para tan poco. Nada más de ver la cifra se enchina el cuerpo, ver que no perdonan ni los treinta y dos centavos, enciende el coraje. Tanto dinero tirado a la basura, invertido en hacernos oír babosadas, en inventarnos un mundo de fantasía donde el que promete olvidó que ya sabemos que no puede. Los chapulines se toman la foto, salen retratados junto a frases imposibles y se les ve tan felices. Hay un cartel de Mauricio Toledo en su actual aspiración junto a otro que se quedó colgado de cuando quiso ser delegado. La imagen es poderosa, casi ocupa las mismas palabras, ya sabemos del desastre de su gestión. Lo premian con una silla nueva.

Pero no sólo son las eternas promesas que de ante mano, sabemos que no cumplirán. Es lo que queda pendiente. Como todos andan en campaña, nadie se queda a trabajar. Las oficinas delegacionales, municipales, estatales están vacías. Todos andan en el mitin del candidato. Es decir, a la cantidad multimillonaria que reciben los partidos hay que sumarle el despilfarro de la gente que en vez de estar resolviendo, anda en la calle haciéndole el caldo gordo al futuro funcionario.

Los ciudadanos estamos enfadados de la frivolidad de los funcionarios, del cinismo de los candidatos, de la voracidad de los partidos y de los dinerales que reciben para desperdiciarlo. El desencanto es generalizado, muchos creen que anular el voto nomes una buena opción, pero estamos en un estado de orfandad en el que es dificil elegir al menos malo. Todos son pésimos. Estamos hartos de financiar tanta corrupción, de trabajar para mentirosos que nos quieren dar atole con el dedo.

El pronóstico es una votación desangelada. ¿Quién prefiere salir de la casa que quedarse a ver el tenis o el partido de futbol? Pocos. Entre las fantasías que nos quieren hacer creer los que salen en los cárteles, el mal tiempo, los asesinatos, las amenazas de grupos subversivos, esta elección intermedia no seduce. Sin embargo, hay que ir a votar. No por otra cosa, por cumplir con la obligación ciudadana. Por no traspasar el umbral de los que se quejan sin hacer nada, aunque el voto, uno de los más caros de la historia y del mundo, no vaya a cambiar las cosas.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: