Educar sin frustración

Ayer, en un acto de conmemoración del día de las madres y en evidente preparación para el festejo del día del maestro, el presidente Peña interrumpió su discurso y, por unos instantes, se quedó serio. Al retomar el hilo del discurso, con palabras improvisadas pidió educar sin frustración. Se refirió al espíritu de la Reforma Educativa e hizo énfasis en la visión de formar para largo plazo. Después siguió elogiando a las madres.

No sé si la pausa fue actuada. No parecía, más bien daba la impresión de que el Presidente estaba pensando en algo personal, en algo íntimo y que en esos segundos dejó que las palabras emergieran. Cuando volvió en sí, regresó al tema de la maternidad. Pocos se dieron cuenta de que Enrique Paña entreveró un tema tan importante, y que le preocupa sinceramente. Al menos eso dijo sin pronunciar palabras. Esa mirada al cielo, ese cerrar los puños, ese arrugar de labios, en fin, ese suspiro.

Estoy de acuerdo con el Presidente. No sé qué recuerdos o qué pensamientos le evoquen al titular del ejecutivo las palabras educación y frustración. Evidentemente, el encadenamiento de ambas no genera círculos virtuosos. ¿Cuántos maestros ven en el salón de clases una vocación verdadera? Me parece que pocos. Basta ver a varios de los que en vez del aula, eligen la calle y en lugar del gis, empuñan las armas. Eso es el extremo, pero también están los que creen que el aula es un círculo en el Infierno y los que ven a los estudiantes tan agradables como un pisotón en un dedo fracturado.

Educar sin frustración es enfrentar el salón de clase con el mismo gusto que un marino toma el timón del buque al zarpar a la mar. Es ser feliz entre los alumnos. Es encontrar realización. Es dificil. Basta imaginar mocosos llorones, escuincles groseros, adolescentes insolentes, estudiantes que en vez de ver a un profesor ven a un empleado y autoridades que premian al flojo, al majadero, al que falta al respeto, al que no pone atención. Y se pone peor: los alumnos que llegan con hambre, que fueron golpeados, que tienen sueño porque tuvieron que esperar a que el padre llegara de la fiesta o a la madre que no llegó, al que entró al salón intoxicado, oliendo a alcohol y no se acuerda de lo que sucedió ayer y que va a tener repercuciones mañana. 

Se entiende al maestro que frente a las burlas diga, nos vemos en el examen, y se las cobre haciendo una prueba que ni él mismo puede resolver. Se entienden los gritos, las amenazas, los ya me las pagarás, Sí, se entienden, no se justifican. Educar sin rencor, se puede. Estar frente al salón de clases sin aventar vinagre, se puede. Educar sin generar frustración, se debe.

Creo que la intención del Presidente Peña es buena. Es posible que busque empatía para aquellos que necesitan un empujoncito para salir adelante. Es posible que trate de evitar los empellones que reciben tantos mexicanos desde tan temprano. Un estudiante debe encontrarse en un terreno que propicie la creatividad, la imaginación, el buen trato: la educación. ¿Cuántos se pierden en el intento?

Educar sin frustración es de dos vías. El regocijo de quienes eligen ese camino es un premio muy grande. No hay mayor satisfacción que ver cómo se transforma la cara enfurruñada de un estudiante que no entiende, en una sonrisa porque ya le salió el ejercicio. Ver que un alumno entiende y sale saltando de gusto en vez de  irse con cara arrugada o lágrimas en el rostro debería ser la meta de un profesor. Lo es de los que lo son de adeveras.

Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con Enrique Peña Nieto, pero en esta idea de educar sin frustración, sí. Claro, no está fácil.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: