¿Qué es un libro? 

Un libro es un dispositivo raro que cada día menos personas saben usar. Creo que esto se debe a que la mayoría de ellos vienen sin instructivo y a la gente le da vergüenza confesar que no sabe cómo utilizarlo. Es muy fácil, basta ponerlo entre las manos, abrirlo y dejar correr la mirada por sus renglones. Al hacerlo, el dispositivo se conecta en forma directa y en tiempo real con esa sección del cerebro humano que se llama imaginación, que también está cayendo en el desuso, y se producen colores, rostros, objetos, sonidos y olores. Sí, de forma misteriosa y sin que existan cables o conexiones o passwords, lo que alguien escribió se ilumina en la mente de quien lo está leyendo.

Los libros son como planos alternos en los que corren otras vidas que tienen sus propios sueños y complejidades. Lo mismo sucede si son de los que tienen números o teorías, si son técnicos o de autoayuda, si se refieren a ciencias exactas o humanidades. Pero si son de literatura, estos artilugios se transforman en agentes mágicos que ponen al descubierto mundos extraordinarios: sirven como máquinas de tiempo, como boletos de avión, como camarote de barco o asiento de tren. Dan voz a los tímidos, incluso a muertos y reviven a los que hace años, incluso siglos ya no están físicamente en esta tierra. Nos dan la oportunidad de apreciar al otro que con una pluma tuvo la capacidad de crear. 

Frente a un libro, tenemos la impresión de que el artefacto cuenta con la capacidad de meternos en realidades que nos hacen olvidar el mundo que nos rodea. Olvidamos la silla y la habitación en la que nos encontramos para ir a perseguir molinos, para sentir el viento de la desgracia que sentenció a la Cándida Eréndira, o padecemos el calor insufrible de Comala, nos perdemos en la penumbra de la casa de Aura, entendemos el invierno de Auster, vemos lo elemental en la evidencia que presenta Holmes, viajamos con Ulises, caminamos con Bloom o con Santiago, nos llega el aroma de naranja y azahares que Ana Karenina disfrutó con Vronski en Italia… Vivimos con ellos, lo que ellos viven. 

El hecho de que Sancho sea un hombre al que reconocemos y del que sabemos estatura, complexión, señas particulares y color de su vetimenta habla de lo eficiente que es el libro, es tan bueno que nos ha llevado a conocer más sobre las infidelidades de Madame Bovary que de lo que sucede con la vida de la vecina de enfrente. 

Un libro es un aparato que puede utilizarse a toda hora y por gente de toda edad. Es un cacharro que puede usarse una y mil veces sin que se descomponga. Es una maquinaria que forma vinculos. Antes de que San Anselmo viniera con la idea de la lectura en silencio, el libro era un motivo de reunión y un personaje central en torno al cual se organizaban reuniones. ¿Qué imagen puede ser más entrañable que la de una madre leyendo a sus hijos antes de dormir? Tal vez, la de un padre tomando un cuento para compartir con los suyos.

Un libro es, al mismo tiempo, puerta y ventana que nos permiten asomarnos a lugares que la vista no alcanza. Es un secreto que se revela con paciencia y al que no le molesta repetir una y otra vez hasta que se entienda. Es un ser generoso que, aunque siempre cuenta la misma historia, es capaz de sorprendernos con alguna novedad en la relectura. Es paciente, esperará en el estante su turno una y otra vez, para ser elegido. 

Un libro, es sobretodo, un salvoconducto. El que sabe utilizarlo jamás estará solo, no conocerá el aburrimiento, ahuyentará la estupidez y se nutrirá de su generosidad. Ojalá fueramos más los que con pasión nos entregaramos al libro. Sin embargo, como todo lo bueno, existe una restricción, para disfrutarlo, hay que saber leer. En el mundo, una de las cicatrices más grandes es la línea que divide a los que son y no son analfabetas. Ojalá pudieramos borrarla y enseñar las bondades que se engendran en las páginas de un libro. Regalar un libro y enseñar a usarlo es una de la mejores acciones que se pueden ejercer. Sí, enseñemos a usar los libros.

  ¡Feliz dia del libro!

  

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Rebeca Robles
    Abr 24, 2016 @ 10:30:07

    Sigo sin entender como hoy en día las personas prefieren la comodidad y facilidad de leer en un aparato más que llevar un libro bajo el brazo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: