Una sorpresa y un recuerdo

Ayer por la noche, mientras cenebamos en el Pantheon, encontramos a un descamisado, con la nariz roja, la cara blanca, el saco raído que tomó a Dany de la mano, la levantó de la mesa, la llevó a rodear la Piazza de la Rotonda y luego, con una reverencia profunda la regresó a su lugar. Alrededor, la gente, yo incluída, nos moríamos de risa. El mimo que entretenía a propios y ajenos esa noche, sacaba carcajadas hasta al alemán más serio que pasaba por ahí.

Para mi sorpresa, era él. Sí, sin duda era él, nos topamos con el mismo mimo, con el mismísimo personaje que hace más de diez años estuvo ahí para hacernos reír, en aquel ültimo viaje en el que se reunió toda mi familia. ¡Uf! Cuando se acercó a Dany y lo vi de cerca, se activaron una serie de recuerdos maravillosos. Hay fotos de mis hijas con él cuando ellas apenas le llegaban a las rodillas. 

¡Qué bien! En los viajes, al llegar a ciertas ciudades uno sabe que se va a topar con ciertos elementos que no se mueven, en Roma uno espera ver el Coliseo, San Pedro, las Termas y seguramente se verán, lo increíble es encontrarte con una persona que sigue haciendo lo que ha hecho por quince años en el mismo lugar. Lo maravilloso de esos reencuentros es como una risa detona otra y esa aprieta el botón de recuerdos felices que uno siente que apenas sucedieron. Pero veo a Dany que ya no es tan pequeñita como creo, ya alcanza una altura más arriba del hombro del mimo. ¿Cómo, si apenas ayer esta persona le estaba haciendo una flor de globos y ella la recibía sonriente con aplausos?

Hoy, también se ríe, sin embargo, esa risa es diferente. Ya no es tan inocente como la primera vez, ya hay recuerdo. Los dos se hacen complices de la broma y corren alrededor de la fuente. Las carcajadas delpúblico  improvisado se oyen en toda la plaza. La lleva del brazo en una huída bufa muy divertida. Regresan. Se toma la foto obligada, esa que pensaré que acabo de tomar, cuando los años hayn pasado, así de rápido como ahora. 

¡Qué sorpresa! El tiempo se va volando, y este mimo de recuerdos sigue ahí.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Benjamin Vazquez Arteaga
    Abr 10, 2015 @ 09:23:26

    Gracias Ceci por estos paseos que nos brindas, la descripción y emotividad de los mismos hacen que uno se sienta parte del entorno y de igual forma los he sentido y esperando que la conclusión de nuestro viaje sea como en los viejos cuentos “ y vivieron felices para siempre “.

    Saludos desde tu México Lindo y Querido

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: