¿Qué pensaría Gaudí?

La Barcelona que caminamos hoy es muy diferente a la de hace cien años o a la de hace treinta. La Ciudad Condal se transforma en forma vertiginosa y es, sin duda, una de las que tienenun lugar preferente entre las más modernas del mundo. Marca tendencia. Por supuesto, el disfrute de los espacios püblicos es la prioridad. ¿Cómo se transformó tanto la capital de Cataluña? 

Cualquiera que haya leído Nada, de Carmen Laforet entenderá la metamorfosis que sufrió Barcelona. Dejó de ser esa ciudad de cenizas, gris, sombría, habitada por gente fantasmal y apeñuscada que se describe en la novela, a ser un ícono y una de las ciudades que se ostenta como marca reconocida. Ahora las banquetas son más anchas, el carril para bicicletas tiene el  espacio que antes era de los vehículos, pero el rey es el peatón. 

En los camellones de las ramblas se aprovechan los espacios para colocar terrazas en las que la gente se sienta a pasar el rato o a comer, segün la hora. Barcelona se deja habitar y ya no importa que los departamentos sean habitáculos minúsculos porque la gente se sale a caminar, a leer, a pasear, a vivir la ciudad. Muchos han abonado a la transformación de la ciudad, desde Picasso, Miró, Domenech i Montaner, y desde luego Antoni Gaudí.

El movimiento Modernista empezó el cambio de Barcelona a principios del siglo XX y la situó en el lugar de avanzada. Mentes como la de Gaudí y su concepción del mundo adelantaron a esta ciudad. Entrar al edificio Batllo es darse cuenta de que la transformación de un inmueble y la combinación de ideas puede dar a luz un mundo aparte. Apenas al atravesar la puerta, el visitante entra a un universo marino-prehistórico que maravilla y sorprende. Formas curvas, nada de filos ni de picos ni de esquinas angulosas,  todo es suave e invita a ser tocado. Los materiales, muchos recliclados, forman una pedacería artística que fascina por la combinación de reflejos y colores. Vitrales, pisos de madera, pasamanos ondulados, azulejos de distintos tonos de azul, un blanco tan limpio. Adiós a la visión de cenizas de la Barcelona de Laforet.

Sí, Gaudí como arquitecto estaría muy complacido. Sin embargo, él un hombre no sólo religioso sino espiritual, tal vez no se sentiría tan complacido con lo que se hahecho con la Sagrada Familia. Hoy, entrar a este templo católico cuesta 23 euros por persona y no hay descuentos para académicos ni estudantes. Se puede pasar a misa, porque efectivamente se celebra el rito católico, pero en Domingo de Resurrección, máxima fiesta cristiana, se da prioridad a la taquilla. Sí, entiendo que el lugar ya se transformó en un museo, pero no es bonito. Lo únicoque  hace falta es que la gente entre comiendo y se ponga a fumar en en altar.

 Por desgracia, lo mismo sucede en la Catedral y en Santa María del Mar. Los lugares que se construyeron para el culto y la oración, son espacios para las selfies. Y, sé que muchos me dirán que sino fuera así, esos templos no se podrían sostener y mucho menos conservar. También me dicen que la fe no está de moda, más bien al revés,  pero ni Notre Dame, en París, ni Saint Patrick, en Nueva York han caído en esas prácticas. ¿Qué pensaría Gaudí de ver la transformación de su obra máxima en un museo? 

Sabrá Dios. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: