Ombudsman para Pymes

Es curioso que en un país en el que el las fuentes de empleo no crecen y la gente no encuentra trabajo aunque lo busque, en vez de apoyar a quienes quieren emprender, se les ataque. Es cierto que en el discurso oficial, tanto a nivel local como federal, se sostiene vehementemente que se apoya la inversión, que se brinda ayuda a los que quieran empezar un proyecto productivo, generar empleos y crear una forma digna de llevar el pan a la mesa. Pero ya sabemos que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Hay apoyos sí, pero las amenazas son terribles.

Poner un negocio en México es cosa de valientes. No sólo hay que enfrentar el riesgo inherente, sino que también hay que agregarle la serie de trámites inacabables que hay que cumplimentar, las inonsistenicas de la ley, los problemas de interés social y las visitas de inspeccion que cada nuevo empresario tiene que padecer. En vez de ayudar, parece que la consigna es destruir. Todo, evidentemente , se reduce a un tema de corrupción. Un invesionista puede haber recorrido el largo camino de tramitología, haber cumplido con los requisitos y aún así estar en riesgo de que le clausuren su negocio si no paga su cuota de extorsión.

Probar que alguien está siendo extorsionado por las autoridades es complicado y caro. El dinero que se debería estar ocupando en la operación del nuevo negocio se va para pagar abogados que defiendan a los que tienen la osadía de abrir por la buena un negocio o en el pago de extorsiones y mordidas. El que no quiera entrarle, ya sabe. Los sellos de clausura son un efectivo disuasor del progreso económico y del retraso de un país. También es fuente de dinero mal habido del que se nutren una serie de sinvergüenzas que un día sí y el otro también salen de su casa con los bolsillos vacíos y regresan forrados de dinero. Así, no hay quien aguante. 

Los empresarios nóveles miran a un lado y al otro en busca de ayuda. Las cámaras no tienen la fuerza suficiente para apoyar a sus agremiados, hacen lo que pueden y es muy poco, las propia Secretaría de Economía en el Distrito  Federal advierte estos problemas y en vez de meterle mano a fondo, trata de disuadir a los inversionistas. Con un, les advierto que será díficil, inician los procesos de apoyo. Las delegaciones dejan sin atender las citas de la gente que se acerca a pedir ayuda y pasan semanas y meses sin devolver las llamadas. Parece que la apuesta es acabar con la paciencia de quienes quieren invertir, desesperarlos y acabar con las iniciativas. 

Los emprendedores van de un lado al otro, pidiendo ayuda, como perros persiguiéndose la cola. No hay defensa real para ellos. Peor si son pequeñas y medianas empresas. Por eso, la idea de un ombudsman para Pymes es estupenda. Una figura que con objetividad abogue por la generación de empleos, por la creatividad, por el trabajo y por echar a rodar la rueda económica. Parece un sinsentido y no lo es. Cualquiera se iría con la finta del discurso oficial del apoyo a los emprendedores. Viven en la indefensión. 

Ojalá la idea salga adelante, sea apoyada como debe ser. Dotada con capacidad de enderezar chuecuras, de transparentar tanto humo alrededor de los empresarios que no los dejan trabajar, de poner quieto a tanto mordelón , de aplacar el hambre voraz de tanto corrupto y de tanto glotón envidioso que con vileza mata el espiritu de empresa, que es el que puede dar la vuelta  al circulo vicioso y empezar uno de productividad. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: