Telebasura

Hoy, después de varias decadas, se otorgaron dos concesiones para  operar cadenas de TV Digital Terrestre en México, es decir, televisión abierta. Es por un plazo de 20 años prorrogables, y tendrán 30 días naturales para realizar el pago, de acuerdo con las reglas del proceso. Cadenatres y Grupo Radio Centro fueron los ganadores de este proceso de licitacion.  El país recibe con ilusión la noticia, a principios de próximo año estaremos en posiblidad de ampliar el espectro de elección, entrarán en operaciones estas nuevas televisoras a nivel nacional.

Por años, al televisión ha representado un cuarto poder, un espacio de reunión en el que el público se encuentra para recibir contenido. La hora de la novela nocturna fue una tradición que unió a las familias mexicanas y que uniformó los temas de conversación de todos los que seguían las tragicomedias de amor y desamor entre Lucía Mendez y Enrique Alvarez Felix o la simpatía de Verónica Castro o las curvas de Thalía o las lágrimas de Carmen Salinas. Se repitió hasta el cansancio la historia de la Cenicienta, se remasterizó, se fragmentó, se descontextualizó y la sociedad se sentó frente a la tele a ver los avatares de los personajes encarnados en sus personajes favoritos. La tele forjó modas, gustos, ritmos y sensaciones. México se detenia a las nueve de la noche frente al sofá a ver la tele.

Sí, eran los tiempos en que todo lo que nos querían decir, lo escuchabamos casi con obediencia, no había alternativa. Por años escuchamos de voz de Jacobo Zabludovski dándonos la versión de los hechos en Tlatelolco, en en terremoto de 1985, sin que nadie tuviera otra opción que apagar el televisor. Hoy los tiempos han cambiado, las audiencias son más impacientes, más selectivas y no consumen lo que se les ofrece, eligen lo que quieren y cuestionan el menú que les ponen enfrente. 

Por años, en México pero también en el mundo, se rellenaban los espacios con telebasura. Con programas que cambiaron el contenido por faldas cortas y escotes pronunciados, que entregaban entretenimiento sustentados en la vulgaridad y la forma más fácil de arrebatar risas era decir groserías. Bastaba una cara bonita para salir a cuadro o estar cerca de algún influyente para tener un espacio. La gente consumía eso por no haber más. Así, las horas de televisión se llenaron de programas carentes de contenido, en el que cualquiera salía a entregar las llaves de solución de la vida, daba consejos financieros y recetaba remedios para el dolor de estómago. Luego fue peor. Programas en los que la diversión es ver como un ser humano muerde al otro, le jala el pelo, le pica los ojos mientras una conductora los incita al pleito y todos terminan abrazados fraternalmente después de besarle la mano a la persona que les arregló la vida. Todo un teatro pagado para entregar telebasura. 

Claro que hubo programas buenos, divertidos, entretenidos y entrañables. Fueron los menos. También hubo  esfuerzos por hacer televisión de calidad, Canal Once del IPN, los programas de Jorge Saldaña, los Contrapuntos, y muchos más estuvieron en la barra de programas. Hubo una generación que se fue a dormir con los cuentos de Cachirulo y que suspiró con el Hombre Nuclear o que aspiró a las ventajas de la Mujer Biónica. Pero, también consumimos mucha porquería. Se importaban programas baratos que no se veían en otros lados.

Hoy tenemos más opciones, cada quien ve lo que quiere, a su ritmo y sin ningún tipo de subordinación. Se accede a programas de todas partes del mundo de los temas más diversos. Sin embargo, la televisión abierta sigue siendo la gran reina. Sí, tiene abolladuras en la corona, pero sigue en la posición de  proponderancia. ¡Enhorabuena a Cadenatres y a Radio Centro. Que logren la fecundidad que merecen. Deseo que estas concesiones permitan encontrar contenido serio y de calidad, congruente a su vocación y fiel a su estilo. Que sean cimientes de calidad en lo que ofrezcan. Que sea el inicio de una nueva época. Que se conviertan en una buena alternativa y quede atrás el tiempo de la telebasura. 



 
Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Maricris
    Mar 12, 2015 @ 16:09:32

    completamente de acuerdo en cuanto a tu comentario…. Por mucho tiempo las masas se ” alimentaron” de programas con cero contenido positivo… Esperemos que con estas nuevas televisoras tengamos televisión de calidad…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: