El discurso de Netanyahu

¿En qué piensa un hombre cuándo pronuncia un discurso en contra de su anfitrión? Con la sensibilidad de un hipopótamo y pensando que estaba haciendo una gracia, el Primer Ministro de Israel fue a pronunciar un discurso frente al Congreso Norteaméricano. Se le abrieron las puertas del Capitolio y arremetió contra la política estadounidense con respecto a medio oriente. La intención de los repúblicanos al externderle la invitacion a Benjamín Netanyahu era clara, querían hacerle pasar un dolor de cabeza al Presidente Obama. Los motivos del israelita estaban a la luz, hacía campaña proselitista aprovechando los reflectores que le daba la tribuna de Capitol Hill para llamar la atención mundial.

Hay que decir que lo logró. Sin embargo, no siempre que se llama la atención se genera un efecto positivo. Los votantes en Israel estallaron furiosos al ver a su representante pronunciando un discurso nada diplómatico en contra del Presidente de su principal aliado en el mundo. Sin el apoyo norteamericano, el Estado de Israel tendría serios problemas. Eso lo saben todos, especialmente los que se encuentran en una situación tan vulnerable como la que viven los habitantes del territorio israelí. Si así, con todo y el apoyo norteamericano, sufren ataque terroristas y gracias al respaldo estadounidense, lo que ellos hacen encuetra miles de disculpas, sin ese apoyo la circunstancia geopolítica sería muy diferente.  

Evidentemente, el discurso no cayó simpático en la Casa Blanca. Obama dijo en forma diplómatica que no lo pudo ver y que sólo leyó la transcripción. También dijo, y es verdad, que Netanyahu no hizo ninguna propuesta que generara valor. En pocas palabras, el Presidente de los Estados Unidos le dijo al Premier Israelí, veniste a gritar a mi casa y no trajiste nada que valga la pena. Un desastre de la diplomacia de Israel en voz de su Primer Ministro.

Con el discurso, no ganó Obama, que fue regañado en su propio territorio, no ganó Benjamín ya que sus votantes despreciaron sus palabras y generó todavía más encono de Medio Oriente. ¿Quien ganó? Creo que nadie. Ni siquiera los republicanos que tronaron en aplausos para el señor Netanyahu. Digo que ni ellos, ya que así se ponen en evidencia. Contratan personajes para que le falten al respeto a una figura del Estado Norteamericano. Sus votantes no son tontos y ponen atencion. Ese gesto, tal vez travieso, les puede costar muy caro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: