Donar adecuadamente

Es la temporada para dar y recibir, son los días en los que el corazón se pone de modo y tenemos el ánimo listo para compartir. Hemos hecho el balance del año y sea que nos haya ido mejor o peor, si tenemos deseos de dar algo a los desfavorecidos lo mejor que podemos hacer es analizar.
Dar porque sí, es un acto de generosidad, sin embargo, entregar dinero sin pensarlo bien, en lugar de ayudar puede resultar lo contrario. Si entregamos dinero a alguien en la calle, lo más seguro es que termine gastándose en drogas o alcohol, o si a caso, en una ayuda efímera de corto aliento.
También es posible estar entregando dinero a estafadores que aprovechan la ocasión para pedir dinero y embolsárselo. Lo hacen grandes instituciones y lo hacen vagos en la calle. Luego, vemos a los administradores de causas caritativas gastar en artículos de uso personal, o a vagos que se quitan los andrajos al subirse a su coche de último modelo. El peor escenario es el de los vivales que poner a niños a pedir para luego quitarles el dinero. La indigencia como industria es un mal terrible. No hablo de la gente en pobreza extrema, o de los que no tienen techo o tienen hambre, sino de los que abusan de aquellos que tienen buena voluntad.
La generosidad es un bien escaso, por eso hay que administrarlo bien. En ocasiones se trata de un impulso de temporada que no se repite muy a menudo, por eso resulta imprescindible pensar bien a a quienes queremos beneficiar al hacer un donativo. Al analizar, podemos entregar dinero a causas que administren bien los recursos y que la ayuda sirva durante más tiempo y mejor que una dadiva fugaz que calme las cosquillas del corazón en la época navideña.
También podemos focalizar nuestra ayuda en esos aspectos que, desde nuestro punto de vista, ayudarán a hacer un mundo mejor. Algunos preferirán cooperar para la causa de los ancianos, otros se inclinarán por los niños, algunos por los que sufren una discapacidad, otros por los enfermos. El centro está en ayudar de forma inteligente para que instituciones que en verdad dan auxilio, puedan recibir recursos que prolonguen su actividad y favorezcan adecuadamente a quien necesita ayuda.
Si en está temporada sientes la tentación de ayudar, lo mejor es donar adecuadamente, dando recursos a instituciones que puedan continuar con su labor por más tiempo.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/399/36975479/files/2014/12/img_2665-0.jpg

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/399/36975479/files/2014/12/img_2665.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: