Quince pesos

A punto de entrar al puente más largo del año, el que inaugura oficialmente la etapa de festejos navideños, de fiestas de fin de año, de tráfico desbocado y de compras intensas, en el momento en el que estamos distraídos pensando en el pavo, ponche y el pastel de frutas, el tablero de control de la economía enciende las luces de alerta.
Como siempre que andamos distraídos pasamos por alto lo importante, muchos podemos dejar de ver que el peso se está depreciando frente al dólar. Parece que no es un brinco inesperado que se ajustará con el paso del tiempo, ni se debe a un aumento en la divisa estadounidense de tipo puntual. No. Tampoco parece ser un problema que el Banco de México pueda ajustar liberando billetes al mercado.
Al más puro estilo priista de antaño, ya nos devaluaron el peso. No hay que exagerar, ni es la misma situación que la que vivieron López Portillo o Miguel de la Madrid, nada más eso nos faltaba, pero sí parece que los puntales que mantuvieron un tipo de cambio estable están rechinando.
El precio del barril de petróleo, uno de los respaldos más fuertes de la moneda mexicana, está en precios tres veces más bajos que el precio más alto del año anterior y por debajo de lo que se había presupuestado como banda mínima. Es cierto que los ingresos de la federación están garantizados por coberturas contratadas, pero el mercado no está reaccionando favorablemente. Ayer, la bolsa mexicana de valores cayó estrepitosamente.
Además, la Fed, que antes ofrecía tasas de rendimiento bajas, decidió cambiar de opinión y subirlas, lo cual hizo menos atractivo al mercado mexicano y provocó que los capitales golondrinos salieran rápidamente con la veleidad que les caracteriza.
Ayer, a pesar de que intervino el Banco de Mexico y liberó dólares, el tipo de cambio se quedó en niveles de 14.50, hay fuertes posibilidades de que llegue a los quince pesos.
No son buenas noticias. No lo son ni siquiera para el sector exportador. Que México aumente sus exportaciones por precio y no por eficiencia son malas noticias. Quiere decir que confiamos más en el azar y la especulación que en la eficiencia.
La economía mexicana enciende los focos de alerta y parece que no lo hace para ponerse a tono con la iluminación navideña, más bien es el reflejo de los problemas que genera la brecha de desigualdad entre los mexicanos. Los que tienen mucho y los que tienen poco se hermanan, quieren seguridad. Por lo menso en tiempos de López Portillo o de Miguel de la Madrid había tranquilidad. Eso tenía a la gente en calma.
Hoy, las luces de alerta advierten mucho más que un tipo de cambio devaluado. Mientras tanto, hay que moderar las compras y ser discretos con el festejo navideño.

IMG_2590.JPG

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. maru del castillo
    Dic 11, 2014 @ 14:11:53

    Hoy sin duda hay que reflexionar en que gastamos y no tirar el dinero en cosas que no se necesitan.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

a href=’http://cloud.feedly.com/#subscriptionfeedhttpwww.ceciliaduran.wordpress.com’ target=’blanco blank’>

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: